Alta frivolidad  

Alta frivolidad: Suspenso o sorpresa

José Luis López

Hitchcock explicaba la diferencia entre sorpresa y suspenso con un ejemplo: dos tipos charlan plácidamente sentados frente a una mesa cuando, repentinamente, una bomba estalla. Los espectadores en la sala cinematográfica, sin duda, saltarán sorprendidos de sus asientos. En cambio, si el público sabe que la bomba va a explotar en determinado momento, pero los tipos en cuestión lo ignoran, se produce el suspenso.

 

 

 


Publicidad

A los políticos mexicanos les encanta vendernos la idea de que su oficio es como una película de Hitchcock, de modo que no acababa de desinflarse el supuesto complot contra “Peje Man” cuando ya Roberto Madrazo había inventado otra conspiración fraguada en Los Pinos a fin de sacar de la jugada, con sucias maniobras, al candidato a la gubernatura del estado de México del otrora partidazo.

Por ningún lado, sin embargo, aparece el suspenso en la fantasiosa historia del líder del PRI que, como es obvio, jamás contó los entretelones de la hipotética intriga. Dicho de otro modo, para creerle la película a Madrazo sería indispensable que él, cual cornudo de comedia italiana, fuera el último en enterarse de que en sus oficinas de Insurgentes una bomba estaba a punto de estallar. En tanto, nosotros, los espectadores, habríamos presenciado la escena en la que Vicente Fox, pasándose de zorro, le explicaba a un azorado pejelagarto sus aviesas intenciones.

No faltan las sorpresas, en cambio, en la política nacional: un buen día alguien pone un petardo en las oficinas de campaña del PRD en el estado de México y resulta que su candidata no se llama Yeidckol ni se apellida Polevnsky. Más tarde se registra otra explosión en el instituto electoral de esa entidad y aparece un video de los consejeros haciendo chascarrillos acerca de la lana que se van embolsar en una licitación. Finalmente, ¡bum!, los priístas difunden otro video, éste del panista Rubén Mendoza asaltando un camión del PRI repleto de juguetes para, horas después, presumir: “¡Pelotas las mías!”.

Y si es cierto que la elección en el estado de México será una especie de laboratorio de lo que ocurrirá en julio del 2006, entonces podemos también adelantar algunas sorpresas. Por ejemplo, es fácil prever que el escenario será inverso, pues el candidato del PAN a la presidencia se parecerá más al que lanzó el PRI en el estado de México y viceversa.

Me explico: ¿imagina usted a Santiago Creel presumiendo que tiene unas pelotas tan azules que se aventó el tiro de alimentar la cultura del sospechosismo otorgándole a Televisa permisos para arrancarle el monedero a millones de mexicanos en casas de juego? ¡Por supuesto que no! Como Enrique Peña, el será un candidato fi-fi que, si de exabruptos se trata, lo más rudo que se le ocurre es acusar a sus adversarios de que no son “hombrecitos”. En cambio, puesto que Roberto Madrazo navega con bandera de metrosexual, cualquier día nos sorprende comparando el tamaño de sus amígdalas con las de Hugo Sánchez.

¿Cuántos sobresaltos más sufriremos en nuestras butacas rumbo al 2006? Lo ignoro, aunque estoy seguro de que las sorpresas tendrán más que ver con los golpes bajos tan del gusto de la clase política que con noticias sobrecogedoras para el electorado. Digámoslo de otro modo: sin duda que, en los próximos meses, abundarán los videos o las filtraciones acerca de los candidatos o en torno a su pasado. Habrá también denuncias sobre triquiñuelas de los partidos o a propósito del financiamiento de las campañas. Difícilmente, en cambio, veremos una alianza del PAN y el PRD para evitar el retorno del PRI a Los Pinos.

Y si de sorpresas hablamos, me pregunto, ¿mantendrán los dueños del balón a Lavolpe al frente de la selección mexicana? Porque, en el mundo bizarro del fútbol nacional, el cielo empieza a poblarse de malos augurios...

 



Tu opinión:

Tu nombre:
E-mail

Escribe tu mensaje aquí:

Publicidad

Volver al ínidce de julio de 2005
Enviar a un amigo
Opina sobre este texto
Página de inicio


Publicidad

 

Humor
 

 

Avance Contralínea

 

Números atrasados

 

Publicidad

 

Números atrasados

 

 

 

 

Suscríbete


En la República:  

De actualidad  


 




Baja California Chiapas Chihuahua Coahuila Estado de México Guanajuato
Oaxaca Sinaloa Sonora Hidalgo Michoacán NacionalTamaulipas Veracruz Zacatecas
Revista Contralínea
Av. Juárez 88, primero piso, desp. 110 y 111. Col. Centro, México D.F.
Tels: 9149-9808 /30 /07
La otra campaña, el Ejército Zapatista y el Subcomandante Marcos
Sitios Recomendados:
| Oficio de Papel | Revista Fortuna | Los periodistas | Fraternidad de Reporteros de México |

Responsable del sitio: Gonzalo Monterrosa Galindo