Contralínea  

Bancos vulnerables al lavado de dinero

Nancy Flores
La vulnerabilidad de las instituciones financieras al lavado de dinero queda al descubierto con las multas impuestas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores; tan sólo de 2004 a 2005, las sanciones suman ya 7 millones de pesos

 

 


Publicidad

Las violaciones a la legislación que previene el delito de lavado de dinero han derivado en al menos 40 multas impuestas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) en contra de los bancos privados que operan en México.

Esta cifra podría aumentar en los próximos meses, pues la institución encargada de prevenir las operaciones con recursos de procedencia ilícita mantiene varios procesos abiertos por supuestas irregularidades y violaciones a la normatividad vigente.

De 2004 a 2005, la CNBV requirió pagar sanciones que suman 7 millones de pesos, afirma el vicepresidente jurídico de esa institución, Benjamín Vidargas.

De acuerdo con datos oficiales de esa Comisión -obtenidos a través de la Ley de Transparencia y del Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI)-, en ese periodo la CNBV cobró 16 millones 169 mil 948 pesos a los bancos por concepto de sanciones fijadas por diversas violaciones a la Ley de Instituciones de Crédito, entre las que destaca la referente a la prevención del blanqueo de capitales con el 43.5 por ciento de estas multas, lo que podría derivar en operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Benjamín Vidargas reconoce que “sí, ya hemos aplicado varias sanciones a diferentes intermediarios financieros por no cumplir sobre todo con la integración de expedientes. Para el lavado de dinero hay una cuestión fundamental que es el conocimiento del cliente. Esto significa no nada más saber que yo me llamo Benjamín Vidargas y que vivo en tal lugar, significa saber cuánto gano y a qué me dedico, para que yo pueda tener un perfil transaccional de la persona. Entonces si un banco, una casa de bolsa, un intermediario financiero ni siquiera tiene bien integrado el expediente, pues cómo podemos pensar que verdaderamente está conociendo a su cliente”.

El funcionario afirma que las irregularidades detectadas se refieren básicamente a la falta de presentación de reportes, y explica que el proceso para la imposición de sanciones económicas es largo “porque (los intermediarios financieros) pueden defenderse, pueden interponer medios de defensa y hasta que se concluye con ese medio defensa se impone la sanción. Hay muchas sanciones que están en proceso”.

Las sanciones

De 2001 a 2005 los bancos han saldado 26 millones 441 mil 563 pesos por penas económicas derivadas de las infracciones a la Ley de Instituciones de Crédito: en 2001, por 3 millones 804 mil 259 pesos; en 2002, por 121 mil 882 pesos; en 2003, por 6 millones 345 mil 473 pesos; en 2004, por 14 millones 840 mil 656 pesos, y en 2005, por un millón 329 mil 291 pesos.

Según Benjamín Vidargas es a partir de 2004 cuando las sanciones incluyen faltas en contra de la normatividad preventiva del lavado de dinero. En ese año, las instituciones bancarias que violaron la Ley de Instituciones de Crédito fueron ABN AMRO Bank, Serfin, Banca Mifel, Banco Azteca, Banco del Bajío, Banco del Centro, Banco Inbursa, Banco Interacciones, Banco J.P. Morgan, Banorte, Banamex, Banco Regional de Monterrey, Santander Mexicano, Bank Tokio-Mitsubishi, Bansi, BBVA Bancomer, Comerica Bank México, GE Capital Bank, Ixe Banco, ING Bank y HSBC.

Sin especificar qué sanciones corresponden a las violaciones que podrían derivar en el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita, el informe entregado por la CNBV revela que la sanción más alta correspondió a BBVA Bancomer, que el 19 de agosto de ese año debió pagar 6 millones 966 mil pesos.

En orden de importancia le sigue Santander Mexicano, que pagó un millón 822 mil pesos, mientras que Banco Interacciones debió saldar un millón de pesos.

En 2005, las 14 sanciones impuestas ascendieron en total a un millón 329 mil pesos y fueron aplicadas en contra de Banco Azteca, Banco del Centro, Banamex, Banco J.P. Morgan, Bank of America México, BBVA Bancomer, Bank of Tokyo-Mitsubishi México, Comerica Bank México y Scotiabank Inverlat.

El 7 de abril del año pasado Banamex amortizó la multa más alta de ese ejercicio por 392 mil 850 pesos; mientras que Banco Azteca pagó 327 mil 375 pesos y Bank of Tokyo-Mitsubishi 183 mil 268 pesos.

Para Benjamín Vidargas “toda la materia de lavado de dinero parte de un supuesto: el conocimiento del cliente. Si el banco, el intermediario financiero, no tiene conocimiento de ese cliente, está mal. Es por esto que muchas de las sanciones que hemos aplicado han sido por la falta de integración de expedientes”.

El vicepresidente jurídico explica que en materia de prevención al lavado de dinero “la Comisión ha ido evolucionando mucho. Cuando llegamos en 2001 la Comisión se dedicaba sólo a ver que los manuales antilavado de dinero de los bancos estuvieran bien hechos, pero esa no era una labor propia que debíamos ejercer, teníamos que ir más allá. Empezamos con la integración de expedientes y con una serie de disposiciones, una supervisión en cuanto a lavado de dinero, porque no se supervisaba eso. En ese tenor hemos ido desarrollando metodologías de supervisión para vigilar el lavado de dinero. Y empezamos a sancionar por ese motivo a partir de 2004 y 2005”.

El servidor público detalla que otro motivo de sanción es la omisión de reportes sobre las operaciones inusuales, relevantes y preocupantes que por ley deben enterar todas las instituciones financieras a la CNBV.

El doctor Ricardo Gluyas, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Penales y especialista en lavado de dinero, explica que el sistema de inteligencia financiera para prevenir este ilícito opera por medio de reportes de operaciones inusuales, relevantes o preocupantes que pasan por tres comisiones nacionales (Bancaria y de Valores; Seguros y Fianzas, y Sistema de Ahorro para el Retiro) y son analizadas por la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda.

El académico indica que “estos reportes son objeto de un análisis de inteligencia financiera, se comparan con bases de datos de la propia Secretaría, como puede ser el padrón de importadores o los domicilios fiscales, y si se encuentran inconsistencias entre los niveles de ingreso declarados para efectos fiscales y los niveles de operación se procede penalmente”.

CNBV al servicio de particulares

Para Benjamín Vidargas el lavado de dinero por medio del sistema financiero mexicano “es un problema del cual debemos ocuparnos y atenderlo”, aunque aclara que “no se puede aseverar que se lave dinero a través del sistema financiero, y tampoco se puede decir que se lava dinero con la compra venta de coches o de inmuebles o joyas: el problema de México es el manejo de efectivo, esa es una cuestión que se debe reconsiderar”.

Encargado a nivel federal de la vigilancia y prevención de este ilícito, el vicepresidente jurídico de la CNBV puntualiza que “una cosa es sancionar porque hay lavado de dinero y otra porque no se integró el expediente, de lo que estoy hablando es básicamente de que no se integra apropiadamente el expediente”.

Añade que “nosotros somos un órgano previsor, no somos un órgano represivo. Lo que hacemos es tratar de prevenir el lavado de dinero, cuidando que las instituciones cumplan con las disposiciones que existen. Lo único que podemos hacer es tratar de verificar que cada intermediario financiero cumpla con lo que dice la norma respectiva; entonces son sanciones por no cumplir normas preventivas”.

Al evaluar la actuación de la CNBV, el doctor Ricardo Gluyas critica la falta de transparencia y la discrecionalidad con que se conduce esta institución. “La Comisión no ha publicado datos sobre las infracciones a las personas morales que no cumplen con el sistema preventivo. Sería muy deseable que se publicaran datos de procedimientos administrativos y de infracciones porque el universo es muy grande y no se tienen indicadores sobre el número de procedimientos administrativos que ha seguido a las personas morales que incumplen con las disposiciones vigentes”.

El investigador dice que sin estos datos es difícil evaluar el nivel de cumplimiento. “Es necesario desarrollar una serie de indicadores de cumplimiento de la ley en el ámbito preventivo, y para eso juega un papel muy importante la Comisión Nacional Bancaria. Por ejemplo, indicadores como el número de reportes generados y denuncias penales interpuestas”.

Y es que la CNBV, presidida por Jonathan Davis, sólo ha transparentado, en forma voluntaria, las sanciones impuestas por violaciones a la Ley del Mercado de Valores y a la Ley de Sociedades de Inversión, mientras que las correspondientes a las infracciones a la Ley de Instituciones de Crédito sólo lo ha hecho en forma particular (a la revista Contralínea) obligada por el IFAI.

La resistencia de la Comisión a revelar estos datos llevó al área jurídica y a la Unidad de Enlace a reservar por 12 años las sanciones, bajo el argumento de que “la opinión pública puede interpretar de manera errónea el contenido de la información y deteriorar la imagen y/o prestigio de las entidades financieras”.

Tras un largo proceso jurídico entablado por esta revista en contra de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, el IFAI resolvió que esa información es pública aunque afecte la imagen de los bancos privatizados desde la década de los 90, y actualmente en posesión de inversionistas extranjeros.

Benjamín Vidargas asegura que para prevenir este delito, en el sistema financiero mexicano hace falta que los intermediarios financieros tomen una mayor conciencia en la problemática que implica el lavado de dinero, “que ya lo están haciendo”.

Señala que “en materia de legislación estamos avanzando. Probablemente haga falta modificar el artículo 117 de la Ley de Instituciones de Crédito a efecto de que pueda haber un mayor intercambio de información entre autoridades financieras, intermediarios financieros, no nada más para el lavado de dinero sino también para el caso de fraudes: hay personas que con credenciales falsas del IFE abren una cuenta y esa sirve para cometer fraudes”.

Por ello, dice, “estamos trabajando en una nueva metodología de supervisión, hacer una supervisión más inteligente respecto de los intermediarios financieros. Hay reportes defensivos, es decir que los intermediarios reportan todo para no meterse en ningún problema, lo que deben hacer no es reportar todo sino hacer un análisis más inteligente de las operaciones que están viendo que pudieran ser sospechosas o inusuales, eso va a ser que la calidad de los reportes sea mayor y va a permitir a las autoridades ver esa calidad y enfocarse verdaderamente a donde pueda existir un posible lavado de dinero o un financiamiento al terrorismo”.

 

 

Publicado: Octubre 2a quincena de 2006 | Año 5 | No. 66



Tu opinión:

Tu nombre:
E-mail

Escribe tu mensaje aquí:

Publicidad

ÍNDICE octubre 2a quincena 2006
Enviar a un amigo
Opina sobre este texto
Página de inicio


Publicidad

 

Humor
 

 

Avance Contralínea

 

Números atrasados

 

Publicidad

 

Números atrasados

 

 

 

 

Suscríbete


En la República:  

De actualidad  


 




Baja California Chiapas Chihuahua Coahuila Estado de México Guanajuato
Oaxaca Sinaloa Sonora Hidalgo Michoacán NacionalTamaulipas Veracruz Zacatecas
Revista Contralínea
Av. Juárez 88, primero piso, desp. 110 y 111. Col. Centro, México D.F.
Tels: 9149-9808 /30 /07
La otra campaña, el Ejército Zapatista y el Subcomandante Marcos
Sitios Recomendados:
| Oficio de Papel | Revista Fortuna | Los periodistas | Fraternidad de Reporteros de México |

Responsable del sitio: Gonzalo Monterrosa Galindo