Contralínea  

Carta de un mexicano

Humberto Musacchio

 

 

 


Publicidad

A la redacción de Contralínea llegó una carta sin firma que no dudamos en reproducir, pues expresa muy elocuentemente el sentimiento afrentoso que nubla en estos días el alma de los mexicanos. Con cabal solidaridad por el anónimo autor, damos a conocer la misiva, que dice textualmente:

Querida Salma: sabías que acá te sobraban admiradores y que difícilmente hallarías en otra parte un hombrón como éste que te escribe. Pese a todo, has preferido dar la espalda a los mexicanos, o más bien no darnos nada de tu bello cuerpecito que preferiste entregar a un francés que, como diría Diego Fernández de Cevallos, es tan pobre, tan pobre que sólo tiene dinero (y bueno, también pedigrí, elegancia y un inobjetable buen gusto).

Pero de cualquier manera, ¿Qué le viste, Salmita, qué le viste a él que no tenga yo? ¿Acaso te pareció determinante que él fuera el tercer hombre más rico de Francia? ¿De veras es tan importante poseer firmas como Gucci, Valenciaga o Ives Saint Laurent? ¿Serás más feliz con él sólo porque es dueño de los almacenes Printemps, de la firma joyera Boucheron o de la cadena librera FNAC?

No, mi bomboncito de Sotavento, creo que tomaste una decisión equivocada, pues ahora vivirás muy preocupada por mantener la integridad de tu reino del que forman parte la casa de subastas Christie’s, un equipo de futbol, el semanario parisino Le Point, algunos diarios y el viñedo Château Latour (por lo menos tomarás buen vino).

Pese a todo, Salmita, quiero creer que no ha sido el interés crematístico el que te llevó a aceptar los arrumacos del franchute. Seguramente, en tu ánimo pesaron más las consideraciones estéticas, pues no ignoramos que el tal Francois-Henri Pinault posee una colección de 2 mil 500 obras de arte, entre las cuales hay firmas como las de Picasso y Miró.

De todos modos, creo que ninguna de esas obras supera la grandeza de un buen cromo de la Virgen de Guadalupe, a la que tanto te pareces, mi Salma. La venerada imagen del Tepeyac hubiera presidido la sala de nuestro hogar, digo, si en vez de Pinault hubieras decidido llevar mi apellido.

Yo te hubiera dado pa’tu gasto y lo indispensable no te hubiera faltado. Tal vez no te llevaría a esquiar a los Alpes, pero no te hubiera faltado una butaca en las luchas; no habríamos ido a nuestra casa en la Costa Azul, pero tendríamos nuestro nidito de amor en Narvarte. No cenaríamos en La Tour d’Argent, pero qué tal unos tacos del paisa. La elección estaba en tus manos, en tu sensibilidad para apreciar lo mexicano y en tu capacidad para distinguir los valores monetarios de los patrióticos, que son los que verdaderamente valen a la hora de escoger pareja.

Pero ni modo. Hoy que has decidido abandonarnos, quedamos, es cierto, con un sabor amargo, el mismo que nos dejó el cochinero electoral de julio, porque otra vez la plutocracia nos arrancó lo que es nuestro. Pero nos vamos a sobreponer porque no siempre ganarán los ricos y porque también, aunque lo hayas olvidado, no todo es la riqueza material.

Decía María Félix, quien por cierto nos dejó por otro francés, que el dinero no es la vida, pero que cómo tranquiliza los nervios. A ella, y creo que a ti, más parece que les faltó un buen té de tila, que por cierto resulta más barato. Si lo que querías era seguridad, pues haberlo dicho, que para eso tengo un primo que es madrina de la PJ.

Pero no, decidiste irte con ese hombre. Quién sabe qué le viste. Pero ahí te lo haya. A ver si cuando te arrepientas, que no tardarás mucho, todavía estamos por acá tus mensos. Vas a sufrir, mi alma, que ni qué. De mí te vas a acordar.

 

Publicado: Abril 1a quincena de 2007 | Año 5 | No. 76



Tu opinión:

Tu nombre:
E-mail

Escribe tu mensaje aquí:

Publicidad

ÍNDICE abril 1a quincena 2007
Enviar a un amigo
Opina sobre este texto
Página de inicio


Publicidad

 

Humor
 

 

Avance Contralínea

 

Números atrasados

 

Publicidad

 

Números atrasados

 

 

 

 

Suscríbete


En la República:  

De actualidad  


 




Baja California Chiapas Chihuahua Coahuila Estado de México Guanajuato
Oaxaca Sinaloa Sonora Hidalgo Michoacán NacionalTamaulipas Veracruz Zacatecas
Revista Contralínea
Av. Juárez 88, primero piso, desp. 110 y 111. Col. Centro, México D.F.
Tels: 9149-9808 /30 /07
La otra campaña, el Ejército Zapatista y el Subcomandante Marcos
Sitios Recomendados:
| Oficio de Papel | Revista Fortuna | Los periodistas | Fraternidad de Reporteros de México |

Responsable del sitio: Gonzalo Monterrosa Galindo