Contralínea  

Privatizar las eléctricas y Pemex

Álvaro Cepeda Neri

 

 

 


Publicidad

I.– La derechización económica del calderonismo, la segunda alternancia en busca de consolidar los fines de la primera, busca, pues, profundizar eficazmente en el neoliberalismo económico (muerto biológicamente Milton Friedman, sobreviven sus hijastros: los “Chicago-boys”, con Agustín Carstens y Jesús Reyes González alias Jesús Reyes-Heroles de la Garza, el amigo-cómplice político de Eduardo Romero Deschamps).

II.– Y llevar hasta sus últimas consecuencias las medidas privatizadoras del capitalismo salvaje, cuyas condiciones se fueron gestando desde hace cuatro sexenios, cuando con De la Madrid y sobre todo con Salinas-Zedillo-Fox inició el desmantelamiento del intervensionismo gubernamental más o menos keynesiano, para entregar los reductos del Estado de Bienestar a los hombres de presa nativos y extranjeros, enloquecidos por los cantos de las sirenas del libre comercio, el libre mercado y la globalización de las aperturas al capitalismo mundial en manos de las potencias.

III.– Calderón y su grupo, con sus baños, no de liberalismo político, por cuanto que desprecian y combaten sus contribuciones republicanas y quieren de la democracia lo que les conviene, van por la segunda etapa salinista de las privatizaciones. No es que piensen en grande, sino que son derechistas a lo bestia e ignorantes del contexto mundial de las economías emergentes que están irrumpiendo, si bien capitalistas, en términos relativos para cuidar sobremanera sus riquezas naturales y sus patrimonios paraestatales.

IV.– Los calderonistas (¡el profesor de Calderón, durante su maestría en Economía, fue Luis Pazos!) van por el resto de las empresas nacionalizadas: la Comisión Federal de Electricidad, Luz y Fuerza del Centro y, sobre todo... ¡Pemex! Pues queriendo espantar con el petate del muerto, puso Calderón en ésta a Jesús, el hijo mayor del Reyes Heroles priísta bajo el supuesto de que su amistad-complicidad con el dirigente eterno de los trabajadores petroleros, facilitará su privatización, sitiándola, primero con enclaves de inversión privada para dizque capitalizarla y, luego, con la participación de accionistas.

V.– Acto seguido: su venta a intereses estadounidenses (que buscan asegurar su abasto ante las guerras de guerrillas nacionalistas en: Afganistán, Irán e Irak, y porque los colmillos del oso ruso, cuarto exportador de petróleo y dueño de casi todas las reservas de gas, busca compradores en China, Japón y países de la Comunidad Europea, menos Estados Unidos e Inglaterra). “Chuy” Reyes-Heroles y González de la Garza es el “marchante” que, con el prestigio de su padre (suponiendo sin conceder que también se herede junto a la riqueza que les dejó a él y su hermano Federico), emprenderá los primeros pasos para la venta del siglo.

VI.– Ya la caída del petróleo es un hecho, por las desgracias, que no vienen separadas, del calentamiento de la Tierra (y Estados Unidos se resiste a suscribir el Tratado de Kyoto) y que anuncian algo muy cercano, de aquí al 2040, al infierno dantesco, con lo cual los calderonistas y la conversión de los ex priístas al PAN, empezando por el director de Pemex, dicen tener más argumentos para la privatización total del oro negro (que ha sustituido al oro blanco de la plata, ver la colosal investigación de Enrique Canudas: Las venas de la plata en la historia de México, cuya noticia bibliográfica apareció en la hermana de Contralínea, la mensual Fortuna de octubre de 2006).

VII.– Los juniors Reyes-Heroles y González de la Garza ya no quisieron militar en el ex partido oficial, el PRI, y Jesús fue transitando a la derecha. A su sombra se formó y educó ideológicamente el Consejero-Presidente del IFE, Luis Carlos Ugalde. Y con Romero Deschamps, “líder” de los trabajadores, ese Reyes González, de los apellidos compuestos para parecer de la “alta” sociedad, están entrados en gastos para “despacio que voy de prisa” acelerar la desnacionalización y desincorporación de Pemex del reducidísimo sector paraestatal.

VIII.– Pemex pasará de empresa pública a privada ya descapitalizada, saqueada, de Alemán a Fox, por los presidentes en turno durante diez sexenios y presentándola en quiebra rematarla en severo daño económico y político a la nación. Ésta, la propietaria, jamás recibió un beneficio, ya que la rapiña gubernamental y la corrupción de la cúpula sindical se apropiaron de su rentabilidad. Se trata de dársela a los “iniciativos” o sea al “capitalismo de rapiña” (¡oh, Max Weber!).

IX.– Lo mismo está en marcha en las dos empresas eléctricas: deshacerse de ellas en el corto plazo sexenal. Salvo que tenga lugar “un elemento de sorpresa, que siempre hay en la historia” (J. H. Plumb: La muerte del pasado, Barral editores), los calderonistas de apellidos rimbombantes que sacaron toda su fortuna del priísmo y ahora se suben al carro panista, irán entregando “la tercera productora de crudo en el ámbito internacional, lugar que alcanzó Pemex en el último año, y que durante 2005 generó ventas totales por más de 86 mil millones de dólares”, escribió Ana Lilia Pérez (revista Fortuna: diciembre 2006).

X.– Con intención de privatizarlas, los diputados federales del PAN, y su bisagra el PRI, han reducido los presupuestos a CFE y Luz y Fuerza del Centro. Y ya sus sindicatos alertaron a la opinión pública en un desplegado de prensa (La Jornada: 5/I/07). Se las quiere quebrar para poner el “grito (materialmente) en el cielo”, ya que los panistas son de golpe de pecho para encubrir su hipocresía política tendente al conservadurismo privatizador. En el siguiente párrafo del desplegado citado ilustra mayormente lo de que las privatizaciones calderonistas van en serio, al amparo de las complicidades.

XI.– “Pero mientras se siga privilegiando el pago de la deuda interna y externa del país, que asciende a un 56.4 del PIB, no habrá disponibilidad suficiente de recursos para el fortalecimiento de las empresas públicas y el desarrollo económico y social del país... No exageramos los riesgos en que se encuentra el sector eléctrico. Mantener a Luz y Fuerza del Centro al límite de la supervivencia no es bueno para nadie... Por no hablar de las posibilidades de un colapso eléctrico”.

XII.– Otra venta de garage, de Salinas a Calderón, está en puerta. Los “iniciativos” sacan la cartera para comprar Pemex y las empresas eléctricas, y les serán rematadas para deshacerse de ellas. Las fuerzas armadas, politizadas por su Jefe Supremo (vestido antirrepublicanamente con uniforme militaroide) serán la manu militari para ejecutar la canalla medida. Pinochet murió en Chile, pero ha resucitado en México con un Calderón enfundado en sus “cinco estrellas”, preparándose para la guerra privatizadora con el visto bueno del PAN y de un PRI que, en lugar de reivindicarse para futuras competencias electorales, rema el barco panista para llevarlo al puerto fondomonetarista del Banco Mundial y sus socios.

 

cepedaneri@prodigy.net.mx

 

Publicado: Abril 2a quincena de 2007 | Año 5 | No. 77



Tu opinión:

Tu nombre:
E-mail

Escribe tu mensaje aquí:

Publicidad

ÍNDICE abril 2a quincena 2007
Enviar a un amigo
Opina sobre este texto
Página de inicio


Publicidad

 

Humor
 

 

Avance Contralínea

 

Números atrasados

 

Publicidad

 

Números atrasados

 

 

 

 

Suscríbete


En la República:  

De actualidad  


 




Baja California Chiapas Chihuahua Coahuila Estado de México Guanajuato
Oaxaca Sinaloa Sonora Hidalgo Michoacán NacionalTamaulipas Veracruz Zacatecas
Revista Contralínea
Av. Juárez 88, primero piso, desp. 110 y 111. Col. Centro, México D.F.
Tels: 9149-9808 /30 /07
La otra campaña, el Ejército Zapatista y el Subcomandante Marcos
Sitios Recomendados:
| Oficio de Papel | Revista Fortuna | Los periodistas | Fraternidad de Reporteros de México |

Responsable del sitio: Gonzalo Monterrosa Galindo