Contralínea  

¿Tercera cadena de TV?

Humberto Musacchio
El pasado 14 de enero, apenas con 45 días en la Presidencia de la República, Felipe de Jesús Calderón se declaró “muy contento, muy satisfecho” porque a su leal saber y entender en ese brevísimo lapso ya fue capaz de darle a México “más tranquilidad y certidumbre”, gracias a lo cual “estamos en orden y en paz”. Gracias.

.

 


Publicidad

El optimista balance de Calderón contrasta con la indignación popular ante las alzas a la leche y la tortilla, la guerra de Ulises Ruiz contra los oaxaqueños y la muy anunciada actuación del Ejército y otras fuerzas federales en la batalla contra el narcotráfico, misma que hasta ahora no ha tenido resultados tangibles, como no sea la quema de incienso que realiza el gobierno a favor de sí mismo.

Las alabanzas a su actuación se produjeron en una rueda de prensa en la que, a propósito del surgimiento de una tercera cadena de televisión, preguntaron a Calderón Hinojosa su opinión sobre los monopolios. Como era previsible, la respuesta se fue por las ramas.

El presidente dijo que los monopolios públicos y privados no responden al contexto mundial, aseveración más que discutible, pues precisamente el momento económico del mundo es de los monopolios, especialmente de los monopolios privados, algunos de los cuales facturan al año más dinero que el PIB sumado de decenas de países.

Vivimos, muy a nuestro pesar, el momento de los monopolios. Son ellos los que imponen precios, los que dictan las condiciones bajo las cuales ha de operar el mercado y aún se dan el lujo de fijar las condiciones de la contienda política y financian el encumbramiento de unos gobiernos y la caída de otros.

En lo que se refiere a la televisión mexicana, ésta se halla sometida a la dictadura de un duopolio que le pone condiciones al Ejecutivo y que en la Cámara de Diputados, al llevarse al pleno la llamada Ley Televisa, sometió a todos los partidos a sus intereses, al extremo de hacerla aprobar sin cumplir las mínimas formalidades parlamentarias, lo que despertó una oleada de indignación que obligó al PRD a recular en el Senado, donde presentó una tibia resistencia acompañado del priísta Manuel Bartlett y otros pocos legisladores movidos por la dignidad y el interés de la nación.

Televisa y TV Azteca tratarán de cobrarle a Calderón apoyos electorales prestados en pantalla y tras bambalinas. Pero aún así, él no puede aceptar sin resistencia los chantajes del duopolio. Autorizar una tercera cadena sería a favor del indispensable equilibrio que debe guiar todo acto de gobierno.

De ahí que se abra la posibilidad de autorizar la tercera opción, aunque el regalo vaya envuelto en la retórica que involucra a las comisiones federales de Competencia y de Telecomunicaciones, en las que supuestamente deja la responsabilidad de una decisión, como si no fueran dependencias del Ejecutivo y éste no tuviera en sus manos la última palabra.

El palabrerío tuvo por objeto tender una cortina de humo y darse tiempo y espacio antes de llegar a una decisión. Pero más allá de las deudas con las familias Azcárraga y Salinas, se halla también el interés propio, el de quien desea mantenerse a flote cuando navega en un mar agitado por la carestía, la delincuencia, la inoperancia policiaca y los conflictos políticos, como los planteados por quienes ven a Calderón como presidente ilegítimo, hasta el cobro de facturas de los priístas y, por supuesto, las pendencias internas de los propios panistas, que llegaron al derramamiento de sangre.

La televisión, más allá del envilecimiento al que hoy está sometida, es un vehículo de difusión cultural. Autorizar una tercera cadena quizá contribuiría a combatir el analfabetismo, las actitudes fanáticas y el pistolerismo dentro del PAN. Si no hubiera más razones, que por supuesto las hay, sólo por eso le convendría a Felipe de Jesús.

 

Publicado: Febrero 1a quincena de 2007 | Año 5 | No. 72



Tu opinión:

Tu nombre:
E-mail

Escribe tu mensaje aquí:

Publicidad

ÍNDICE febrero 1a quincena 2007
Enviar a un amigo
Opina sobre este texto
Página de inicio


Publicidad

 

Humor
 

 

Avance Contralínea

 

Números atrasados

 

Publicidad

 

Números atrasados

 

 

 

 

Suscríbete


En la República:  

De actualidad  


 




Baja California Chiapas Chihuahua Coahuila Estado de México Guanajuato
Oaxaca Sinaloa Sonora Hidalgo Michoacán NacionalTamaulipas Veracruz Zacatecas
Revista Contralínea
Av. Juárez 88, primero piso, desp. 110 y 111. Col. Centro, México D.F.
Tels: 9149-9808 /30 /07
La otra campaña, el Ejército Zapatista y el Subcomandante Marcos
Sitios Recomendados:
| Oficio de Papel | Revista Fortuna | Los periodistas | Fraternidad de Reporteros de México |

Responsable del sitio: Gonzalo Monterrosa Galindo