Contralínea  

La fiscalía de la PGR sin titular

Álvaro Cepeda Neri

 

.

 


Publicidad

La consigna de los “azules” o sea los que irrumpieron, tras cuestionados y dudosos resultados electorales, en los órganos del Poder Ejecutivo Federal, es la de ocupar los cargos de la cúpula presidencial por quienes pasen la prueba de la pureza calderonista e identificación plena con el panismo. Tan es así que en todas las secretarías del despacho presidencial se han estado ejecutando actos de depuración, despidiendo y cesando a quienes no cumplan con esos dos requisitos: calderonistas ortodoxos y blanquiazules fanáticos. Es una maniobra de los fascios, de donde se desprendieron nazis y fascistas, entonces y ahora método del PAN para incrustar en la alta burocracia a quienes prueben tener sangre azul.

En la PGR existe una especie de subprocuraduría, sin este rango, llamada Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos Contra Periodistas que, jerárquicamente, depende de la Subprocuraduría de Derechos Humanos, Atención a Víctimas y Servicios a la Comunidad. Un larguísimo nombre, el de la Fiscalía, agregado al kilométrico de la Subprocuraduría de marras. En ésta se ha nombrado al abogado foxista Juan de Dios Castro Lozano quien es, como se dice con metáfora, “un caballo cansado” y de quien Calderón se deshizo enviándolo eso sí con amplios poderes calderonistas que hasta presume de haber vetado la propuesta del abogado Luis Martínez Fernández del Campo, como presunto titular de la Fiscalía arriba mencionada.

Alegan los “azules”, las nuevas aves de rapiña del presupuesto federal e ingresos, que a los cargos deben llegar, pues, los probados panistas y cuando no tengan con quién, entonces dejar vacante la titularidad, como es el caso de esa Fiscalía para la Atención de Delitos Cometidos Contra Periodistas. El coahuilense Juan de Dios Castro ha estado presionando para imponer a un neopanista de comprobada fe calderonista y mientras llega la aprobación desde Los Pinos, esa Fiscalía ha estado acéfala, causando que las denuncias (entre ellas la ya ratificada contra Robinson-Bours, el desgobernador de Sonora), permanezcan enlatadas o congeladas.

Esa Fiscalía, dado las agresiones y amenazas contra los periodistas, requiere de un encargado para que los ministerios públicos federales adscritos a la misma, puedan actuar en cumplimiento de sus obligaciones. Pero éstas han estado suspendidas porque desde hace más de dos meses o quizá un poco menos, no hay Fiscal para coordinar esos deberes y los que salen perjudicados son los denunciantes. El que Juan de Dios, que fue Juan de Fox y ahora Juan de Calderón, se haya permitido vetar un posible nombramiento, significa que en nombre del reparto del botín presupuestario se puede detener el funcionamiento de la PGR, cuando ésta institución debería estar al día en el cumplimiento de lo que las leyes le obligan.

Esa falta de cumplimiento de las funciones de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra Periodistas equivale a impunidad y protección a los que continúan a la sombra del calderonismo atacando el trabajo constitucional del periodismo.

 

Publicado: Marzo 2a quincena de 2007 | Año 5 | No. 75



Tu opinión:

Tu nombre:
E-mail

Escribe tu mensaje aquí:

Publicidad

ÍNDICE marzo 2a quincena 2007
Enviar a un amigo
Opina sobre este texto
Página de inicio


Publicidad

 

Humor
 

 

Avance Contralínea

 

Números atrasados

 

Publicidad

 

Números atrasados

 

 

 

 

Suscríbete


En la República:  

De actualidad  


 




Baja California Chiapas Chihuahua Coahuila Estado de México Guanajuato
Oaxaca Sinaloa Sonora Hidalgo Michoacán NacionalTamaulipas Veracruz Zacatecas
Revista Contralínea
Av. Juárez 88, primero piso, desp. 110 y 111. Col. Centro, México D.F.
Tels: 9149-9808 /30 /07
La otra campaña, el Ejército Zapatista y el Subcomandante Marcos
Sitios Recomendados:
| Oficio de Papel | Revista Fortuna | Los periodistas | Fraternidad de Reporteros de México |

Responsable del sitio: Gonzalo Monterrosa Galindo