Capitales

2a quincena septiembre 2008

ASF: daño patrimonial en contrato a Tradeco

Ana Lilia Pérez

En su revisión de la cuenta pública 2006, la ASF detectó daño patrimonial y diversas violaciones a la Ley de Obra Pública y Servicios Relacionados con la Misma en una de las obras que Tradeco hizo para Pemex en el periodo en que Federico Martínez Salas era directivo de la petrolera

 

Aun cuando la compañía Tradeco se capitalizó con millonarios recursos destinados a la obra pública, la constructora tenía un deficiente desempeño en Pemex. Se trataba de “un secreto a voces” comentan a Contralínea  algunos de los supervisores de los contratos otorgados el sexenio pasado. Agregan que, muchas veces, no reportaron deficiencias en los materiales y en la ejecución de la obra por miedo a perder su empleo, pues el contratista Federico Martínez Urmeneta “era prácticamente intocable”.


La Auditoría Superior de la Federación (ASF) documentó daño patrimonial, deficiencias en materiales, diversos incumplimientos al contrato y el solapamiento de los funcionarios de Pemex con la compañía Tradeco. Ello en la auditoría que, en 2006, hizo la ASF al proyecto de reconfiguración de la refinería Lázaro Cárdenas, en Minatitlán, adscrita a la subsidiaria Pemex Refinación; proyecto que se inició en 2003, cuando el hoy senador por el Partido Acción Nacional Juan Bueno Torio fungía como su director.


La auditoría 05-1-18T4M-04-567 revisó el contrato de obra pública PR-OP-L-043/03P, que tuvo por objeto la construcción del camino de acceso y acondicionamiento del sitio, para la reconfiguración de la refinería Lázaro Cárdenas, adjudicado a Tradeco el 22 de octubre de 2003, por 379 millones de pesos y un periodo de ejecución de 600 días naturales, comprendidos del 8 de diciembre de 2003 al 30 de julio de 2005.


Las contravenciones de Tradeco a la Ley de Obra Pública y Servicios Relacionados con la Misma (LOPSRM) se detallan de la siguiente manera:
La ASF encontró irregularidades en diferimientos de plazos. Detectó que se autorizó una prórroga inicial de 55 días, sin modificar el programa de ejecución, en infracción de los artículos 19 y 52 de la LOPSRM. Comprobó también que Pemex Refinación formalizó de manera extemporánea los dictámenes de prórroga y de ampliación del plazo del 31 de agosto y 15 de octubre de 2004, ya que ambos fueron posteriores a los 30 días naturales siguientes al de la solicitud de la contratista del 18 de mayo de 2004, “por lo que contravino la cláusula 11.3 contractual y el artículo 73 del Reglamento de la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con la Misma”.


La compañía no contaba con el estudio de impacto ambiental de dragado del río Coatzacoalcos, el cual debía haber presentado ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales; tampoco se habían tramitado las autorizaciones de ampliaciones del derecho de vía con los propietarios para el camino vecinal. No se tenía información sobre la condición de los suelos del área donde se ubicaron las plantas combinada y de tratamiento de efluentes.
En detrimento al erario, Pemex Refinación autorizó tres montos adicionales al contrato por: 38 millones, 21 millones y 10 millones de pesos, respectivamente. Al final, se pagó a Tradeco 488 millones 745 mil 100 pesos, es decir, 79 millones de pesos adicionales a los estipulados en el contrato original. Pero la ASF descubrió que los volúmenes de obra pagados no coincidían con los ejecutados, en incumplimiento a la LOPSRM y su reglamento.


Daño patrimonial

La ASF determinó un daño patrimonial por más de 8 millones de pesos, que Refinación habría pagado a Tradeco de la siguiente manera:
En su propuesta técnica y económica, para hacerse del contrato, Tradeco propuso obtener del río Coatzacoalcos el ciento por ciento de los materiales para la ejecución del concepto de concurso C-045 “Suministro, carga mecánica, acarreo en camión, descarga, tendido y compactado de revestimiento de 30 cm de espesor, compactada al 95 por ciento de su PVSM de la prueba AASHTO modificada (volumen medido compactado) en cuerpo principal”.


No obstante, en el programa de obra que entregó 15 días después de que se emitió el fallo (22 de octubre de 2003), manifestó que obtendría los materiales del banco San Pedro Mártir, localizado a 15 kilómetros del sitio de ejecución de los trabajos, y del río Coatzacoalcos, en una proporción 70-30, argumentando que éste ya no contaba con los materiales necesarios (“finos”) por el arrastre de las avenidas.


Posteriormente, en el oficio Na.Ref.MIN-ST-03-009, fechado el 3 de diciembre de 2003, Tradeco informó a Pemex Refinación que el banco San Pedro Mártir tampoco podría ser utilizado, ya que los estratos aprovechables estaban sobreexplotados, por lo que buscaría bancos alternos para extraer los materiales que cumplieran la calidad especificada.


Ya en la etapa de inicio de los trabajos, en la bitácora número 1363 del 15 de diciembre de 2004, la contratista comunicó a la residencia de obra de Pemex que el revestimiento, que se construyó en un tramo de prueba, presentaba situaciones desfavorables en presencia de humedad, por lo que no funcionaría. El 16 de abril de 2005, los funcionarios de Refinación autorizaron a Tradeco la utilización del material proveniente del banco Hidalgotitlán, y mediante la orden de trabajo PMZ-TCO-OT-CAMAC-08 encargaron a Tradeco reiniciara los trabajos de revestimiento del camino de acceso.


Refinación autorizó a la constructora el pago de cinco precios unitarios extraordinarios, que ascendieron a 12 millones 449 mil 500 pesos. En su auditoría, la ASF determinó que dichos pagos fueron ilegales, porque en su propuesta técnica la contratista se comprometió a hacer uso de los materiales de revestimiento del río Coatzacoalcos, “y nunca presentó a Refinación dictamen alguno para justificar técnicamente la razón por la cual se desechó el uso de los materiales del río”, como tampoco Pemex pudo comprobar ante la ASF por qué permitió a Tradeco incumplir con los requerimientos técnicos del contrato.


Aunado a ello, la ASF encontró que los materiales finalmente utilizados por la contratista incumplían con la calidad especificada en la licitación. Según la cuantificación de este rubro, Tradeco cobró 12 millones de pesos, cuando el volumen de obra cubría sólo 3 millones 481 mil pesos. Por ello, la ASF cuantificó el daño patrimonial en 8 millones 968 mil 549 pesos, más el impuesto al valor agregado (IVA) y los intereses generados “por concepto del costo adicional que ocasionó el cambio indebido del banco de materiales”.
Más: la ASF descubrió que, durante el hincado de pilotes, Tradeco ocasionó un derrame de diésel al perforar el ducto en operación, de 10 pulgadas de diámetro, en Minatitlán-Pajaritos. Para repararlo, Pemex pagó 3 millones de pesos más IVA, sin cobrárselos a la constructora. La subsidiaria tampoco le aplicó penalización alguna “por los daños ocasionados a sus bienes”, en contravención al artículo 67 de la LOPSRM, relativo a las responsabilidades y daños a cargo de la contratista.


La ASF concluyó que Tradeco no cumplió con las normas de seguridad ni evitó los riesgos para el personal de la refinería, las instalaciones y el medio ambiente.


Hasta después de que la ASF requirió a Pemex Refinación cobrara a Tradeco el importe por los daños, la contratista reintegró el monto. Había pasado más de un año desde que el contrato concluyera.


La ASF encontró que, durante la ejecución de la obra, la contratista modificó el proyecto: adecuó la cimentación a la superestructura de cuatro puentes, porque se encontraron con ductos que anteriormente no se habían identificado, lo que evidenció la deficiencia en la elaboración del proyecto.
El estudio de mecánica de suelos, con el que trabajaba Tradeco, tampoco correspondía, lo que provocó saturaciones e inundaciones. Se modificó también el entronque del camino de acceso con la autopista Cosoleacaque-Villahermosa, ya que no cubría las normas de seguridad establecidas por la SCT.


En el análisis del comportamiento global de la obra, la ASF encontró que discrecionalmente se generaron volúmenes de obra adicionales por 63 millones 501 mil 500 pesos, así como conceptos extraordinarios por 73 millones 606 mil 400 pesos; y se disminuyeron y cancelaron volúmenes y partidas estipuladas en la licitación, por 68 millones 122 mil 200 pesos. Por ello, la ASF determinó que “la ingeniería de detalle y los estudios técnicos tuvieron deficiencias, en contravención de lo previsto en el artículo 21, fracción X, de la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas”.
El organismo de fiscalización emitió una recomendación a Pemex Refinación para que, cuando se licitara alguna obra, se constataran los requerimientos reales para evitar modificaciones sustanciales “que incrementen los costos y plazos de ejecución de la obra pública”.


En marzo de 2006, el rotativo veracruzano Diario del Istmo reveló que cuando ejecutaba la obra en la refinería de Minatitlán, con el consentimiento de los directivos de Pemex, Tradeco enterraba los residuos de hidrocarburos de petróleo en terrenos y accesos de la refinería, en detrimento de las leyes ambientales. La versión coincide con la auditoría de la ASF, en la cual confirmó que la constructora no contaba con los permisos ni estudio de impacto ambiental y, por tanto, no tenía autorización para confinar los desechos.

 

recuadro

 

Conflictos internacionales
Tradeco se promueve como un consorcio de talla internacional, pues en sus 16 años desde su fundación ha realizado obras en Centro y Sudamérica.


A mediados de 2003, el Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI) de Nicaragua adjudicó a Tradeco un contrato por 35 millones de dólares, para que rehabilitara 72 kilómetros de la carretera Chinandega-Guasaule. Para la economía del país centroamericano, que es el segundo más pobre del continente, la obra era considerada estratégica, porque sería la vía principal para el comercio exterior. Los recursos del financiamiento fueron erogados por el Banco Centroamericano de Integración Económica.


En la ejecución del proyecto, Tradeco dejó abandonada la obra. Para el gobierno de Nicaragua el asunto se complicó cuando descubrieron que los funcionarios que le asignaron el contrato no exigieron a la constructora fianza alguna, lo que los dejaba en la indefensión para recuperar los recursos invertidos.


Altos funcionarios del gobierno declararon al periodista Oliver Bodán, de la revista Confidencial, que los funcionarios del MTI, que otorgaron el contrato a Tradeco, violaron la Ley de Contrataciones del Estado, al no exigir a la constructora las garantías contractuales. Por su parte, los gremios de la construcción se manifestaron en contra del trato preferencial que se le dio a la empresa mexicana. “A ninguna empresa nicaragüense nunca se le ha eximido de una de estas garantías, porque la ley no lo permite”, denunció Bruno Vidaurre, director Legal de la Cámara Nicaragüense de la Construcción.


La contraloría nacional abrió una auditoría que involucraba al ministro Pedro Solórzano Castillo y su director de Construcción de Carreteras, Mario Palacios García, encargados de la asignación. En el curso de la auditoría se confirmó que los funcionarios del MTI actuaron en contravención de la Ley de Contrataciones del Estado.


El caso fue más allá. Durante meses, el periodista Oliver Bodán investigó a los funcionarios del MTI y su relación con la empresa Tradeco. Descubrió que no se trataba sólo del trato preferencial para la asignación del contrato: encontró irregularidades técnicas y financieras en la ejecución del proyecto. El contrato tenía un sobreprecio por más de 8 millones de dólares, dinero de las arcas públicas. Nicaragua tiene un productor interno bruto de apenas 18 mil millones de dólares. Bodán comprobó la falta de fiscalización por parte del MTI y la complacencia del gobierno.


El gobierno de Nicaragua, a través de su Asamblea Nacional, prohibió a Tradeco cualquier operación en ese país. (ALP)

 

 

Recuadro

 

 

 

Revista Contralínea / México

Fecha de publicación: 15 de septiembre de 2008 | Año 7 | No. 110

 

 

 

COMENTARIOS

En Contralínea nos interesa conocer tu opinión sobre esta información.


Tu nombre:
E-mail

Escribe tu mensaje aquí:

 

SUSCRIPCIONES

 

 

 

NAVEGACIÓN

INICIO
Enviar a un amigo
Opina sobre este texto
Página de inicio
 




CARICATURA

PUBLICIDAD

BÚSQUEDA

 
Escribe el tema o autor que buscas en nuestro archivo.

en
Contralínea Web


 

 

PUBLICIDAD

EN LOS ESTADOS

PUBLICIDAD

ACTUALIDAD

 

 

 

 

PUBLICIDAD

 

 

 

 

 


Derechos reservados Corporativo Internacional de Medios de Comunicación S.A. de C.V.

Responsable sitio web: Gonzalo Monterrosa