El Pensil Mexicano,en ruinas

Por Abraham Díaz Vega


El último jardín barroco en México, asentado en la colonia Pensil, está a punto de perderse por abandono y razones políticas.

Sucio, abandonado, utilizado como caballerizas, bodega o salón de fiestas, el último jardín barroco de México, “El Pensil Mexicano”, está en riesgo de perderse.
Con una superficie actual de tres mil metros cuadrados, 800 de construcción, y ubicado en el número 84 de la calle Lago Chiem, en la colonia que le debe su nombre a este monumento: Pensil, se localiza el olvidado parque, construido en 1766, con estilo barroco único en el país.
A semejanza de los lugares de recreo de las ciudades de la Europa del siglo XVIII, cuyo atractivo era la exuberancia de sus jardines, de ahí el nombre Pensil, que en castellano antiguo significa “jardín exquisito”, era la culminación de una serie de tívolis y casas de recreo por toda la antigua calzada de Tlacopan, a la vera del río de San Joaquín, nació “El Pensil Mexicano”.

Monumento histórico desde 1932
Declarado monumento histórico el 14 de abril de 1932 por el jefe del Departamento de Monumentos Artísticos, Arqueológicos e Históricos de la SEP, Narciso Bassols, consignado en el expediente VIII/ 303.1 (011) (P-E). El hecho de ser uno de los primeros monumentos establecidos patrimonio nacional, no lo exime del desinterés tanto de parte de los dueños como de las autoridades, ésa es la sensación que embarga a Fernando García, coordinador del Comité Vecinal de Rescate y Restauración de El Pensil Mexicano, creado en 1997, para preservar esta joya histórica.
“Esta batalla por conservar el jardín comenzó a finales de 1996, cuando se inició la construcción de dos naves industriales en el predio marcado con el número 76 de la calle Lago Chiem, colindante con “El Pensil Mexicano”. Al año siguiente, gracias a las denuncias ciudadanas, el Instituto Nacional de Antropología e Historia colocó sellos de suspensión de las obras porque el dueño no contaba con la autorización correspondiente. En 2000, personal de la delegación Miguel Hidalgo se presentó para poner sellos de clausura, ya que el dueño no tenía licencia de construcción”, señala el coordinador de esta asociación vecinal.
El INAH, mediante el área jurídica de la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos, presentó en 1998 una demanda legal para demoler las obras del predio marcado con el número 76, por la violación de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticas e Históricas. Sin embargo, al dueño no le interesó, en 1998 las obras continuaron, se levantó una barda por detrás de la fachada del monumento histórico.
En agosto de 1999, el INAH, tras una solicitud del Comité, realiza una verificación donde da cuenta que no se respetaron los sellos de suspensión, además de constatar el lamentable estado de deterioro y daño sufrido al interior del vestigio barroco.
Debido a las irregularidades en dichas construcciones, “los vecinos denunciamos ante las autoridades de la Secretaría del Medio Ambiente del Gobierno del Distrito Federal, en octubre de 1999, para que se verificara la normativa de Política Ecológica del Distrito Federal, con el fin de evitar la instalación y funcionamiento de la empresa industrial de manufactura de bolsas de plástico, que ocupa actualmente el predio número 76 de la calle Lago Chiem”, precisa el representante ciudadano.
Asentada en el oficio E/CO2/DGPCC/22903, expediente SOE y EIA 4423/99, la respuesta de la secretaría fue la siguiente: “La empresa en cuestión no colinda con el monumento histórico”, cuando el predio número 76 y 84 sí colindan e, inclusive, forman parte de lo que fue “Tras el Pensil” y las huertas del mismo inmueble, así lo demuestra la escritura número 11971, donde se expresa que el heredero José Paz Gosch vende la parte del terreno citado a Jaime Kababie, en agosto de 1993.

Irregularidades de funcionarios
El 28 de septiembre de 2000, el Comité Vecinal de Rescate y Restauración de El Pensil Mexicano interpone una queja ante la Contraloría General del Gobierno del Distrito Federal, con la cual hace del conocimiento de presuntas irregularidades en que pudieran haber incurrido funcionarios, tanto de la delegación Miguel Hidalgo como de la Secretaría del Medio Ambiente del DF, la respuesta se dio hasta 6 de noviembre de 2002, la cual manifiesta que no había delito qué perseguir.
A raíz de la respuesta de la Contraloría, sale a la luz que están registradas dos empresas en un mismo predio, para la delegación está registrada Azteca de Polietileno, S.A. de C.V., Industria de Plástico, y para la del Medio Ambiente es Alta Tecnología en Empaques, S.A. de C.V., una es la que opera y la otra es sólo membrete, tienen los números 72 y 76, arbitrarios.
La fachada antigua fue dañada por la bodega, hay afectación en lo que es la zona protegida, se construyó donde era parte de la huerta, dejando un pedazo de terreno entre el jardín y la huerta, hicieron una barda aparentando que era antigua, aunque utilizaron materiales recientes, ésa era una parte boscosa, la parte del casco y el jardín formal aún se conservan, la huerta no, debido a la construcción de estas bodegas que no son legales, no tiene uso de suelo tanto urbano como de construcción.
Los integrantes del Comité Vecinal concretaron un proyecto de rescate del jardín histórico. Esta idea ha sido trabajada con el arquitecto Saúl Alcántara, del Departamento del Medio Ambiente, División de Ciencias y Artes para el Diseño, de la UAM/Azcapotzalco, para restaurar y conservar “El Pensil Mexicano”, de tal forma que la delegación Miguel Hidalgo ha hecho suya esta empresa, que está a punto de concretarse.
“Jardín y Naturaleza en el Arte Mexicano” es el nombre del proyecto de rescate, la creación de una casa de cultura, instalación de una biblioteca especializada en el arte barroco: “La delegación tiene programados recursos para iniciar la obra, ahora está todo en manos del gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador tiene la propuesta en sus manos para firmar la expropiación”, precisa Saúl Alcántara.

Impera el criterio político
El representante de la agrupación ciudadana comenta que lo único que falta es la firma del decreto expropiatorio, que no se ha realizado por falta de dinero, pero Fernando García cree que un proyecto de esta naturaleza no requiere de muchos recursos para el gobierno del DF: “La verdadera diferencia es política, el hecho de que sea un gobierno panista el promotor del proyecto y que el gobierno central sea perredista perjudica, pues se impone la política. No es un proyecto que haya surgido de la delegación, es un reclamo popular, tampoco no un logro del gobierno central”.
En la Reunión Técnica de Expertos para Propuesta de Sitios Patrimonio Mundial en el área de paisajes culturales, auspiciado por el Centro de Patrimonio Mundial de la Unesco, celebrada en San José de Costa Rica en 2000, se llevó el caso de “El Pensil Mexicano”, pero debido al abandono en que se encuentra, no es susceptible de nominación, salvo que se realice su recuperación filológica y restauración.
Saúl Alcántara menciona que la importancia arquitectónico- artístico-cultural del Pensil es vital en la historia del arte de los jardines. “Los análisis pueden dar luz de cómo era el jardín barroco mexicano, en Latinoamérica no hay una sensibilidad en la historia del arte del jardín, éste sería el primer paso. El Pensil Mexicano pasaría a la historia como el primer jardín barroco que se podría restaurar desde el punto de vista científico, además que sería el primero y único que se recuperaría íntegro respecto de su época”.

contrasentidos@contralinea.com.mx

Abrir contralinea.com.mx
Menú
Indice Contrasentidos
Volver a inicio
Contralinea.com.mx
Menú
Indice Contrasentidos
Volver a inicio
Contralinea.com.mx