Amado Yáñez, el corruptor