En julio y agosto, cuatro brotes de Covid-19 en poblaciones jornaleras

Redacción - 02 Sep 2021 a las 7:00 pm
FOTO: CUARTOSCURO.COM

En julio y agosto pasados se registraron al menos cuatro brotes de Covid-19 en poblaciones jornaleras en campos de Zacatecas, Baja California Sur, Sinaloa y Guerrero, expuso la Red Nacional de Jornaleros y Jornaleras Agrícolas. Y denunció que, por su situación de migración, este grupo vulnerable no ha tenido acceso a servicios sanitarios ni se le ha facilitado la aplicación de vacunas.

El contagio más reciente –en agosto– ocurrió en Río Florido, municipio de Fresnillo, Zacatecas, y causó el fallecimiento de una jornalera de 32 años; una semana después, una niña de un año y dos meses de edad; y luego de un hombre de 38 años, ambos originarios de Guerrero. “Sus familiares solicitaron el traslado del cuerpo del jornalero a su lugar de origen, pero al ser muerte por Covid-19 el protocolo del manejo de cuerpos lo impide y fue sepultado en el panteón de la comunidad”, indicó la Red.

En un comunicado, agregó que la delegación municipal de Río Florido se hizo cargo de los sepelios, porque “la Fiscalía General de Justicia del estado y la Secretaría de Salud de Zacatecas no brindaron algún apoyo a las familias por considerar que se trataba de trabajadores agrícolas provenientes de otras entidades”.

Los otros tres brotes sucedieron en julio pasado: el primero en El Carrizal, Baja California Sur, 30 contagios “provocados por los jornaleros que vienen de fuera a trabajar a los campos”, según el delegado. El segundo en el albergue para familias jornaleras ubicado en la sindicatura de Isla del Bosque, municipio de Escuinapa, Sinaloa; de éste, la Red indicó desconocer el número exacto de contagiados. Y el tercer brote sucedió en los campos meloneros de Zirándaro, Guerrero, con 13 casos.

Para la Red Nacional de Jornaleros y Jornaleras Agrícolas, es preocupante que, en el contexto de la pandemia, se haya vulnerado aún más los derechos y disminuido las garantías de las personas jornaleras agrícolas y sus familias en México.

Asimismo, criticó que esto sucede “a pesar de que, en abril del 2020, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) elaboró y compartió la “Guía para el retorno seguro de jornaleros agrícolas”, así como la “Guía de acción para los centros de trabajo agrícolas ante la Covid-19”, y de las medidas enunciadas en las distintas fases de la pandemia, entre ellas las jornadas para la vacunación”.

La Red advirtió que, si los empleadores (empresarios o rancheros agrícolas) en coordinación con las autoridades de los tres niveles de gobierno siguen sin tomar las medidas preventivas y de garantizar el acceso a la vacunación de la población jornalera, los brotes pandémicos persistirán. Ello, por “las condiciones que existían antes de la Covid, y que les vulnera en el marco de la pandemia: los medios de transporte utilizados para los traslados a los campos agrícolas, de sus condiciones laborales y de vida en los albergues, lugares de pernocta o de asentamiento de trabajo agrícola (así como en sus lugares de origen), que los exponen constantemente a contraer el virus. Asimismo, los servicios de salud pública por falta de recursos humanos y materiales siguen siendo insuficientes o limitados, y el acceso a su derecho al seguro social es nulo. Lo anterior se suma a la nula o escasa implementación de los protocolos de prevención emitidos por las autoridades federales y organismos internacionales el año pasado”.

Tan sólo entre junio y agosto de 2020 “se registraron 11 casos positivos en Sonora; en Meoqui, Chihuahua, la Secretaría de Salud estatal reportó un brote de Covid-19 que infectó a 27 jornaleros agrícolas, y uno falleció. En Fresnillo, Zacatecas una mujer jornalera falleció; mientras que, en Vizcaíno, Baja California Sur se reportó un brote que se extendió a tres campos, sumando aproximadamente 35 contagios en esa zona agrícola. En ese mismo periodo las autoridades de Zacatecas también reportaron que alrededor de tres mil jornaleros procedentes de Guerrero, Michoacán, Nayarit y Sinaloa se encontraban en alto riesgo de infección, debido al hacinamiento en el que viven concentrados en bodegas, en grupos de entre 40 y 60 personas, incluso familias completas. En  Aguascalientes, una bebé de tres meses falleció por Covid, era originaria del poblado Barrio de los Hilarios, municipio de Cochoapa el Grande, de  la Montaña Alta de Guerrero. Y en octubre de 2020, la Secretaría de Salud de Guanajuato informó que se identificó un brote de Covid en la localidad de San Carlos El Jagüey, municipio de Romita”.

Te puede interesar: Por Covid-19, desempleo e incertidumbre: Del Olmo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *