Industria armamentista, responsable del tráfico ilícito de armas a México

José Réyez - 12 Ene 2022 a las 9:39 pm
FOTO: 123RF

Reducir la violencia en México depende de que Estados Unidos asuma que las empresas productoras son responsables en el tráfico ilícito de armas, e incluso serían cómplices de grupos del crimen organizado, advierten expertos

El gobierno de la República enfrenta un litigio estratégico contra la poderosa industria armamentista estadunidense, cuyo triunfo resulta nada alagüeño, advierten especialistas y académicos. Advierten que para pacificar al país, las empresas productoras deben asumir su responsabilidad en el tráfico ilícito de armas e, incluso, se les podría señalar de cómplices con los grupos criminales.

Por ello, el litigio estratégico –presentado el 6 de agosto de 2021 y que fue admitido por la Corte de Massachussets en Estados Unidos–, denuncia la negligencia de las empresas productoras de armas, diseñadas para el uso de grupos criminales vinculados a  actividades de narcotráfico en México.

Es una demanda estratégica porque es la primera vez que México presenta un caso de esta magnitud en materia de producción y distribución de armas, y el tráfico hacia el país, sostuvo el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón. “Si no logramos que en Estados Unidos se asuma la corresponsabilidad de los índices de violencia en México a través de la disponibilidad de armas, va a ser muy difícil que logremos reducir la violencia en nuestro país”, aseguró al participar en el seminario “Litigio estratégico contra productores y distribuidores de armas”, organizado por la Facultad de Derecho de la UNAM.

Agregó: “para quien suponga que este litigio va a ser fácilmente resuelto por la industria de armamentos, que es muy poderosa en Estados Unidos, déjenme decirles que yo no lo veo así. Un punto a nuestro favor, dijo, demuestra que estas compañías han actuado de manera negligente y que esa negligencia está generando costos en México, principalmente en vidas humanas y constituye la razón principal por la que los niveles de violencia no bajan”.

FOTO: 123RF

Difícil, que prospere demanda

Pero no todos muestran esa misma confianza del secretario. El doctor en ciencias políticas por la UNAM, Emilio Vizarretea Rosales, advierte en entrevista con Contralínea que “va a ser muy difícil que prospere la demanda de México porque los intereses de Estados Unidos, la famosa Asociación Nacional del Rifle (ANR, en inglés), es un grupo de poder abierto que contribuye y apoya mucho campañas electorales de presidentes de ese país”.

El experto en seguridad nacional y Fuerzas Armadas considera que la demanda estratégica es un hecho “más mediático que real: desde el ámbito jurídico, el impacto que va a tener es muy limitado porque para ellos la segunda enmienda constitucional es más importante la defensa de sus ciudadanos”.

—¿Aunque esté bien sustentada, desde el punto de vista del derecho internacional?

—Sí. Por eso se le dio entrada. Pero creo que es muy difícil: recordemos que si esto llega a la Suprema Corte, el matiz que prevalece en Estados Unidos es de corte republicano.

—¿Es una forma de desviar la capacidad del Estado mexicano para justificar que no pueden contener el tráfico de armas?

—Véalo de esta manera: en el Consejo de Seguridad de la ONU, en noviembre pasado, era el momento para que México posicionara el tema y no lo hizo por la calidad moral de México, muy limitada: no tenemos resultados en términos de seguridad pública o de seguridad nacional.

Litigio histórico

El litigio estratégico “es uno de los recursos de mayor impacto formulado en la historia diplomática de México para controlar el antagonismo más preocupante a la seguridad nacional que es el tráfico de armas, que alimenta los demás antagonismos a la seguridad nacional”, consideró María de Haas Matamoros, exsecretaria técnica de la Comisión Bicameral de Seguridad Nacional en el Congreso de la Unión.

Durante su participación en el seminario “Litigio estratégico contra productores y distribuidores de armas”, detalló que “la demanda defiende la dignidad jurídica de México. En ese contexto, conocer cómo se inserta el litigio estratégico que expone cómo el 70 por ciento de armas que entran de manera ilegal a nuestro país son de origen estadounidense y cómo estas entran por puntos de trasiego en San Diego-Tijuana, El Paso-Ciudad Juárez, Laredo-Nuevo Laredo, McAllen-Reynosa y Brownsville-Matamoros”.

Destacó que las afectaciones sistémicas y daños que ocasiona el tráfico de armas en pérdida de vidas humanas, disminución de los sectores de la economía, como el turismo, la extorsión a campesinos empresarios e industriales amenazados por grupos criminales, en suma “afecta objetivos nacionales y los campos del poder nacional”.

A juicio de experta en temas de seguridad nacional, las redes de traficantes y compradores que se forman a partir de prácticas negligentes de empresas productoras de armas generan un networking clientelar de armas que se enlaza a través de redes sociales. “Este networking los conecta con otros grupos de la delincuencia organizada trasnacional; las prácticas negligentes de estas empresas tienen no solo impacto en la seguridad nacional sino en la seguridad de la región”.

Dijo que con tal de vender, las gigantes armamentistas de Estados Unidos orientan a criminales sobre tipo de armas, que los hace más sofisticados en tácticas, técnicas y procedimientos que utilizan.

FOTO: 123RF

EU: armas de fuego per cápita

El principal proveedor de información para México para este litigio estratégico contra las armadoras es Estados Unidos, apuntó Gerardo Rodríguez Sánchez de Lara, postgraduado en el Instituto de Altos Estudios de la Defensa Nacional de Francia.

“Los estadunidenses poseen el 40 por ciento de las armas de propiedad civil en todo el mundo. Según el Small Arms Survey, poseen 393 millones de armas, lo que los ubica en el medallero de oro en armas de fuego per cápita”, subrayó el catedrático.

No sólo eso, dijo que hay cerca de 22 mil armerías en los estados del sur de Estados Unidos: 10 mil en Texas, 8 mil en California, 3 mil en Arizona y en Nuevo México, 1 mil, que proveen a cárteles mexicanos. Así como también el mayor número de intercambio y venta de armas en las ferias, cuyos patrocinadores son las empresas de armas. Sólo en octubre [de 2021], había más de 100 ferias programadas a lo largo del territorio estadunidense.

Refirió que hay cerca de 17 millones de armas en circulación en México; 70 por ciento de ellas provienen de Estados Unidos, según datos de la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, en inglés). El resto de Centroamérica y de otras partes del mundo.

Datos de la ATF también indican que algunas armas estuvieron en El Salvador, Honduras, Nicaragua y Guatemala. Un porcentaje menor emana de las armas robadas a las autoridades o vendidas en el mercado negro en México, indica Sánchez de Lara, director académico del Departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP).

—¿El gobierno de México entra en conflicto con el gobierno de Estados Unidos por esta demanda? –se preguntó al catedrático.

—¡No!, no les cayó por sorpresa, ni a Washington, ni al Departamento de Estado, ni a la Embajada de Estados Unidos en México porque en este punto hay coincidencia entre el presidente Joe Biden y López Obrador, de que el litigio es contra las empresas. Es un tema estratégico, pues si el gobierno de Joe Biden quisiera comprometerse con el tema de armas, que le meta más dinero a la ATF y que amplíe el número de funcionarios que tiene en México para el apoyo a fiscalías estatales y a la FGR. Pues son muy pocos los agentes que tiene aquí y peritos especializados mexicanos.

FOTO: 123RF

La ruta del contrabando de armas

En su oportunidad, Édgar Guerrero Zenteno, director general de Análisis Nacional en el Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia (CENAPI), de la Fiscalía General de la Republica (FGR), desmenuzó la trazabilidad de las armas que ingresan a México.

Explicó que, una vez que el perito identifica el arma y su origen, huella balística para el rastreo, identifica si esa arma ha sido utilizada en otros hechos delictivos. “A partir del rastreo o de la trazabilidad que hacemos del arma estimamos que entre un 70 por ciento de las armas provienen de Estados Unidos y el resto de Europa”.

Del 70 por ciento de las armas que provienen del vecino país del norte, no todas se producen ahí: ingresan a esa nación legalmente y en algún momento se desvían y llegan a México. “Entre un 70 y 75 por ciento de esas armas que ingresan a Estados Unidos provienen de un país europeo y entre 25 y 30 por ciento proviene de otro país distinto a los de Europa”, refirió.

“Para la Fiscalía es de alta prioridad poder dar trazabilidad a las armas que se están asegurando en el país, justo por el impacto que está ocasionando, no solamente para el delito en sí mismo del tráfico de armas, sino para otros delitos del fuero común y del fuero federal”, apuntó.

El funcionario precisó que durante el periodo de 2019 a 2021, la FGR aseguró más de 52 mil armas, predominando armas cortas, aunque esta tendencia ha cambiado en el tiempo, pues casi una tercera parte son armas largas, con una tendencia a la alza.

Respecto a las armas cortas aseguradas en el país, dijo que se mantienen los municipios fronterizos de Tijuana y Juárez como las principales ciudades de trasiego. “Tan sólo en estos dos ciudades estamos asegurando el 10 por ciento de armas cortas, principalmente 9 milímetros y calibre 22, que ocupan más de la mitad de las armas aseguradas, lo cual nos permite precisar el tipo de arma que está circulando en el país”, explicó Guerrero Zenteno.

Respecto de las armas largas, dijo que el patrón del tráfico ilícito se ubica en el noroeste del país, principalmente los municipios de Tamaulipas que colindan con Texas, concentran el 13 por ciento de armas largas aseguradas.

Señaló que la recopilación y armonización de información ha permitido a la FGR entender el fenómeno del tráfico de armas desde un enfoque integral, “al grado de que incluso la cooperación con Estados Unidos, mucha de la información nos la solicitan por la fragmentación que llega haber entre la propia autoridad norteamericana involucrada en el tema”.

Tráfico de armas se dispara en pandemia

“Previo a la pandemia, aumentó un 40 por ciento la compra de armas en Estados Unidos. También, las exportaciones de armas han crecido desde Estados Unidos alrededor del mundo; y las ventas de armas semiautomáticas se duplicaron de 2019 a 2020”, advirtió por su parte Marco Castillo, co-director de Global Exchance.

Destacó que en México, la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena) reconoce que ha vendido 3 millones de armas a particulares, pero la campaña Brady, una organización de observación de armas en Estados Unidos, calcula que en el país pudiera haber hasta 13 millones de armas producto del tráfico ilícito.

“Estaríamos hablando de 19.9 armas por cada 100 mil habitantes. El crecimiento de la violencia armada está íntimamente ligado al incremento en la circulación de armas de manera ilícita o ilegal”, señaló el co-director de Global Exchange, una organización internacional de derechos humanos dedicada a promover la justicia social, económica y ambiental en el mundo.

1 comentario

  1. Espero las autoridades lean este artículo, que es una radiografía del entorno de México aunque ellos poseen datos relevantes sea una motivacion para atacar este problema de raíz.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *