INE estanca denuncia por violencia de género de consejera indígena de Oaxaca

Jordana González - 29 Jul 2021 a las 7:01 pm

El INE sigue sin radicar una denuncia por violencia política en razón de género interpuesta por la consejera electoral indígena Rebeca Hernández Vázquez, integrante de la Junta Local de Oaxaca. La abogada señala como responsable al consejero presidente en esa entidad, Edgar Humberto Arias Alba, quien presuntamente la habría humillado, discriminado y acusado de ostentar el cargo público para beneficio económico. Él niega las acusaciones y asegura una conducta intachable

A más de 2 meses de que la consejera electoral indígena Rebeca Hernández Vázquez, integrante de la Junta Local de Oaxaca, presentara una denuncia por violencia política en razón de género contra el consejero presidente en esa entidad, Edgar Humberto Arias Alba, el Instituto Nacional Electoral (INE) sigue sin radicarla. La única respuesta que ha dado la Dirección Jurídica es que se debe mediar en este caso para solucionarlo por la vía del diálogo, cuando la abogada Hernández Vázquez ha señalado que el alto funcionario la humilló, discriminó por ser mujer indígena y la acusó de ostentar el cargo público para beneficio económico.

En la denuncia se narra que, con gritos y en un acto público –durante un encuentro en Salina Cruz, el 19 de abril de 2021–, el consejero presidente Edgar Humberto Arias acusó a la consejera Hernández Vázquez de hacer uso de su puesto para obtener beneficios económicos. También se señala que le aseguró que no le sería reintegrado el monto que gastó para realizar actividades de verificación en campo, a pesar de que los lineamientos de ministración de la institución determinan que cada uno de los consejeros tiene derecho a partidas mensuales para cumplir con sus trabajos.

La abogada Rebeca Hernández asegura en entrevista que el consejero presidente “empezó a gritarme muchas cosas. Estaban enfrente todos los compañeros de los consejos distritales. Además dijo: ‘qué pena porque no aportas nada. No sé por qué hicieron este tipo de selección de personas’”. Incluso, recuerda que los vocales de capacitación y la vocal secretaria se acercaron a decirle “que no lo tomara en cuenta”. A partir de ese momento los malos tratos se acentuaron.

Respecto a lo acontecido, Edgar Humberto Arias niega a Contralínea tales actitudes. Y dice que es respetuoso en “toda interacción que he tenido con quienes integran el Consejo, no solamente con ella sino con otras dos consejeras, porque tenemos en el INE consejos paritarios justo para dar el ejemplo de la importancia de que en la vida pública las mujeres puedan participar con igualdad son públicas” y cualquiera puede verificar las formas de conducirse de cada quien en el canal de Youtube del INE Oaxaca. “Absolutamente niego esto”.

Para la consejera Rebeca, había un trato diferenciado no sólo por parte de Edgar Arias, sino también del coordinador administrativo Miguel Ángel Méndez Aragón: cada que solicitaba la devolución de los gastos debía incorporar no solamente el pago por gasolina sino hasta el tipo de automóvil en el que se trasladó, la tarjeta de circulación y la licencia de manejo. Lo que le pareció “extraño” a la mujer proveniente de la comunidad de San Martín, Tlaxiaco, ya que la infinidad de requisitos sólo se aplicaron a ella. Los otros consejeros y consejeras sólo enviaban su factura con un plazo máximo de 60 días. “¿Por qué esa diferencia, pues?, ¿por qué a alguien que vive en Tlaxiaco no?”

Sobre este punto, el consejero con 19 años de antigüedad en el INE afirma que hay un área administrativa encargada de los recursos. Con sorpresa, contesta: “yo no manejo aquí los recursos económicos, no tengo en un cajón el dinero ni tengo una chequera que me dé el poder de determinar a éste si pagarle, a éste no. Hay un lineamiento en la Junta Ejecutiva Federal del INE que establecen los procedimientos en la forma y términos en las que los consejeros y consejeras pueden acceder a ese fondo de actividades y también establecen cómo deben comprobarlo”.

Otro ejemplo de desigualdad vivido por la consejera fue que durante el proceso electoral “a todos”, con excepción de ella, se les dio la opción de solicitar hospedaje debido a la longitud de éste. “A mí no me avisaron. A los demás compañeros les brindan esas facilidades y a mí no”. Rebeca Hernández considera que la razón de estos tratos es porque pertenece a una comunidad originaria, por lo que también señala haber sufrido racismo.

Las veces que ha fungido como supervisora electoral en dos procesos federales, consejera y coordinadora de capacitación electoral no había recibido malos tratos, por lo que pensó que “la experiencia en esta ocasión iba a ser diferente pero no”.

Estancan denuncia en el INE

La presunta humillación recibida en Salina Cruz colmó a Rebeca Hernández. Ella decidió no callarse en el momento de ser acusada y contestó con claridad: “Puedes gritarle a quien tú quieras pero no a mí. Y enfrente de toda la gente, menos. No puedes decir que por dinero vengo porque al final de cuentas este espacio me lo gané, concursé para estar acá. Tengo mucha experiencia electoral y si no te gusta, qué pena, pero nos tocó estar”. El no coincidir con las decisiones propuestas por el consejero presidente no era motivo para “ridiculizarme y pretender hacerme menos”.

Ese evento la hizo decidirse a presentar una denuncia por violencia política en razón de género ante la Unidad Técnica de lo Contencioso Electoral de la Secretaría Ejecutiva del INE –el 17 de mayo­ de 2021–. El expediente UT/SCG/CA/RHV/CG/207/2021 fue remitido al área de Atención del Personal del Instituto perteneciente a la Dirección Jurídica del INE.

La denuncia –detalla– fue por violencia política en razón de género en sus vertientes de violencia institucional, psicológica y económica: psicológica por “pretender ridiculizarme”; económica, porque para realizar las actividades “está ese financiamiento”. Las violencias le han provocado conflictos en su entorno social, sostiene.

Con el acuerdo UT/SCG/CA/RHV/CG/207/2021 se solicitó a la Dirección Jurídica del INE “que a la brevedad” elaborara  un informe a la Unidad Técnica de lo Contencioso sobre el procedimiento dado a la queja; además de ordenar que mes con mes se diera conocimiento del estado que guarda la denuncia.

Dicha Unidad contestó el 1 de junio haber turnado la denuncia a la Dirección de Instrucción Recursal  mediante el oficio INE-UT/04538/2021 fechado el 20 de mayo. Casi un mes después, al solicitar de nueva cuenta el estatus de la denuncia, la Unidad comunicó haberla turnado a la dirección que atiende casos de hostigamiento y acoso sexual y laboral del INE.

Hasta el momento de la entrevista, el consejero presidente Edgar Humberto Arias asegura desconocer la existencia de esta denuncia y los términos en los que va, pues no ha sido notificado. También considera encontrarse en “total estado de indefensión para responder cualquier pregunta”.

“Imagínate lo grave que a un funcionario de esta institución se le señale de cometer este tipo de actos. Lo único cierto hasta ahora y lo único que tengo claro es que si de eso se me acusa, pues la institución le va a dar un trato riguroso estricto y va  a llegar al fondo del asunto. Porque no puede ser… siendo una institución que tiene esas atribuciones tolere en su seno que alguien las cometa”.

No obstante, en su red social de Twitter el funcionario manifestó: “me entero por esta red de una supuesta queja en mi carácter de Consejero Presidente del INE en Oaxaca. Hasta hoy no he sido notificado o requerido por instancia alguna, por lo que ignoro de qué se me señala. En todo caso habré de responder puntualmente en legítima defensa” [sic].

De acuerdo con el Código de Ética y los valores rectores del INE, en caso de encontrar las pruebas suficientes en denuncias de este tipo, podría iniciarse un proceso disciplinario al formar parte del sistema profesional electoral. Al mismo tiempo, “puede ir como ella dice: por violencia política de género”, expone el consejero presidente. No obstante considera que podría haber una confusión en el término empleado en la denuncia: él la define como aquella perpetrada contra quienes participen en la arena electoral (con precandidaturas o candidaturas) buscando una postulación o contiendan por un puesto de representación popular.

“Probablemente si se le aclaran pueda tener otra perspectiva y si no es así, podrá impugar. En esta institución, cualquier decisión de los órganos que tienen que ver con algún asunto del desarrollo de sus atribuciones puede ser impugnado ante otras instancias”, dice Edgar Humberto Arias.

Asimismo, lamenta las acusaciones en su contra, pues su trayectoria –asegura– se ha destacado por ser limpia en pro de la igualdad de género, de los derechos de grupos vulnerables y las minorías. También deplora que se “quiera litigar” un tema de esta naturaleza en los medios. Para él, el asunto debería correr por las vías claramente abiertas y atentas para resolver estos conflictos. Y menciona que podrá probar su inocencia en caso de darse algún juicio.

Mediar el caso, única respuesta

Luego de pasados 2 meses de presentada la denuncia, la única respuesta recibida ha sido la de pretender mediar el caso, querer dialogar y brindarle atención psicológica a la afectada. Fue hasta que mediante una llamada proveniente de la Dirección de Asuntos de Hostigamiento y Acoso Sexual y Laboral del INE –dependiente de la Dirección Jurídica–, a cargo de la maestra Alejandra Torres Martínez, le fue informado a Rebeca Hernández que querían dialogar para poder darle salida al caso.

No obstante, la afectada señala que las autoridades del INE ni siquiera le han notificado el acuerdo de radicación de admisión de la queja, bajo argumentos como que se equivocaron de direcciones de correos electrónicos. “O sea, la Unidad Técnica sí pudo mandar correos y la dirección Jurídica no. O cómo está la cosa”.

Sobre lo propuesto por el INE de que este caso se dirima con mediación, la abogada Hernández Vásquez opina: “la violencia no se media. El señor ejerció un acto de violencia y él mismo ha argumentado que ese tipo de actos no se deben permitir”.

Luego de hacer público en redes sociales las agresiones, y que la Red Nacional de Abogadas Indígenas emitiera un posicionamiento en solidaridad con “la colega y hermana”, así como exigir al Consejo General del INE ordenar a la Dirección Jurídica dar pronta respuesta a la denuncia, dado que “hasta la fecha han sido omisos”, la afectada dice que esperará la resolución. Al tiempo, condena “los actos de machismo, misoginia y discriminación” ejercidos en la institución.

Asimismo, la consejera electoral apunta que la omisión en la que ha incurrido el INE la ha dejado en “estado de indefensión”, pues “hasta hoy no hay acuerdo. Me dicen que quieren dialogar pero no veo que haya un acuerdo de recepción que me haya notificado que mi queja fue admitida o rechazada. Cómo puedes impugnar, cómo puedes ampararte, o hacer algo si a 2 meses no hay nada”.

Hernández Vázquez se muestra desconfiada en que haya justicia en su caso, porque, dice, en Oaxaca Edgar Arias “tiene mucho poder: es una figura muy importante por ser la cabeza del Instituto Nacional Electoral a nivel local”. Y porque ella no tiene el poder económico ni político que él posee.

No obstante, la consejera electoral indígena destaca que a las mujeres les toca “siempre luchar por la justicia y no dejarnos también intimidar”, pues si “nos da miedo denunciar, al rato al señor se le va a hacer costumbre”.

Te puede interesar: INE inicia difusión de la consulta popular, ejercicio para juzgar a expresidentes

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *