Migración: Una crisis del siglo XXI

IPS - 04 Nov 2021 a las 4:00 pm
FOTO: CUARTOSCURO.COM

Portland, Estados Unidos. La inmigración ilegal es una crisis del siglo XXI que sólo empeorará con las consecuencias del cambio climático.

Además de la pobreza, los conflictos civiles y la violencia, el aumento de las altas temperaturas, las sequías generalizadas, las frecuentes inundaciones y el aumento del nivel del mar están dejando algunas partes del mundo inhabitable. El resultado será una inestabilidad provocada por el clima y millones de personas probablemente migren para sobrevivir.

Desafortunadamente, los gobiernos, las organizaciones regionales y las agencias internacionales no han logrado encontrar respuestas sensatas o políticas efectivas para abordar las crecientes oleadas de migrantes ilegales, incluidas las caravanas de miles, que llegan a las fronteras y el creciente número de migrantes que residen ilegalmente.

El Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular, negociado recientemente, por ejemplo, ha hecho relativamente poco para abordar la migración ilegal. Aparte de vallas, barreras, fronteras cerradas, rechazos y declaraciones oficiales, los gobiernos parecen estar mal preparados para lidiar con el creciente número de personas que cruzan ilegalmente sus fronteras.

Con la ayuda de las redes sociales y los traficantes, miles de migrantes están llegando a las fronteras en bote, vehículo motorizado e incluso a pie, suplicando ingresar al país. Negarles el ingreso y/o deportarlos a sus países de origen, especialmente cuando los migrantes solicitan asilo o provienen de Estados fallidos, ha creado serios dilemas para los gobiernos.

Además, los gobiernos parecen reacios a reconocer que las personas que se quedan fuera de la visa y los migrantes no autorizados no esperan ser deportados. Esta expectativa se basa en gran medida en las experiencias de millones de migrantes no autorizados a los que se les permite vivir en los países de acogida.

En muchos países, la ciudadanía está descontenta con el manejo de la inmigración ilegal por parte de su gobierno. Esta insatisfacción contribuye a sentimientos antimigrantes, manifestaciones contra la inmigración ilegal, xenofobia y violencia hacia los migrantes.

Las encuestas internacionales han determinado que aproximadamente el 15 por ciento de los adultos del mundo, o más de 800 millones, desean migrar a otro país. Si se incluyen los niños, el número de personas que desean emigrar aumenta a más de 1 mil millones, o una octava parte de la población mundial de casi 8 mil millones.

Los destinos preferidos son las naciones ricas, siendo Estados Unidos la primera opción, seguido de Canadá, Alemania, Francia, Australia y Reino Unido. Esos países ofrecen empleo, servicios, oportunidades, beneficios, seguridad, derechos humanos y seguridad.

Entre las fuerzas económicas, sociales y ambientales que influyen en la migración ilegal se encuentran los desequilibrios en el tamaño de la población. Por ejemplo, mientras que las poblaciones de América Latina y el Caribe y América del Norte eran aproximadamente del mismo tamaño en 1950, hoy la población de América Latina es casi el doble que la de América del Norte y se proyecta que lo seguirá siendo en el futuro previsible.

En las próximas décadas, la migración relacionada con el clima se convertirá en un desafío aún más crítico. Un fallo histórico reciente del Comité de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) determinó que era ilegal que los gobiernos devolvieran a las personas a países donde sus vidas podrían verse amenazadas por una crisis climática.

Otro desequilibrio de tamaño poblacional a destacar es aquel entre Europa y África. Mientras que en 1950 la población de Europa era el doble de la de África, en 2020 la situación demográfica era la inversa. Para 2050, se espera que la población de África sea más del triple del tamaño de la de Europa, 2 mil 500 millones frente a 700 millones.

La población mundial también es sustancialmente mayor que en el pasado reciente. La población mundial actual de casi 8 mil millones cuadruplica la cantidad de personas en 1921 y duplica la de 1974.

Las proyecciones de población apuntan a un crecimiento demográfico continuo. Se espera que la población mundial alcance los 9 mil millones en 2037 y los 10 mil millones en 2056, y la mayor parte del crecimiento ocurrirá en los países en desarrollo. Se espera que África por sí sola aumente más de 1 mil millones de personas a mediados de siglo.

La asimetría de los derechos humanos también está contribuyendo a la inmigración ilegal. La Declaración Universal de Derechos Humanos establece que toda persona tiene derecho a salir y regresar a su país (artículo 13). Sin embargo, la Declaración no le da a uno el derecho de entrar a otro país sin autorización.

FOTO: CUARTOSCURO.COM

Al carecer de un derecho legal a emigrar, los migrantes recurren a la migración ilegal y muchos reclaman el derecho a buscar asilo, artículo 14 de la Declaración, para ingresar al país de destino. Una vez en el país, los migrantes no autorizados creen que no serán repatriados incluso si se rechaza su solicitud de asilo, que suele ser el caso.

De los casi 300 millones de migrantes del mundo, es probable que el número de migrantes no autorizados no sea menos de una quinta parte de todos los migrantes, o alrededor de 60 millones. En Estados Unidos, por ejemplo, aproximadamente una cuarta parte de la población nacida en el extranjero, o aproximadamente 11 millones, son migrantes no autorizados.

La Comisión Europea informa que se han tomado medidas firmes para prevenir la migración ilegal al garantizar que cada país de la Unión Europea controle su propia porción de las fronteras exteriores.

Cada vez más, los estados de la Unión Europea están erigiendo muros, vallas e incluso fuerza y ​​tecnología militar para proteger sus fronteras contra la inmigración ilegal. Recientemente, los ministros del interior de 12 Estados miembros exigieron que la UE financie proyectos de muro fronterizo para evitar que los inmigrantes ingresen a través de Bielorrusia.

A pesar de esas acciones, la inmigración ilegal a la Unión Europea desde enero hasta agosto de 2021 aumentó en un 64 por ciento con respecto del año anterior. A lo largo de la ruta de los Balcanes occidentales, los cruces ilegales a la Unión Europea casi se duplicaron, y la mayoría de esos migrantes procedían de Siria, Afganistán y Marruecos.

En Estados Unidos, la inmigración ilegal ha alcanzado niveles récord. Los funcionarios detuvieron a 1.66 millones de inmigrantes ilegales, incluidos 145 mil niños no acompañados, en la frontera sur del país, en el año fiscal 2021, el nivel más alto jamás registrado. Los migrantes procedían de 160 países y muchos buscaban oportunidades económicas.

Muchos gobiernos toleran la inmigración ilegal. Por ejemplo, las pautas de administración emitidas recientemente en Estados Unidos instruyen a los funcionarios de inmigración a no detener y repatriar a los migrantes basándose únicamente en su situación ilegal; la atención se centra en aquellos que plantean amenazas a la seguridad.

Además, en Alemania la aplicación de la ley contra la entrada y la residencia ilegal es generalmente débil y las autoridades tienden a mirar hacia otro lado con respecto a los trabajadores migrantes no autorizados.

La mejor forma de abordar a las personas que residen ilegalmente en un país sigue siendo un tema político controvertido que la mayoría de los gobiernos no han podido resolver de manera eficaz. Mientras que algunos desean ofrecer un camino hacia la ciudadanía, otros recomiendan la repatriación y otros prefieren mantener el estado actual.

Niveles razonables de migración legal en el futuro serán insuficientes para absorber incluso una fracción de los 1 mil millones de personas que se estima que desean migrar a países ricos. En consecuencia, es probable que la migración ilegal futura sea muchas veces mayor que los niveles actuales.

Se espera que decenas de millones de personas sean desplazadas para 2050 debido a cambios climáticos y ambientales que amenazan la vida. Algunos estiman que es probable que hasta 143 millones de personas en el sur de Asia, África subsahariana y América Latina sean desplazadas debido al cambio climático.

Entre los muchos aspectos de la crisis de la inmigración ilegal que los gobiernos deben tratar se encuentran tres preguntas fundamentales: 1) ¿Cómo abordar los millones de migrantes no autorizados que actualmente residen en sus países?, 2) ¿Cómo responder a los millones de migrantes no autorizados que llegan a las fronteras e intentan ingresar? Y 3) ¿Cómo abordar los millones de personas que serán desplazadas por el cambio climático?

Si no se resuelven de manera efectiva esos y otros problemas relacionados, sólo se agravará la crisis de inmigración ilegal del siglo XXI que sólo empeorará con el cambio climático.

Joseph Chamie/Inter Press Service (IPS)

Visite este artículo en: https://ipsnoticias.net/2021/11/inmigracion-ilegal-una-crisis-del-siglo-xxi/

Te puede interesar: Condena López Obrador, asesinato de dos migrantes por la GN

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *