Contralinea

12 Jun 2020 a las 5:48 pm

Post Covid-19, millones de infantes deberán trabajar, alertan OIT y Unicef

El trabajo infantil ha disminuido 94 millones desde 2000, sin embargo, este avance se ve amenazado según un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef). El análisis advirtió que a consecuencia de la crisis de la Covid-19, el trabajo infantil capturará a millones.

Datos del informe Covid-19 y trabajo infantil: en tiempos de crisis, es hora de actuar indican que, en 2017, 152 millones de niños laboraban en todo el mundo. Ahora, con la pandemia, los menores trabajarán por más horas o en peores condiciones que causarían un daño a su salud y a su seguridad.

Ello, podría resultar en un aumento de la pobreza y, por tanto, en un incremento del trabajo infantil en el sector agrícola, informal y doméstico. La OIT advirtió en un comunicado que el nivel de pobreza conlleva un aumento del 0.7 por ciento del trabajo infantil. Dicha situación aumenta a medida que las escuelas cierran durante la pandemia afectando a más de 1 mil millones de alumnos en más de 130 países.

Inclusive, señaló la OIT, es posible que algunos padres ya no puedan enviar a sus hijos a la escuela posterior a la Covid-19. Al respecto, Henrietta Fore, directora ejecutiva de Unicef, mencionó que “en tiempos de crisis, el trabajo infantil se convierte en un mecanismo de supervivencia para muchas familias”.

Asimismo, el informe priorizó a los grupos de población vulnerable, en particular los que trabajan en el sector informal y los trabajadores migrantes, porque son los más expuestos a la recesión económica, al aumento de la informalidad y el desempleo, crisis sanitarias, deficiencias en la protección social y, en general, al empeoramiento de la calidad de vida.

Dado el contexto, el informe propuso las siguientes medidas para mitigar el riesgo del aumento del trabajo infantil: ampliar la protección social, facilitar la concesión de créditos a hogares en situación de pobreza, promover el trabajo decente para los adultos, facilitar el regreso de los niños a la escuela sin costos de escolaridad, y disponer de más recursos para realizar inspecciones laborales y hacer cumplir la ley.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *