Contralinea

CNDH exige poner un “hasta aquí” a violencia política

Luis Raúl González Pérez, presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), exigió al gobierno poner un “hasta aquí” a la violencia política, luego del asesinato del exalcalde de Jilotlán de Dolores, José Carlos Andrade Magaña, ocurrido la madrugada del pasado 15 de abril.

El alcalde que mandó golpear a la periodista

En su nota informativa, la reportera Fabiola Martínez escribió: “En México, los principales agresores de periodistas y defensores de derechos humanos son los propios servidores públicos (incluidos aquí policías, integrantes de los tres niveles de gobierno y de las Fuerzas Armadas, entre otros)”. Ampliando más esa información (La Jornada, 13 de marzo de 2016), se precisa cómo esos funcionarios han atacado sobre todo a reporteros, como fue el caso de Karla Janeth Silva Guerrero, quien en 2013 fue brutalmente golpeada dentro de las instalaciones del periódico El Heraldo de Silao, Guanajuato, por órdenes del entonces alcalde Enrique Benjamín Solís Arzola. Éste ordenó a su jefe policiaco que contratara a delincuentes y fueran a cometer las agresiones que pusieron en gravedad extrema la vida de la reportera. Dos años después es que se ha procedido contra el funcionario, acusado de amenazas cumplidas como lesiones y robo calificado, más allanamiento de domicilio.

Indígenas bolivianos, amenazados por sector ganadero

Indígenas bolivianos enfrentan un inminente despojo por parte de “ganaderos” que, en realidad, buscan fraccionar las tierras y venderlas a desarrolladores inmobiliarios y a empresas agropecuarias. Aunque los tsimanes resisten, el apoyo del alcalde de San Borja, Jorge Añez, inclina la balanza a favor de los nuevos colonos y expulsa a los comuneros indígenas