Política pontificia: prioridades y trampas de Bergoglio

A largo de su trayectoria, el actual pontífice, el argentino Jorge Mario Bergoglio, ha sido cercano a grupos de la ultraderecha en su país, así como enemigo de las libertades del mundo moderno y en particular de los derechos sexuales.

¿También modernizar al Estado laico?

Debe quedar muy claro que la reunión en la Plaza de San Pedro –y su monumental iglesia– de Enrique Peña Nieto con el nuevo papa Francisco (por Francisco de Asís, quien auténticamente se empobreció para luchar por los pobres) no fue con el jefe de la Ciudad del Estado del Vaticano, lo cual ha puesto en riesgo al Estado laico, cuyo fundamento es la separación del Estado y las iglesias, principalmente con la católica, que desde siempre y hasta hoy ha pretendido (y a veces logrado), quitarle al César lo que es del César y someterlo al imperio religioso. El laicismo así entendido y practicado se origina desde el siglo V, incluso por decisión del papa Gelasio I, quien postuló aquello de que las “dos espadas” no pueden ni deben empuñarse por una sola persona. Esta imagen inició, pues, la separación del Estado y la entonces naciente iglesia cristiana que se envolvió en el catolicismo hasta nuestros días.

Bergoglio: un pontífice de la ultraderecha argentina

Los tres últimos pontífices han sido figuras emblemáticas de la ultraderecha católica.

Bergoglio: el continuismo de la ultraderecha

A pesar del beneplácito del Poder Ejecutivo federal por la designación del papa, especialistas no ven con optimismo al nuevo pontífice argentino. Coinciden en que su nacionalidad no refleja algún cambio significativo en la jerarquía eclesiástica, en la cual se percibe un continuismo. “Se puede profesar la fe con respeto a las instituciones”, señala diputada

Ciento cincuenta mil misas, fuera de la iglesia

Los avisos para la celebración de actos religiosos fuera de los templos se incrementaron exponencialmente durante el sexenio pasado. Tan sólo de septiembre de 2010 a agosto de 2011 se registraron más de 70 mil; a inicios de éste apenas sobrepasaban los 5 mil. Sin embargo, “no se afecta la laicidad del Estado”, explica experto

Aumenta más de 2 mil porciento presencia de la Iglesia en medios

Durante el mandato de Felipe Calderón los permisos para la transmisión de actos religiosos en los medios de comunicación pasaron de poco más de 5 mil a más de 113 mil. “El fortalecimiento de la Iglesia se da desde la época de Salinas”, comenta especialista