La Cumbre de las guayaberas

Obama, el primer presidente negro de Estados Unidos –sin duda inteligente, bien instruido y buen comunicador–, hizo pensar a no poca gente que era un émulo de Abraham Lincoln y Martin Luther King.