Decreto de Dios: argumento judío para expulsar a familias palestinas

La disputa política por Jerusalén se traduce en dramas familiares, invariablemente para los palestinos. Con las nuevas leyes impuestas por los ocupantes, los palestinos tienen que desalojar sus viviendas o compartir porciones de ellas con los colonos judíos. “Ningún palestino se merece la soberanía sobre ninguna parte de esta tierra; ésta no es tierra palestina soberana; ésta es tierra ancestral judía”, entre los “argumentos” que esgrimen los colonos israelíes para desalojar a los árabes