Contralinea

Pobres, utilizados por el “narco” para el robo de combustible

El robo de combustible ha dejado de ser un negocio secundario para los cárteles del narcotráfico. Con unas 11 mil 200 tomas clandestinas en 17 mil kilómetros de ductos, han incorporado en este negocio ilícito a la delincuencia común y a comunidades enteras sumidas en la pobreza.