Contralinea

La guerra contra la privacidad

Desde antes del famoso caso del Iphone que el FBI no puede desbloquear, ya existía un antecedente de la presión contra una empresa para que se haga harakiri tecnológico y deje de ofrecer privacidad a sus usuarios. Se trata Telegram.

Privacidad cero

Pronto no tendremos derecho a la privacidad pues para algunos gobiernos, todos somos criminales en potencia.

Fracasa tratado contra ensayos nucleares

Se cumplen 20 años del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares. El mundo, en vilo por ocho naciones –encabezadas por Estados Unidos e Israel– que se niegan a firmarlo o ratificarlo

Privatizar el aire

Una compañía canadiense ofrece aire puro embotellado a la población china que, debido a los altos índices de contaminación en el país asiático, han convertido la compra de este producto en la nueva moda. Vitality Air ha pasado de vender aire embotellado en una estación de esquí a atender la enorme demanda de clientes chinos.

La OTAN, implicada en el suministro de drogas y armas al terrorismo

Hasta los secretos mejor guardados acaban saliendo a la luz. El gobierno de Bulgaria fue sorprendido con las manos en la masa cuando –a pedido de la CIA– garantizaba drogas y armamento a Al Qaeda y el Emirato Islámico, tanto en Libia como en Siria. El caso es particularmente grave, sobre todo teniendo en cuenta que Bulgaria es miembro de la Unión Europea y de la OTAN.

Atentado contra Reagan-Wojtyla: ¿duelo de mafias?

En la entrega anterior se describieron, con los detalles disponibles, los atentados contra el entonces presidente estadunidense Ronald Reagan y contra el jefe del Estado vaticano Karol Wojtyla, Juan Pablo II

Interpol, usada con fines políticos

Algunos gobiernos utilizan a la Interpol para perseguir a sus opositores y a activistas defensores de derechos humanos. La institución expide Notificaciones Rojas, incluso, contra periodistas

¿Guerra contra Irán, Irak y Siria?

La opinión pública mundial comienza a ver más claramente la realidad de la guerra contra Siria. Después de tanta desinformación de la prensa comercial, aparece la cruda realidad: una guerra por encargo fomentada y financiada por un grupo de potencias imperialistas, una guerra geopolítica donde se lucha por el control de los corredores energéticos del gas y del petróleo. Hasta el día de hoy, Estados Unidos y sus aliados siguen calculando qué hacer para ganar una guerra con la que creen poder reactivar sus desgastadas economías, pero en realidad se trata de una aberración donde nadie va ganar ni económica ni éticamente nada

Cinco tesis sobre Assange, Manning y Snowden

El asunto de divulgar información reservada no se trata de revelar secretos, sino de la no violencia y la lucha de la desobediencia civil contra los grandes males sociales.

Mentiras para justificar una guerra

Los evangelistas israelíes a favor de una guerra contra Irán están todavía de moda, y sus mentirosas recetas propagandísticas todavía seducen a muchos neoconservadores y demócratas en Estados Unidos y el Occidente europeo. La mentira para justificar una guerra contra Irán puede todavía funcionar, como fue en su época el falaz pretexto de la bomba atómica de Saddam Hussein para invadir Irak. Pero habría que analizar más de cerca el impacto mediático de la mentira –y no la supuesta bomba– para neutralizarla como “arma de destrucción masiva”, de control del pensamiento y sentimiento de los verdaderos intereses de los pueblos pacíficos del mundo, tal como nos advirtió el sabio maestro José Saramago