Y ahora… la opacidad

Vamos de mal en peor, no obstante lo que diga la propaganda gubernamental