Lunes negro

Las crisis no llegan súbitamente. Se van incubando poco a poco y, “de repente” para aquellos que son ciegos, explotan. La que estalló el pasado 8 de agosto se disimulaba desde 2008, cuando las impunes calificadoras internacionales, básicamente Standard & Poor’s, aparentemente no vieron lo que se presentaba en algunas aseguradoras, bancos y sistemas financieros.