Niños migrantes, un asunto de derechos humanos y no de seguridad nacional

México debe dejar de ver el problema migratorio como un asunto de seguridad nacional, para considerarlo un asunto de derechos humanos.