Contralinea

Fideicomiso del NAICM, el cuarto “cochinito” más oneroso del gobierno

El Fideicomiso para el Desarrollo del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad del México (NAICM) ocupa el cuarto lugar en la lista de los 25 cochinitos presupuestales más onerosos del gobierno federal, y se relaciona con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Río 2016: Slim pactó “lucro sustancial” con Canal 22

Por la transmisión de los Juegos Olímpicos de Río, Canal 22 pagó a América Móvil con espacios publicitarios. Por ello, Carlos Slim promocionó sus empresas e incluso difundió contenidos por el “canal cultural de México”. AMX habría calculado una ganancia de 35.4 millones de dólares

Río 2016: Canal Once beneficia a Carlos Slim

A título gratuito, el convenio entre América Móvil y Canal Once –clasificado como confidencial– para la transmisión de Río 2016. Antes de iniciados los Juegos, el Inai garantizó opacidad a las televisoras públicas en sus tratos con Slim

Aumenta opacidad en Pemex por reforma energética

En total hermetismo, y como consecuencia de la reforma energética, la Secretaría de la Función Pública dejó de fiscalizar a Pemex Exploración y Producción. Además, extinguió el Órgano Interno de Control en III Servicios, filial de la petrolera. Con ello, son tres las contralorías clausuradas en Petróleos Mexicanos

Inminente cambio de director en PMI Comercio Internacional

En Petróleos Mexicanos (Pemex) preparan un cambio de rumbo para la filial que maneja los multimillonarios recursos obtenidos por las ventas de hidrocarburos en el extranjero: PMI Comercio Internacional.

En la opacidad, 500 mil millones de Pemex

Mientras Función Pública exime a empleados de filial de Pemex declarar patrimonio, Inai determina que los negocios de la petrolera –por más de 500 mil millones de pesos– vinculados a empresas offshore no son sujetos de la Ley de Transparencia

La CIA “a la mexicana”: el Cisen en misiones en el extranjero

Confirmado: el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), nuestro aparato de inteligencia civil, no sólo se dedica a “proteger” a la nación desde las 32 entidades que integran la República Mexicana. Émulos de sus pares de la estadunidense Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su sigla en inglés), a nuestros arrojados agentes secretos les alcanza para meter sus narices y penetrar un número indeterminado de países y, desde ahí, hacer lo que saben para que nadie atente contra el régimen… perdón, el Estado mexicano.

Los multimillonarios fondos ocultos de la CFE

Comisión Federal de Electricidad (CFE) enfrenta una de las peores crisis económicas de su historia –prácticamente está en quiebra técnica–, por la apertura del sector energético a la iniciativa privada. Aún así, en 2015 destinó 3 mil 846 millones 552 mil 318 pesos a cuatro de los seis fideicomisos que mantiene vigentes.

Las Afore juegan a los volados con ahorros de trabajadores

Ninguno de los promotores en el Congreso de la Unión a las reformas del Fondo Nacional de Pensiones de los Trabajadores al Servicio del Estado (Pensionissste) se tomó la molestia de informar a los directamente interesados los pormenores en el cambio de modelo para el manejo de los fondos de su vejez, como la opacidad y los cobros onerosos que les esperan en la operación individual de sus cuentas y que desde 1997 ha permitido a las administradoras de fondos para el retiro (Afore) obtener multimillonarias ganancias con el manejo discrecional de un dinero del que disponen de manera arbitraria y, cual si se tratará de una ronda de volados, apuestan irresponsablemente en la Bolsa de Valores a través de las llamadas “inversiones de riesgo”, sin que el Estado ni los legisladores metan al orden a los irresponsables banqueros y eviten que los ahorros de millones de trabajadores puedan esfumarse en los próximos años.

Organismos de seguridad nacional, fuera de control social

“Seguridad nacional”, el ardid para eludir la ley. En México, los organismos de inteligencia –civil y militar– no rinden cuentas del dinero público que ejercen ni de su desempeño profesional. Con frecuencia, estos organismos son utilizados para espiar ilegalmente a los adversarios políticos del régimen en turno y violar derechos humanos.