¿Negociar con la mafia o la vía policiaco-militar?*