Justicia laboral, ni pronta ni expedita

Para los trabajadores mexicanos, la justicia laboral no resulta ni pronta ni expedita: un asunto llevado a juicio puede llevar años sin ser resuelto. Así le ocurrió a un trabajador del SITUAM que, tras un proceso iniciado desde hace 4 años y luego de lograr su “reinstalación”, se ha enfrentado a un limbo de 19 meses: sin salario y sin actividades. Para los patrones, absoluta impunidad. El hecho es una práctica común en las juntas de Conciliación y Arbitraje, revelan expertos.