Contralinea

Voto personal, libre, directo y secreto para elección de directivas sindicales: SCJN

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ratificó la constitucionalidad de diversos artículos de la Ley Federal del Trabajo relativos a promover “prácticas democráticas, de transparencia y rendición de cuentas al interior de las organizaciones sindicales, lo que da total estabilidad e institucionalidad a los mecanismos derivados del nuevo modelo laboral”, informó el… Seguir leyendo Voto personal, libre, directo y secreto para elección de directivas sindicales: SCJN

El pacto de silencio y la destrucción de archivos, aún vigentes

La impunidad de la mayoría de los crímenes cometidos en el pasado (y el día de hoy) por servidores públicos se finca en el pacto de silencio, es decir, en el acuerdo entre los perpetradores para protegerse entre ellos a cambio de ventajas económicas o de otra índole. Y este pacto de silencio es posible… Seguir leyendo El pacto de silencio y la destrucción de archivos, aún vigentes

Aumenta opacidad en Pemex por reforma energética

En total hermetismo, y como consecuencia de la reforma energética, la Secretaría de la Función Pública dejó de fiscalizar a Pemex Exploración y Producción. Además, extinguió el Órgano Interno de Control en III Servicios, filial de la petrolera. Con ello, son tres las contralorías clausuradas en Petróleos Mexicanos

Los viáticos para los agentes secretos

Para el cumplimiento de los servicios que presta el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) al Estado mexicano, no hay política de austeridad que valga. Y es que estamos hablando de los servicios de inteligencia civil para preservar la “¡seguridad nacional!”: la palabra mágica con la cual todo se justifica, desde la entrega de millonarios recursos hasta la falta de rendición de cuentas en el ejercicio de los mismos.

Capitalismo neoliberal: criminales que no rinden cuentas

Hace retroceder a la ciudadanía a la década de 1920, además de cegarse por aumentar sus beneficios más y más a costa de la mayoría de la gente común, claro, caiga quien caiga. También destroza la economía y se carga la Tierra. Y lo hace todo sin que le tiemble un párpado.

Organismos de seguridad nacional, fuera de control social

“Seguridad nacional”, el ardid para eludir la ley. En México, los organismos de inteligencia –civil y militar– no rinden cuentas del dinero público que ejercen ni de su desempeño profesional. Con frecuencia, estos organismos son utilizados para espiar ilegalmente a los adversarios políticos del régimen en turno y violar derechos humanos.

Opacidad y violación a los derechos humanos en nombre de la “seguridad nacional”

Espionaje ilegal, ausencia de rendición de cuentas, violación a derechos humanos, impunidad, falta de control social, ineficiencia… Definiciones que surgen de especialistas, legisladores y de los propios funcionarios cuando se trata de analizar seriamente el desempeño de las instituciones mexicanas encargadas de la seguridad y la defensa nacionales, que tan sólo para 2013 cuentan con un presupuesto que rebasa los 73 mil millones de pesos.

En las cámaras, 250 grupos de cabilderos al servicio de trasnacionales

Grandes empresas y trasnacionales invierten millonarios recursos en más de 250 personeros que pululan en los pasillos, restaurantes y hasta en los sótanos de las cámaras legislativas para convencer a diputados y senadores de promover iniciativas, reformar artículos constitucionales o detener aquellas modificaciones a la ley que no estén a su favor. Trabajan sin estar apegados a un código de ética; tampoco están obligados a la rendición de cuentas. Su principal herramienta es la manipulación. Mientras, hasta 26 iniciativas de ley para regular el lobbying se encuentran en la congeladora del Poder Legislativo federal

PGR: historias de corrupción e impunidad

El abogado chihuahuense Marcos Molina Castro conoció las entrañas de la corrupción y la impunidad en los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón. La razón es que primero fue contralor en la Procuraduría General de la República (PGR) y después en la Comisión Federal de Electricidad.