La Montaña va a la Ciudad de México

Vienen de la Montaña y la Costa Chica de Guerrero. Dejaron sus laderas de neblina. Traspusieron sus cerros húmedos, atravesaron ríos. Y en caravana, por carretera, llegan a hacerse escuchar al corazón del país, la Ciudad de México.