Lecciones de historia a la tecnocracia: López Mateos y la soberanía energética