De un golpe de Estado a otro

Tres años después del golpe de Estado institucional que derrocó en Honduras al presidente democráticamente electo Manuel Zelaya, un golpe similar expulsa de la presidencia de Paraguay a Fernando Lugo, igualmente electo según las reglas del sufragio universal. Lugo también fue visto como un estorbo por Washington y la oligarquía local