Síguenos en redes

Ataques en Rafah han destrozado el mayor centro de refugiados: Unrwa

Ataques en Rafah han destrozado el mayor centro de refugiados: Unrwa

Organismos de las ONU advirtieron que la Franja de Gaza “está a punto de presenciar una exposición en muertes de niños por hambre"

Los ataques aéreos del ejército israelí en Rafah han cercenado el más grande albergue de la Agencia de la Organización de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (Unrwa por su sigla en inglés), advirtió esta mañana la organización a cargo del comisionado Philippe Lazzarini.

En consecuencia, miles de palestinos han tenido que volver a desplazarse, en medio de los incesantes bombardeos que han sido desplegados en la Franja de Gaza. Con ello, tras haber sobrevivido más de cien días, muchos refugiados están en la búsqueda de un refugio y al borde de la hambruna.

Por su parte, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), Volker Türker, reiteró su preocupación al señalar que alrededor de 1 mil 500 millones de palestinos están hacinados contra la frontera egipcia sin ningún lugar más al que huir.

En ese contexto, señaló que el asedio generaría una alta probabilidad de que varios civiles –en su mayoría recién nacidos, niños y mujeres– terminarían muertos o heridos. “Hoy, lamentablemente, dada la carnicería causada hasta ahora en Gaza, es totalmente imaginable lo que les espera en Rafah”.

Mientras que el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, afirmó que la ayuda humanitaria es insuficiente. “Hasta ahora, hemos entregado 447 toneladas métricas de suministros médicos a Gaza, pero es una gota en un océano de necesidades que sigue creciendo cada día”.

De igual manera, advirtió la saturación del poco servicio hospitalario, lo cual ha generado el desabasto de medicamentos, así como de insumos médicos y escasez en el personal. “Los trabajadores sanitarios están haciendo todo lo que pueden en circunstancias imposibles”.

La ofensiva del ejército israelí ha agravado la situación de la población palestina. A pesar de los múltiples llamados de las autoridades internacionales por poner un cese al fuego, el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, ha hecho caso omiso. Por el contrario, ha ordenado expandir la ofensiva y continuar con el ataque contra Hamas.

Te puede interesar: Franja de Gaza y el triunfo de la distopía