Síguenos en redes

Brasil abre un nuevo camino en la lucha mundial contra las noticias falsas

Brasil abre un nuevo camino en la lucha mundial contra las noticias falsas

Brasil abre un nuevo camino en la lucha mundial contra las noticias falsas
FOTO: 123RF

El gobierno de Lula estudia cómo acotar las capacidades de desinformación y manipulación de los poderes fácticos de Brasil. Sobre todo, de aquellos ligados al alto sector empresarial con ideología fascista. El tema es polémico porque se relaciona directamente con los derechos a la libertad de expresión y de difusión de las ideas

Río de Janeiro, Brasil. Mientras las Fuerzas Armadas y la policía desarticulaban la insurrección del 8 de enero en Brasilia y encarcelaban a más de 1 mil alborotadores, los rumores se disparaban en Brasil.

Como era de esperar, los simpatizantes del derrotado presidente Jair Bolsonaro estaban convencidos de que los vándalos eran las víctimas. Las redes sociales y los grupos de mensajería privada se llenaron de historias de atroces abusos policiales, detenciones arbitrarias y centros de detención similares a “campos de concentración”.

Los influencers de la derecha alternativa brasileña se inspiran en gran medida en sus homólogos estadunidenses.

Al igual que los conspiracionistas estadunidenses especularon con que los antifascistas y el Estado profundo estaban detrás del asalto al Capitolio el 6 de enero de 2021, algunos canales de medios sociales de derechas culparon del asalto a los “tres poderes” –el palacio presidencial, el Congreso y el Tribunal Supremo– a provocadores de izquierdas, que según ellos se habían infiltrado en el movimiento para difamarlo.

La diputada federal Bia Kicis, fiel aliada de Bolsonaro, anunció en Twitter la muerte de una anciana bajo custodia policial. Era mentira, pero no importa, el tuit acumuló 1.1 millones de visitas antes de que aparecieran los fact-checkers. Los excitables luchadores online de la extrema derecha brasileña no tienen rival en el campo de batalla de la posverdad.

Después de todo, los reaccionarios de derechas brasileños han tenido mucha práctica difundiendo desinformación. En los 4 años transcurridos desde que Bolsonaro llegó al poder en 2019, la mayor democracia de América Latina se ha convertido en un hervidero de noticias falsas y teorías conspirativas, con muchos paralelismos con Estados Unidos.

No faltan mentiras en todo el espectro político del país, pero la derecha dura marca el ritmo. En la campaña de las elecciones generales de 2022, esto significó compartir rumores irracionales, difamaciones, golpes bajos y mentiras descaradas, así como lanzar alabanzas a la ciencia basura y hablar mal del elogiado sistema de voto electrónico de Brasil.

Los llamados “bolsonaristas” publicaron aproximadamente el triple de vídeos en YouTube que los leales a Lula y los medios de comunicación de izquierda, centro y convencionales, según una investigación del equipo de seguridad digital del Instituto Igarapé, un think tank brasileño.

Los canales de extrema derecha en YouTube también generaron más de 1 mil millones de visitas en las redes sociales entre agosto y octubre de 2022, y una participación igualmente entusiasta entre los seguidores de Facebook e Instagram.

La Fiscalía General de la República debe ahora cumplir su promesa de evitar que la fiscalización se convierta en censura.

El tercer periódico brasileño, O Estado de São Paulo, destacó que el objetivo preferido de la extrema derecha era el Tribunal Supremo, que, según informó, fue objeto de un aluvión de “amenazas, insinuaciones y mucha desinformación” por sus sentencias destinadas a frenar las noticias falsas.

Aunque los falsarios partidistas no consiguieron cambiar el curso de las elecciones, contribuyeron a garantizar que la victoria en segunda vuelta de Luiz Inácio Lula da Silva, que ganó por solo 2 millones de votos, fuera la más ajustada desde el retorno de la democracia electoral a Brasil a finales de la década de 1980.

Una encuesta realizada poco después de los disturbios del 8 de enero mostraba que casi  40 por ciento de los brasileños seguía creyendo que Bolsonaro había ganado las elecciones presidenciales. El hecho de que los alborotadores de Brasilia camuflaran su fallido intento de insurrección con los mismos engreimientos no hace sino alentar la táctica de armar la desinformación y la información engañosa.

No es de extrañar, pues, que una de las primeras medidas de Lula como presidente fuera lanzar una ofensiva contra la desinformación: la Fiscalía Nacional de Defensa de la Democracia. Al encargar a la Fiscalía General la supervisión de la nueva oficina, el gobierno envió un mensaje inequívoco: Brasilia está decidida a ganar la guerra contra las noticias falsas.

La iniciativa provocó una feroz reacción de la extrema derecha y de algunos defensores de la libertad de expresión, que acusaron al gobierno de crear un orwelliano Ministerio de la Verdad para promover la censura.

Pero no es sólo la extrema derecha la que recela de la nueva oficina de Lula.

Los activistas de los derechos digitales han expresado su preocupación por lo que constituye “desinformación”, quién decide qué opiniones constituyen provocación y qué poderes tendrá la oficina para vigilar esto.

Se trata de un tema común en todo el mundo: gobiernos, empresas y activistas de todo el globo luchan no sólo por contener la desinformación, sino por definirla.

La Fiscalía General de Brasil ha redactado su propia definición: “Mentira intencionada voluntaria con la intención de perjudicar el orden público”.

Es una descripción tan amplia como imprecisa.

La desinformación, según el fiscal general, incluye cualquier contenido destinado a promover ataques deliberados contra “miembros de los poderes públicos”. Un mandato tan amplio ha provocado el rechazo de políticos de la oposición y defensores de los derechos cívicos, que temen que pueda utilizarse para silenciar a los opositores y fomentar la censura.

Los legisladores brasileños son conscientes de los riesgos inherentes a un mandato impreciso. Les preocupa que la nueva autoridad pueda ser una invitación al aventurerismo jurídico, cuando no a la arbitrariedad absoluta. También podría invitar a una multitud de desafíos legales que sólo un abogado podría desear.

La Fiscalía General ha tomado nota y ha prometido que no tiene intención de extralimitarse.

FOTO: 123RF

Una primicia mundial

Brasil no es el único país democrático que lucha contra la falsedad digital. Las autoridades públicas de la India también están considerando prohibir cualquier noticia considerada “falsa” en las redes sociales. Sin embargo, las peculiaridades de Brasil lo han convertido en un ejemplo de experimentación política, improvisación y falsos comienzos.

El país no es sólo una democracia vibrante y bulliciosa, es también una sociedad hiperconectada de unos 216 millones de habitantes, según las últimas estimaciones del censo, con unos 118 teléfonos móviles por cada 100 habitantes, el quinto mercado mundial de medios sociales y con poca paciencia para las fuentes convencionales de noticias.

Brasil padece una política disfuncional –23 partidos tienen escaños en el Congreso Nacional y el Senado, lo que convierte cada debate en una pelea en la jaula– y una desconfianza cada vez mayor en el gobierno, especialmente entre los votantes jóvenes.

Todo ello favorece a los populistas más rastreros, que juegan de cara a la galería, convirtiendo a Brasil en una fábrica de exageraciones y bulos amplificados algorítmicamente.

Pero tras años de toxicidad en Internet, Brasil quiere mostrar al mundo cómo contraatacar.

La rápida contención de los chanchullos en Internet por parte del Tribunal Supremo –acabando con las noticias falsas y sancionando ocasionalmente a sus proveedores– durante la temporada electoral de 2022 constituye sin duda un modelo para otros países. Sin embargo, no será fácil ganarse el apoyo de los ciudadanos.

Si bien hay pocas dudas sobre el impacto en el mundo real de la desinformación maliciosa –consideremos el negacionismo de las vacunas sancionado por el Estado que hizo de Bolsonaro en el país con la segunda cifra más alta de muertes por Covid–, no hay consenso entre los brasileños sobre cómo abordar uno de los problemas más nuevos e intratables de la democracia.

Como ocurre a menudo en la política brasileña, parte del esfuerzo por contener la desinformación es también personal. La represión institucional de Lula sigue a una batería de amenazas y ataques en línea por parte de turbas derechistas contra jueces del Tribunal Supremo y sus familias.

Gran parte de la furia se centra en un solo hombre: el juez Alexandre de Moraes, exsecretario de Seguridad Pública de São Paulo.

Desde que fue nombrado miembro del Tribunal Supremo en 2017, Moraes ha adoptado una postura dura contra las noticias falsas. Ha ordenado que se encarcele a los difusores de noticias falsas, que se multe a quienes las financian y que se eliminen decenas de cuentas de redes sociales supuestamente sediciosas de derechas.

Moraes se ha vuelto tan omnipresente que, durante un seminario en línea, la analista política brasileña Beatriz Rey, de la Universidad del Estado de Río de Janeiro, lo llamó, solo medio en broma, “el protector del reino”, como el señor de Juego de Tronos.

Aunque la cruzada de Brasil para acabar con la desinformación es ampliamente admirada, también inspira aprensión. Aunque los brasileños de izquierdas señalan que la mayoría de los jueces de Moraes acaban respaldando sus decisiones, nadie más en la cúpula del país ha asumido el papel de vengador con tanta seriedad.

Se ha sugerido que la inspiración de Moraes es otra personalidad jurídica controvertida: Sergio Moro, el exjuez que presidió el escándalo de corrupción Lava Jato (Lavado de Coches), pero que cayó en desgracia por extralimitarse en el ejercicio de sus funciones en fallos considerados parciales.

“Moraes esgrime la misma pluma poderosa [que Moro]”, afirmó Claudio Lucena, académico de la Universidad Estatal de Paraíba que forma parte del Consejo Nacional de Privacidad y Protección de Datos.”

Sí, la mayoría de los jueces suelen respaldarle, pero nadie tiene el valor de “tomar la iniciativa”, dijo Lucena, haciéndose eco de los críticos que han acusado a Moraes de poner a prueba los límites de la ley.

Aunque la hiperactividad de Moraes molesta a los críticos, pone de relieve la desconfianza de otras instituciones nacionales.

Los legisladores federales han estado vacilando sobre un proyecto de ley para frenar las noticias falsas y el llamado “gabinete del odio”, una granja de trolls para el discurso del odio que ha estado operando desde 2021 y que al parecer está supervisada por el segundo hijo de Bolsonaro, Carlos.

En lugar de investigar las denuncias de difamación digital, incitación a la violencia y contenidos maliciosos, el fiscal general de Brasil ha escondido la cabeza bajo el ala.

La lasitud oficial ha forzado la mano del Tribunal Supremo, que ha intervenido con avidez. Parte del problema es el mandato imposible del máximo tribunal, que actúa simultáneamente como tribunal constitucional, última instancia de apelación del país y tribunal de primera instancia para los cargos electos que gozan de inmunidad judicial en los tribunales inferiores.

El resultado es una lista anual de decenas de miles de casos, que confiere poderes desproporcionados a los 11 jueces, cada una de cuyas palabras es difundida, analizada y puesta en la picota dentro de Internet y afuera.

El Congreso fomenta la extralimitación judicial recurriendo sistemáticamente las derrotas legislativas ante el más alto tribunal. Estos procesos son onerosos. De hecho, Brasil tiene el Poder Judicial más caro del mundo en paridad de poder adquisitivo.

Sin embargo, sería engañoso reducir la respuesta de Brasil a la desinformación en línea únicamente a Moraes. La creación de la nueva oficina forma parte de un esfuerzo continuo del poder judicial y de grupos de la sociedad civil para eliminar las noticias falsas, las conspiraciones y el discurso de odio de las plataformas de las redes sociales. Una nueva Oficina de Coordinación de Derechos Digitales, dependiente del Ministro de Justicia, también se sumará a la lucha.

El año pasado, el Consejo Nacional de Justicia y el Supremo Tribunal Federal de Brasil, junto con más de una docena de agencias y organizaciones, lanzaron un panel multisectorial para concienciar a la opinión pública sobre los riesgos de producir y compartir desinformación.

La campaña #fakenewsnao (#nofakenews) ha llegado a decenas de millones de personas. Mientras tanto, el máximo tribunal electoral del país ha firmado acuerdos con las principales empresas de redes sociales para tomar medidas contra la desinformación y crear un observatorio dirigido por la sociedad civil para vigilar e informar sobre contenidos peligrosos online.

Los disidentes de extrema derecha incluyen al legislador federal y vástago de Bolsonaro, Eduardo, así como a muchos derechistas de partidos dispares fuera de la burbuja de Bolsonaro, como los legisladores federales Kim Kataguiri, del liberal conservador União Brasil, Lucas Redecker, del Partido de la Social Democracia Brasileña, y Adriana Ventura, del libertario Novo.

Su principal preocupación es el riesgo de que el gobierno de Lula cree un sistema de vigilancia al estilo del Gran Hermano para espiar a los adversarios y coartar la libertad de expresión, además de confundir la opinión con la incitación criminal.

En Brasil, el debate sobre cómo regular los daños digitales se está calentando. Con varias disposiciones del decreto presidencial aún por determinar, la Fiscalía General debe cumplir su promesa de evitar que la supervisión se convierta en censura.

Al mismo tiempo, políticos y personas influyentes que han convertido las noticias falsas, las conspiraciones y el discurso del odio en un nicho de negocio están apuntando sus armas digitales contra la nueva oficina.

En cualquier caso, mientras los legisladores y jueces brasileños abren nuevos caminos, los gobiernos de todo el mundo estarán muy atentos.

Hay mucho en juego, y no sólo en Brasil. Si las instituciones heredadas están perdiendo credibilidad en todas partes, también lo está haciendo la fe en la información online. La confianza en Internet ha caído  18 por ciento en Brasil desde 2019, uno de los descensos más pronunciados entre los 20 países encuestados por el New Institute, con sede en Alemania.

Tal vez no debería sorprender que los mercachifles de los nuevos medios, que confían en una vía rápida digital sin trabas para despachar su cantinela colérica a la plaza pública, puedan haberse convertido en su peor enemigo.

Este artículo se publicó originalmente en DemocraciaAbierta.

Mac Margolis y Robert Muggah/Inter Press Service (IPS)

Visite esta noticia en https://ipsnoticias.net/2023/01/brasil-abre-un-nuevo-camino-en-la-lucha-mundial-contra-las-noticias-falsas/

Te puede interesar: Brasil, una nación contaminada por agrotóxicos

Artículo

Tiempo de mujeres

En México, vivimos tiempo de mujeres. Actualmente, ocuparán posiciones como la Presidencia de la República y la jefatura de gobierno de la Ciudad de México.

Saber más »