Síguenos en redes

Urge reformar al Inai, fachada de la política del pillaje neoliberal: AMLO

Urge reformar al Inai, fachada de la política del pillaje neoliberal: AMLO

La crisis de corrupción que enfrenta el Inai ha quedado al descubierto con la presentación de las auditorías forenses que aplicó la ASF

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai) es uno de los varios organismos fachada creados en el periodo neoliberal o neoporfirista para solapar la política de pillaje, por lo cual urge una reforma para dejar de gastar los 1 mil millones de pesos anuales que se le destinan a esa institución, señaló esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador. Además, calificó al organismo como “un parapeto para simular honestidad y transparencia, mientras saqueaban al país”.

Consultado por Contralínea en su conferencia matutina de este 21 de noviembre –acerca de la revelación hecha por este semanario de que el Inai censuró los datos del presunto desvío de dinero público en el que habrían incurrido comisionados de ese instituto mediante las tarjetas corporativas, incluidos los cuatro actuales–, el primer mandatario señaló que el reportaje “demuestra que fueron instituciones creadas para solapar la corrupción a cambio de recibir prebendas, de recibir sueldos elevadísimos”.

Además, López Obrador recordó que “tienen un presupuesto anual por no hacer nada o por hacer estas cosas que están ustedes denunciando y que es totalmente cierto: 1 mil millones de pesos al año de presupuesto. Y son los organismos que defienden los conservadores”.

El titular del Ejecutivo federal consideró que la llamada sociedad civil –en manos de oligarcas, de la élite del poder– empezó a hablar de autonomía e independencia con el objetivo de ocultar el pillaje: “todo un discurso muy truculento, al grado que crearon este Instituto de la Transparencia, y cuando nace el Instituto de la Transparencia con [Vicente] Fox, lo primero que resuelven es mantener en secreto la lista de los empresarios que habían sido beneficiados con la condonación de impuestos”.

El presidente López Obrador recordó que luego vino el caso de corrupción de la trasnacional brasileña Odebrecht, que sobornó autoridades en toda América: “detienen al dueño, al señor Odebrecht en Estados Unidos; declara, da a conocer a aquel gobierno que había dado dinero para obtener contratos, desde luego se incluye a México. En otros países van hasta presidentes a la cárcel por ese escándalo y aquí no pasa nada. Pero no sólo eso, el Instituto de la Transparencia resuelve mantener en secreto el expediente de Odebrecht México”.

Al respecto, indicó que la trama de corrupción se reveló cuando el exdirector general de Pemex, Emilio Lozoya Austin, buscaba ser testigo colaborador de la Fiscalía General de la República y declaró cómo la empresa Odebrecht recibió un trato preferencial durante los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña.

El presidente López Obrador consideró que sí es posible prescindir del Inai, pues en el Poder Ejecutivo se cuenta ya con la Secretaría de la Función Pública, y además existen organismos autónomos como la Fiscalía General de la República, y está la Auditoría Superior de la Federación, del Poder Legislativo. Entonces, “¿para qué el instituto de la transparencia u otros institutos? Si hay necesidad de pedir información, todos estamos obligados a aportar información. Y esa es una función de la secretaría que lleva el nombre de Función Pública y no haría falta ese aparato, que es un florero, que está de adorno. Ojalá y nada más estuviese de adorno, [pero] cuesta muchísimo. Son de las reformas que hay que hacer hacia delante”.

Agregó que va a llegar el momento de hacer reformas administrativas para cancelar gastos innecesarios y duplicidad de funciones. “Y lo más importante es que ahora todo esto se ventila y se conoce, porque quienes nos están viendo o nos están escuchando, ¿qué sabían, desde que se fundó este instituto de la transparencia, sobre sus funciones? Si sabían que lo habían creado durante el presidente Fox. Pues estamos hablando de cuatro, cinco sexenios. Y estoy seguro que el 90 por ciento de los mexicanos ni sabían qué era lo del Inai. Ahora ya están más enterados, puede ser que ya lo sepa un cinco por ciento más”.

Tras advertir que existía un silencio cómplice en torno a esas instituciones creadas para la élite, la “sociedad política” y los “expertos”, insistió en que instituciones como el Inai no son del pueblo ni para el pueblo, “son instituciones fachadas para simular de que hay honestidad, hay transparencia, mientras saqueaban sin límite de ningún tipo, pero eso ya se está terminando”.