Contralinea

Valentin Villanueva

01 Abr 2021 a las 6:19 pm

La última entrevista de Cedric Escalante antes de su renuncia a la SCT

Esta semana la reportera Érika Ramírez, de Contralínea, preguntó al presidente de la República Andrés Manuel López Obrador sobre el posible conflicto de interés del hasta entonces subsecretario de Infraestructura, Cedric Iván Escalante Sauri, cuya empresa –Consultores y Constructores Escalante–mantenía contratos vigentes con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para la construcción de carreteras en Oaxaca. El primer mandatario comentó que no tenía información al respecto pero que se investigaría.

Dos días después, el titular de la SCT, Jorge Arganis Díaz-Leal, anunciaba que por acuerdo del presidente López Obrador se remplazaba al subsecretario Cedric por Jorge Nuño Lara.

En la conferencia de prensa del 30 de marzo, el presidente de la República afirmó: “es la primera vez que escucho sobre esta denuncia. Lo vamos a investigar. Conozco al ingeniero Cedric, es un buen profesional y no creo que exista este conflicto de intereses; de todas maneras, vamos a investigarlo”.

Desde el año pasado Contralínea mantenía una investigación sobre Cedric Escalante y su director general de Carreteras, Francisco Raúl Chagoya Cárdenas, por un supuesto conflicto de interés y presuntos sobornos a constructores para asignarles obras; incluso, sabíamos que en el escritorio del secretario Jorge Arganis había un delicado expediente contra Cedric, por lo que en aquel momento hicimos una amplia entrevista al entonces subsecretario de Infraestructura, que hasta ahora damos a conocer debido al cese del subsecretario por instrucciones presidenciales:

—Ingeniero Cedric, platíquenos de este fideicomiso con 3.1 mil millones de pesos abierto en Banobras para la construcción carreteras y en donde tres empresas ganaron una licitación en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en 2018, entre ellas una compañía de su propiedad –Consultores y Construcciones Escalante, SA de CV–, cuyo contrato se mantiene vigente.

—Sí, efectivamente, la noticia que conocemos es que se otorgó un contrato multimillonario por poco más de 3 mil millones de pesos, y la empresa que yo tenía en ese momento, que era Consultores y Constructores Escalante, asociado con otras dos compañías, participamos en una licitación para tratar de ganar una gerencia de proyecto, que afortunadamente nos fue otorgada en el mes de junio de 2018; o sea, el proceso empezó desde meses antes de la licitación y demás, pero en el mes de junio nos fue otorgado un contrato por 77 millones y fracción.

Lo curioso es que ese contrato era por un periodo de 730 días, es decir dos años, para tres empresas; entonces, finalmente, si hubiese tocado trabajar como empresa en esa participación nos hubiese tocado algo así como 13 millones de pesos por año.

—¿A cada una de las empresas?

—A cada una de las empresas.

—¿Eran partes iguales?

—Eran partes iguales, sí, claro. Entonces, hay una gran diferencia entre 3 mil millones de pesos y 13 millones de pesos por año. Ahora bien, aquí el tema que se ha comentado es que se está presentando algún conflicto de intereses, y yo creo que es importante aclarar esto: en 2018 y desde 2007 formé una empresa que se llama, existe todavía la empresa, Consultores y Constructores Escalante SA de CV. Esta empresa tuvo contratos a lo largo de los casi 12 años que tuvimos con ella.

En 2018, el 6 o 7 de agosto, hubo una reunión de la Unión Mexicana de Asociaciones de Ingenieros, con la presencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, y en esa ocasión el ingeniero Javier Jiménez Espriú, quien era nominado a ser secretario de Comunicaciones y Transportes, mencionó que al llegar al inicio del nuevo régimen, él le estaría proponiendo al señor presidente el acompañarse con varios ingenieros, entre otros un servidor.

Consecuentemente, a partir de agosto y habiendo sido nominado, que no nombrado, me aboque a definir cuál era la estrategia hacia con la empresa. Y la estrategia fue que el 12 de septiembre vendimos acciones de la propia empresa y ninguno de mi familia, ni un servidor, sigue con ella. A partir del 12 de septiembre que hubo un acta de asamblea extraordinaria, que fue protocolizada ante notario y esto hay un documento notariado, que es una escritura pública que fue documentada el 28 de noviembre de ese mismo año.

Aun cuando hubiese sido esta licitación, no de los 3 mil sino de los 77 millones divididos entre tres, pues ya no hubiese habido ningún conflicto de intereses o no existió ningún conflicto de intereses, ya que yo fui nombrado (subsecretario de Infraestructura) a partir del 1 de diciembre de 2018.

Por otra parte, también se ha mencionado en algunos medios el que una de mis hijas, que es ingeniero civil también, tenía o tiene un poder notarial y que es la que estaba operando la empresa y lo que seguía… pues es absolutamente falso. ¿Por qué? Porque en el momento en que yo dejo de participar como accionista y yo siendo el representante legal de la empresa, y habiendo otorgado ese poder a mi hija, en el momento en que ya no estoy con ese poder, en ese momento automáticamente pierde su validez. Insisto, ni ningún miembro de mi familia ni un servidor participa en esta empresa.

—¿Quién se queda en poder de la empresa (Consultores y Constructores Escalante)?

—Se queda Raymundo Bautista Bañuelos como apoderado legal de la empresa.

—¿Compra las acciones?

—Sí.

—¿En cuánto las compró?

—La verdad es que yo estaba medio desesperado por retirar mi empresa, entonces el acuerdo que tuvimos fue que fuera una cuestión simbólica, pero retirando todo lo que serían los activos.

—¿Retirar todos los activos?

—Sí, fundamentalmente. Y con la amble sugerencia de que en ningún momento dado pudiera tener ningún tipo de actividad, ni cercanamente asociada, con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y de preferencia en ningún otro lugar.

—¿Y desde entonces, en los dos años, Consultores y Constructores Escalante no ha tenido contratos con SCT?

—Por supuesto que no.

—¿No hay uno solo?

—Ninguno solo. Y eso ustedes lo pueden checar en Compranet, por su puesto. Y si ha hecho algo que yo no esté enterado en otras áreas, que podría ser alguna cuestión de edificación, alguna cosa así… no estoy enterado.

—¿Por qué Raymundo Bautista Bañuelos, quien usted menciona, se queda con su empresa Consultores y Constructores Escalante, cuando él al mismo tiempo es el representante legal de otra empresa, Construcción y Asesoría de Obras y Servicios, que también participó en la licitación del fideicomiso carretero, y después aparece como representante legal de Consultores y Constructores Escalante, y hasta hay un documento en el que firma como representante legal de ambas compañías? ¿Ahí todavía no se le había cedido las acciones?

—No pudo haber firmado algún documento a nombre de Consultores y Constructores Escalante si no tuviese ya este documento donde nosotros ya no estábamos en la empresa, cuando yo ya no estaba en la empresa, y él es el que aparecía en la empresa.

—¿Por eso él aparece firmando como representante de ambas empresas en el Fideicomiso de Banobras?

—Eso puede ser. Más bien en los trabajos que tenían encomendados y que se habían ganado mediante una licitación pública. Eso es válido, y yo entendería además que lo que estuvo firmando esta persona, no lo conozco con detalle porque ya no me corresponde, era para que Consultores y Constructores Escalante no siquiera apareciendo, sino ya estuvieran cedidos los derechos o alguna cosa de esa naturaleza. Pero eso no es un impedimento legal.

—¿Todo esto que obtuvo por la venta por los activos, de los bienes que tenía la empresa, sí aparecen registrados en su declaración patrimonial?

—Sí, claro.

—¿Sí aparecen?

—Sí, por supuesto. Y ahí, entiendo yo, es donde se especifica y hay alguna nota adicional, pero no sé si eso sea público, la verdad no lo tengo claro, donde se dice que ya el firmante, o sea, el que presenta la declaración patrimonial, ya no continúa con la empresa, ya que esta fue vendida y ya no teníamos nada que ver ni mi familia ni un servidor. En la declaración patrimonial, eso aparece como nota.

—Hace un momento me mostró la escritura ante notario de la cesión o venta de las acciones de Constructores Escalante. ¿Esta fecha cuándo fue?

—El 12 de septiembre hacemos un acta de asamblea en donde se hace este movimiento y se protocoliza, los notarios llevan su tiempo, el 28 de noviembre del 2018 -apenas cuatro días antes de que Cedric asumiera la Subsecretaría de Infraestructura en la SCT-.

—Hay otras empresas ingeniero, como Grupo Constructor Empresarial Taurus, con la cual hay una supuesta relación de sociedad y negocios de su excuñado Mario Luis Castro Pitalúa, hermano de su exesposa María de la Luz Castro Pitalúa, quien aparece asociado con Marcos Salas Contreras, socio mayoritario de Taurus, empresa que ha recibido contratos de SCT hasta este año (2020).

Lo mismo sucede con otras empresas de la familia Gordillo: Concretos Asfálticos de Campeche, Construcciones y Conservaciones Coral y Constructora Gordillo.

En el caso, por ejemplo, de Grupo Empresarial Taurus, son 11 contratos de la SCT con esa empresa entre 2006 y 2020 por 117 millones 240 mil 973 pesos, en donde son socios Marcos Salas y su excuñado Mario Luis Castro.

De la familia Gordillo están tres empresas, una de ellas, Constructora Gordillo, que recibió entre 2007 y 2020, 54 contratos por 257 millones 983 mil 63 pesos. Aquí su exesposa María de la Luz Castro mantiene una relación de amistad con Nery Gutiérrez Ramos de Gordillo y su socio y esposo Augusto Gordillo Díaz, a quien también se investiga si es operador de usted.

Otra relación de amistad es entre su hija Marilú Escalante con Amparo del Carmen Cordillo Coral y Manuel de Jesús Gordillo Zepeda, representantes de Concretos Asfálticos y Construcciones Coral.

—¿Esto llama la atención ingeniero, podríamos considerar algún conflicto de interés que empresas, por amistad y otras con su excuñado, estén vinculados en sociedades son usted y su familia, porque pudieran estar recibiendo contratos de manera especial de parte de la Secretaría donde usted trabaja?

—Yo considero que no. Y trataría yo que platicar un poco de esto. La empresa que usted menciona, efectivamente, se le dio un contrato, que yo esté enterado, a la empresa Taurus, pero, para empezar, todos los contratos están desconcentrados en los centros SCT. No son contratos que asignemos nosotros.

—¿No se asignan desde el centro, se asignan localmente?

—Es localmente. Y se hace un análisis, con todas las de la ley, en donde, bueno, se concursa, son licitaciones públicas y ahí participa mucha gente. En una de las notas que salieron en los medios, en algún momento, me asociaban y decían que era mi operador político Marcos Salas, la verdad es que no he tenido ningún interés en un puesto político.

—¿No decía operador financiero?

—Operador político. O sea, lo cual está más interesante. Pero bueno, por una parte. Por otra parte, desconozco si Marcos Salas está asociado con Mario Castro Pitalúa (su excuñado), porque este hombre falleció hace no sé cuántos años.

—¿Mario Castro Pitalúa?

—Sí.

—¿O sea, su cuñado?

—Sí.

—¿Hace cuánto?

—No tendría… ni recuerdo… ya una vez que me divorcié, lamentablemente, pues no había ninguna relación, ni con él ni con mi exesposa. Entonces, me extraña mucho que se hable de una asociación y que maneje algo el difunto. Entonces, con Taurus yo diría hay licitaciones públicas. En el ámbito nacional, la Secretaría tiene alrededor de 2 mil 400 contratos este año y el año pasado más de 3 mil, entonces, no tendría yo la certidumbre de cuánto se le dio a Marcos Salas, pero no se lo dimos ni yo, yo no firmo ningún tipo de contrato, sino este es un tema desconcentrado allá afuera. Y si está asociado con Castro Pitalúa, pues me parecería que esa asociación ya debería haber terminado porque falleció este señor, no me acuerdo ahorita hace cuánto, pero debe de tener más de 10 años, o por ahí, pero no me acuerdo.

—¿Y en el caso de la familia Gordillo?

—En el caso de la familia Gordillo yo diría, en general, uno no puede impedir que algún conocido o amigo participe en licitaciones, eso es algo que no se puede impedir. Pero en especial, usted menciona un periodo en el cual yo no estaba en la administración pública.

—Bueno son hasta 2020, cuando usted ya era subsecretario, aunque si empezaron antes.

—Un contrato fue de 2014 a 2020 y otro de 2007 a 2020. Y yo no era servidor público de 2007 a 2018, empecé hasta diciembre de 2018.

—¿Y cuando usted ya era servidor público…?

—Ah, ¿y se puede impedir que participe algún conocido o también están vetados por la ley? Eso no, no es así. O sea, nosotros podemos tener conocidos, siempre y cuando cumplan con los requisitos de ley, no debe de haber ningún problema…

—Es decir, ¿usted sí reconoce que hay una relación de amistad con la familia Gordillo?

—Con algunos de la familia Gordillo, porque Gordillo… hay un mundo de Gordillo por todos lados, que no tiene que ver con la profesora, por cierto, eh… Entonces, yo diría que sí, por supuesto… pero le diría yo cómo conozco a quién sabe cuántos empresarios.

—En consecuencia, ¿usted no otorgó, ordenó, autorizó, algún tipo de contrato para la familia Gordillo?

—Absolutamente no. ‘Nombre’, no puede ser eso. O sea, si revisan las licitaciones encontrarán, o que los órganos fiscalizadores lo revisen, lo que se van a encontrar es un procedimiento licitatorio en donde los señores ganan porque les correspondía ganar. Y además son empresas, estas como otras regionales en otros lados, que han cumplido a lo largo de los años. Entonces, no veo yo porqué un asunto de si yo tengo algún tipo de relación con algunos de los participantes o miembros de una determinada empresa, eso la invalide. No existe eso en la ley.

—¿En el caso específico de esta constructora que fue de su propiedad y después se deshizo de ella, ya no aparece en el registro público de comercio, ¿significa que ya debe haber desaparecido?

—No sabría…

—¿No sabe usted?

—No, yo no tengo nada que ver con eso.

—¿Ya no tiene registro, supongo que debe haberse disuelto?

—No sé. Ahí no le sabría decir

—¿Entonces usted no tiene relación alguna con estas empresas ingeniero?

—Pues yo la que tenía más identificada era la de Taurus. No puedo negar que en algún momento haya saludado a Marcos Salas. No sé, en algún evento de la Cámara de la Industria y la Construcción en el pasado, muy pasado… eso sí no podría yo decir. Pero que yo tenga una relación con él, en lo absoluto y lo niego totalmente.

—¿Hace dos años usted ingreso a la Subsecretaría y trajo como director general de Carreteras a quien había sido gerente general en su empresa Consultores y Constructores Escalante, Francisco Raúl Chagoya Cárdenas, ¿así es?

—Sí.

—¿La razón de esto es porque era un buen trabajador, conocido de usted?

—Sí, pero más que conocido… Sí, claro, por supuesto, conocido mío. Pero también un hombre con una trayectoria de toda la vida, o sea, igual que los señores directores… había sido presidente de Conservación, jefe de laboratorio, titular de la Unidad General de Servicios Técnicos, director del centro SCT en Guerrero, responsable del órgano de caminos en el estado de Guerrero, con el gobierno del estado. A partir ahí se incorpora a la Dirección General de Carreteras en algún momento y después se retira de la Dirección y lo invito a mi empresa como colaborador, no fue socio ni nada por el estilo. Y siendo un ingeniero conocedor, responsable, serio, etcétera, etcétera, pues así fue invitado.

—¿Hay señalamientos de que este funcionario estaría solicitando a constructoras sobornos para asignación de contratos?

—¿Qué pruebas hay al respecto?

—En la investigación las autoridades hicieron intervenciones a su teléfono celular, en donde hay mensajes en donde habla de transferencias de dinero, depósitos, en un caso habla de maletas de dinero. Recibió la maleta de la persona con que está hablando, es largo y está fechado el 8 de mayo.

—Esta parte no la conozco, pero si hay evidencias de ello lo corro de inmediato.

—¿Entonces conoce bien al ingeniero?

—A él lo conozco del ámbito de trabajo y me parece una persona responsable, seria, etcétera, etcétera.

—¿Este asunto es delicado porque se trata de alguien que tiene en su empresa y luego lo trae acá a la Subsecretaría e identifican en su teléfono supuestos sobornos…

—Muy bien, entonces que hagan las denuncias correspondientes. Si alguna de las empresas tuvo participación con él, que hagan la denuncia correspondiente, por favor. Entonces eso es lo que hay que proceder. De ser cierto, por supuesto que tendría las sanciones que le corresponden a esa mala actuación, de ser cierta.

—¿Usted tiene referencias de algún acto de corrupción de este ingeniero Chagoya?

—No.

—¿Se le ha investigado internamente por algún motivo?

—Nosotros no hacemos investigaciones internas, quien hace son los órganos fiscalizadores. Los órganos fiscalizadores son ante cualquier inquietud… que yo no he recibido por cierto del ingeniero Chagoya, como en el pasado recibí de otra gente y de inmediato lo turnábamos a los órganos fiscalizadores, en este caso no ha sido así. Pero si hubiera algún hecho fehaciente, comprobable, por favor que hagan la denuncia. Yo no tengo ningún inconveniente que se revise lo que se tenga que revisar y si hay una actuación inadecuada que se proceda en consecuencia.

—¿Podemos entrevistarlo también?

—Sí, claro. Pero yo le diría desde este momento esto, si existe y es comprobable y es de una empresa, que la empresa presente una denuncia ante todos los órganos fiscalizadores porque esos son los que revisan el comportamiento de cada uno de nosotros.

—Días después, en una breve entrevista de apenas unos 5 minutos, el ingeniero Chagoya negaba todo y molesto rechazaba también responder a las preguntas del reportero y sólo decía que no eran ciertas las acusaciones en su contra de solicitar sobornos a empresarios constructores, por lo que ahora con la salida de su jefe Cedric habrá que esperar que hace con él el secretario de la SCT, Jorge Arganis.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *