Ingrid

Arriba

Ingrid y Manuel: pobreza, miseria y el mentiroso discurso peñista para combatirlas

Ante el discurso mentiroso del peñismo para combatir la pobreza (sólo en unos cuantos municipios), la pinza ciclónica de Ingrid y Manuel que sembró la muerte y el desastre en el 80 por ciento del territorio –al arribar por el Océano Pacífico y el Golfo de México– abortó la pavorosa miseria, hambruna y el olvido político-económico en el que sobreviven varios millones de mexicanos; quienes habitan en las márgenes de los ríos, en laderas montañosas o a los costados de caminos labrados a fuerza de transitar (descalzos o con rústicos huaraches); porque presidentes municipales, desgobernadores y el presidente de la República en turno dejaron de cumplir con sus obligaciones desde que el neoliberalismo económico se implantó en 1988, y que el peñismo busca llevarlo hasta sus últimas consecuencias con su intentona de privatizar el petróleo. Del salinismo al peñismo no han importado los pobres. Es más, sobran, empezando por los indígenas y los sectores bajos de una población que ha llegado a los 115 millones. De éstos, al autoritarismo y al neoliberalismo le sobran 80 millones de mexicanos.

De la “fiesta” a la tragedia

Luego de la deslucida y neopriísta ceremonia del 15 de septiembre y el aparatoso desfile militar del 16 (en el cual destacaron los charros mexicanos, uno cuya silla de montar fue valuada en 100 mil pesos para envidia de los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación), la situación del país vuelve a ser crítica. Ahora por los fenómenos naturales Manuel e Ingrid.

en Tendencias

Tendencias

Contralínea 798

???????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????