Política  

Los investiga la ASF por el cabildeo en Pemex a favor de Oceanografía

Ana Lilia Pérez

A través de la Auditoría Superior de la Federación, una comisión de diputados busca comprobar el tráfico de influencias que han ejercido los hijos y el hermano de Marta Sahagún para conseguir contratos petroleros en beneficio de la empresa Oceanografía, a la cual Pemex le ha otorgado 101 contratos en obras y servicios por 6 mil 500 millones de pesos

 

 

 

 


Publicidad

Hijos de Marta Sahagún operan como “gestores”

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) auditará los contratos que Petróleos Mexicanos otorgó a la empresa Oceanografía, contratista de capital mexicano-estadounidense que según Manuel Bribiesca Sahagún contrató los servicios de su hermano Jorge y de su tío Guillermo Bribiesca para gestionar contratos ante la paraestatal.

Lo anterior luego de la exoneración que hizo el titular del Infonavit, Víctor Manuel Borras Setién, sobre la presunta relación de Manuel y Jorge Bribiesca con la empresa Construcciones Prácticas, beneficiaria con contratos del Infonavit, señala la diputada Martha Lucía Micher, presidenta de la Comisión Especial de la Cámara de Diputados, la cual indaga el presunto tráfico de influencias de la familia presidencial.

La legisladora explica que aunque se trata de una empresa privada ésta es contratista de Petróleos Mexicanos, y por ello será a través de la oficina a cargo de Arturo González de Aragón que se inicie un proceso de auditoría a dicha empresa para comprobar o deslindar responsabilidades sobre los parientes de la primera dama del país.

“Es una empresa que ha realizado convenios con el Estado y hay que auditarla, aunque hay una pequeña controversia por ser empresa privada; es como lo que hicimos con Provida y también hablaremos con Pemex, para saber que está pasando allí”, subraya la legisladora.

De comprobarse la relación, la diputada perredista advierte que estarían ante un hecho de corrupción por parte de los hijos de la esposa del presidente Vicente Fox, lo que podría derivar en los delitos de fraude a la nación y en uso indebido de funciones.

“La esposa del presidente, queramos o no, está utilizando recursos y tiene una oficina que la Presidencia paga, y no podemos darnos el lujo de derrochar el dinero y de hacer a la familia presidencial más rica. ¿Cuál es la necesidad de que la señora Marta quiera utilizar su situación familiar para beneficiar a sus hijos?”.

Antecedentes

 

Esta historia de presunto tráfico de influencias inicia en octubre de 2004, días en que la tensión se dejaba sentir en el piso 44 del edificio corporativo de Petróleos Mexicanos, en Marina Nacional.

El Órgano Interno de Control de Pemex Exploración y Producción (PEP) definía a qué empresa otorgaría el contrato sobre la licitación pública No. 18575108/068/04, por más de 150 millones de dólares para la contratación de un barco grúa que daría servicio a las plataformas en la sonda marina de Campeche.

El año pasado siete navieras se inscribieron en las bases de participación, y de éstas cuatro aprobaron la propuesta técnica, pero en la propuesta económica la que ofreció el mejor precio fue Servicios Marítimos de Campeche, S.A de C.V., propiedad del empresario tamaulipeco Ramiro Garza Cantú, dueño del corporativo Grupo Río San Juan, el cual ofertó 154 millones de dólares, en tanto que la propuesta de Oceanografía, de Amado Yáñez, era 6 por ciento superior, es decir 164 millones de dólares.

Aunque Oceanografía no era competitiva ni en calidad ni en precio, según fuentes internas de Pemex, a través de Eduardo Rosas Monroy, entonces secretario particular del director general Raúl Muñoz Leos, un hijo de Marta Sahagún y un hermano de ésta presionaron para que fuera de normatividad le fuera otorgado a Oceanografía, pues llevaban una buena participación económica si se lograba.

Así, las presiones del director general de Pemex se hicieron sentir por conducto de su secretario particular hacia funcionarios de Pemex Exploración y Producción, en donde al ver que no avanzaban las gestiones de Rosas Monroy, el mismo Muñoz Leos llamó al director general de PEP para ordenarle que el contrato se le asignara a Oceanografía S.A. de C.V. porque era una petición de Los Pinos.

Sin embargo, luego de varias semanas de cabildeos internos y ante las presiones de la prensa, el fallo del Órgano Interno de Control, avalado por la Secretaría de la Función Pública, otorgó el contrato a la empresa Servicios Marítimos de Campeche, que por su propuesta técnica y monto económico era la mejor opción para Pemex.

Unas semanas después, Muñoz Leos fue destituido del cargo al que llegó por designio del presidente Vicente Fox.

 

La entrevista con Manuel Bribiesca

 

El primogénito de Martha Sahún, Manuel Bribiesca, relató al periodista Miguel Badillo la intervención de su hermano Jorge y de su tío Guillermo para presionar a Pemex en la asignación de contratos petroleros.

“Te debo decir que sí; mi hermano (Jorge Bribiesca) y mi tío (Guillermo Sahagún) llamaron a la Dirección General de Pemex para que le dieran un contrato a Oceanografía. Eso sí, siempre con apego a la legalidad, mediante concurso. Esa empresa dedicada a trabajos petroleros. Mi hermano y mi tío conocen bien a los dueños. Así que no tiene nada de malo que soliciten en Pemex que se tome en cuenta a Oceanografía para ese contrato”, reconoció en entrevista Manuel Bribiesca.

Dicho contrato, dijo el mayor de los Bribiesca, les representaría utilidades por 100 millones de dólares. El “favor” que se pidió a la Dirección General de Pemex surgió “por la relación de Jorge Bribiesca y Guillermo Sahagún que tienen con los dueños de Oceanografía”.

Ante dichas declaraciones, la diputada Micher Camarena señala que la Comisión auditará más de cien contratos que Petróleos Mexicanos ha otorgado a Oceanografía.

Y es que luego de ser una empresa prácticamente vetada en Pemex, en lo que va del sexenio foxista Oceanografía se ha beneficiado con 101 contratos cuyo monto asciende a 6 mil 500 millones de pesos.

A pesar de que la empresa arrastra un negro historial en la paraesatatal y su repunte como prestadora de servicios y obra pública coincide con la llegada de Martha Sahagún y Vicente Fox a Los Pinos.

 

La empresa Oceanografía

 

Fundada en 1979 como compañía naviera, Oceanografía (RFC OCE791214330) es dirigida por Amado Yáñez Ozuna y su hijo Amado Yáñez Correa, y tiene participación de la empresa norteamericana Otto Candy. Según información de la paraestatal, la empresa es proveedora número 1172 de Pemex, como naviera que ofrece servicios marítimos y obra pública, y mantiene oficinas en cuatro ciudades del país.

En la ciudad de México en Insurgentes Sur 300, despacho 1406, colonia Roma; en Ciudad del Carmen, Campeche, en Calle 26 “A”, López Mateos, Manzana D, Lote 2-A, Puerto Industrial Pesquero Laguna Azul; en Coatzacoalcos, Veracruz, en Salvador Díaz Mirón 1912, Colonia María de la Piedad; en Dos Bocas, Tabasco, en Prolongación Santos Degollado 1127, colonia Limoncito, Paraíso, Tabasco.

Sin bien Oceanografía lleva más de dos décadas como prestadora de servicios de la paraestatal, con el transcurrir de los años también se ha hecho de un negro historial al interior de Pemex, sobre todo en la zona de plataformas.

La participación de la familia presidencial en Oceanografía coincide también con el repunte de la empresa en México, ya que hasta hace algunos años la naviera estaba prácticamente vetada en Pemex por prácticas ilegales, indican fuentes de los órganos internos de control.

Fue durante el primer año de Muñoz Leos al frente de la paraestatal y de que la familia Fox arribara a Los Pinos, que la empresa recibió nuevos contratos de Pemex, la mayoría por adjudicación directa.

El primer contrato otorgado a Oceanografía en la administración de Muñoz Leos fue el No. 4130008040, por 44 millones de pesos, por concepto de “servicios” en la región de Perforación Marina de Pemex Exploración y Producción, vigente del 9 de marzo de 2000 al 07 de enero de 2002.

Después otro contrato número 4130008042, también para “servicios” en la misma región de Pemex, por 5 millones de dólares.

Luego el contrato 24FNMD1951, para el alquiler del remolcador Atlantic Ash; la embarcación contra incendios “Havira Charisma” (contrato No. 24FNN01951); el contrato No. 418812800 para el alquiler de la lancha rápida “Fernanda”, para el traslado de personal a plataformas; para ese mismo rubro se otorgó el contrato No. 412002869 para el alquiler de la lancha “Miss Gracie”.

Para el alquiler de la lancha “Victoria”, contrato No. 412003808; la lancha “Ana Paula”, contrato N.411002805; la lancha “Verónica”, contrato No. 411002806; la lancha “Kristing Grace”, contrato No. 411002819; la lancha “Paula Kay”, contrato No. 411002819. Y la embarcación estable para pasajeros “Sebastián”, contrato No. 54FNN01701, entre otros muchos contratos.

El contrato más amplio que tiene la empresa actualmente es el de alquiler del remolcador “Caballo Apalosa”, bajo contrato No. 412003810.

Además del alquiler de embarcaciones, Oceanografía ha recibido de Pemex contratos para monitoreo y control de obras en áreas de PEP, la mayoría por adjudicación directa, lo que ha provocado la inconformidad de otras prestadoras de servicios.

Entre los contratos por adjudicación directa están el No. 3-G-DD-A-046-Y-0-3, por 367 mil 246.86 dólares, para la supervisión y el control de la obra de dragado en el canal de navegación de acceso en Puerto Madero, Chiapas, de febrero de 2004.

Información interna de Pemex indica que los recursos para el pago de este contrato otorgado de manera directa a Oceanografía, están dentro del Fideicomiso de Infraestructura (FINFRA).

Otra adjudicación directa es la No. 3-5-DD-A-006-Y-0-3, por 77 mil 416. 99 dólares, para el levantamiento topohidrográfico de reconocimiento en el puerto de Celestún, en Yucatán.

 

Las irregularidades

 

De las prácticas ilegales de esta empresa están las irregularidades en sus sistemas de operación descubiertas por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), así como denuncias laborales.

En abril pasado, Oceanografía fue sancionada por la Profepa en dos ocasiones y obligada a pagar dos montos, uno por 24 mil 700 dólares, y otro por 336 mil 281 dólares, por los daños ocasionados por la embarcación Paula Kay a los arrecifes bajos y “bajos de en medio”, en Tuxpan, Veracruz.

En los Contratos de Servicios Múltiples, el año pasado la Dirección General de Pemex Exploración y Producción dio a conocer la licitación de 12 contratos para embarcaciones de nueva construcción.

Las beneficiadas fueron, además de Oceanografía, Náutica Saltamar, naviera de origen americano de la operadora de servicios Tide Water; la Compañía Marítima del Pacífico, dirigida por Raúl Téllez Villagra, socia de la compañía española Boluda.

En el proceso de selección, las empresas mexicanas como Samm Remolques, la Compañía Naviera Minera del Golfo (Navimin), de Javier Villegas; la Compañía Marítima del Pacífico, y Marxmex, de Grupo TMM, de José Serrano Segovia, fueron descalificadas.

La rivalidad de Oceanografía con otras navieras ha llevado también a pleitos en tribunales.

En Ciudad del Carmen, Campeche, Oceanografía enfrenta un juicio mercantil promovido por Marítima Mexicana desde 2001, que coincide también con los primeros meses de participación de los Sahagún Bribiesca en la naviera. El juicio ordinario mercantil 97/00-2001es defendido por el apoderado legal de Oceanografía, Jorge A. Angulo García.

Así, en medio de las especulaciones sobre el presunto tráfico de influencias de los hijos de la primera dama, la diputada Malú Micher señala que se auditarán los contratos para saber en cuáles de éstos han tenido beneficio los hermanos Sahagún Bribiesca.

“Seguiremos la ruta de cómo obtienen ganancias a través de la consecución de ciertos contratos y de la gestión que ellos realizan ante otras empresas y a las cuales están ellos declarando que en efecto, llevan una ganancia en relación a ese trabajo”.

La legisladora agrega que de comprobarse, “me parece un hecho absolutamente descarado, ¡Una desfachates, el colmo de la desvergüenza! pero además, si el señor (Manuel Bribiesca) está declarando, me parece que está siendo una persona absolutamente deshonesta y corrupta”.

La Comisión a su cargo, agrega Micher, actualmente recaba información al respecto, y en breve, indica, llamarán a declarar a funcionarios de Pemex “como parte de estos organismos descentralizados a los que les haremos preguntas en relación a la concesión que se da a estos contratos, o las compras que se hacen incluso de lanchas y plataformas de una empresa que no era nada- indica en referencia a Oceanografía-, que incluso tenía problemas legales y, desde mi punto de vista es un acto absolutamente de corrupción”.

La diputada federal por Guanajuato evalúa que al igual que la comparecencia del titular de Infonavit, los funcionarios que sean llamados a declarar sobre el presunto tráfico de influencias de los hijos de Martha Sahagún, utilizaran la comparecencia “para defender a los señores”.

Y es que la manera de operar de los Bribiesca, indica la legisladora, no es como socios de las empresas a partir de las cuales operan, sino como “gestores” en la obtención de contratos para otras empresas a cambio de comisiones.

“Me parece que eso es exactamente lo que tenemos que demostrar, que no va a ser fácil, pero si es demostrable con una declaración tan descarada como la del señor Bribiesca Sahagún”.

La diputada reflexiona: “Creo que las comparecencias van a tratar de lavar la imagen del presidente y no nos van a decir más que lo que ya escuchamos por parte del Infonavit, pero si le digo que jurídicamente si hay manera de proceder para que se audite directamente a través de la Auditoria Superior de la Federación a esta empresas que han sino beneficiadas con contratos”.

Por segunda ocasión Contralínea solicitó una entrevista al titular de la empresa Oceanografía, Amado Yáñez, para que hablara sobre los contratos que Pemex le ha otorgado por intervención de los hijos de Martha Sahagún, pero el empresario no accedió a dar su versión de los hechos.

Publicado: Agosto de 2005



Tu opinión:

Tu nombre:
E-mail

Escribe tu mensaje aquí:

Publicidad

ÍNDICE agosto 2005
Enviar a un amigo
Opina sobre este texto
Página de inicio


Publicidad

 

Humor
 

 

Avance Contralínea

 

Números atrasados

 

Publicidad

 

Números atrasados

 

 

 

 

Suscríbete


En la República:  

De actualidad  


 




Baja California Chiapas Chihuahua Coahuila Estado de México Guanajuato
Oaxaca Sinaloa Sonora Hidalgo Michoacán NacionalTamaulipas Veracruz Zacatecas
Revista Contralínea
Av. Juárez 88, primero piso, desp. 110 y 111. Col. Centro, México D.F.
Tels: 9149-9808 /30 /07
La otra campaña, el Ejército Zapatista y el Subcomandante Marcos
Sitios Recomendados:
| Oficio de Papel | Revista Fortuna | Los periodistas | Fraternidad de Reporteros de México |

Responsable del sitio: Gonzalo Monterrosa Galindo