Opinión

2a quincena abril 2008

Un florentino anda suelto

 

Los políticos de la modernidad son prácticamente los conservadores. Este sentido de la política los aleja lamentablemente del pensamiento y de las teorías políticas. La derecha es antigua y rudimentaria. La izquierda no abandona el tremendismo del lenguaje más arcaico de su militancia: “imperialismo”, “perros del mal”, “lacayos del imperialismo”, “los principios y los ideales”, son expresiones que no han perdido su vigencia tropical. El centro sigue aferrado a un discurso nacionalista que es el contenido ideológico del viejo Estado benefactor. Sin embargo, ningún campo de la militancia política ha dejado de hacer lecturas vernáculas de Maquiavelo

Nicolás Maquiavelo

 

No es de poca importancia para un príncipe la elección de sus ministros; que son buenos o no según la prudencia del príncipe. Y el primer juicio que nos formamos sobre la inteligencia de un señor se basa en los hombres que le rodean; y cuando son competentes y fieles se le puede reputar sabio porque ha sabido reconocer su capacidad y conservar su lealtad. Pero cuando son de otra manera hay siempre motivos para formar un mal concepto de él, ya que su primer error ha sido precisamente esta elección…
…Para que un príncipe pueda conocer a su ministro hay un procedimiento que no falla nunca: cuando veas que el ministro piensa más en sí mismo que en ti, y que en todas las acciones persigue su propio provecho, puedes estar seguro que no será nunca buen ministro ni podrás fiarte jamás de él; porque quien tiene en sus manos el gobierno de otro no debe pensar jamás en sí mismo sino en el príncipe, ni recordarle jamás cosa alguna que no sea de su interés. Y por otro lado, el príncipe, para mantenerle fiel, debe pensar en el ministro honrándole, enriqueciéndole, obligándole, confiriéndole honores y cargos para que vea que no puede vivir sin él; y al mismo tiempo los muchos honores no le hagan desear más honores, ni las muchas riquezas ambicionar más, y los muchos cargos le hagan temer los cambios. Cuando, pues, los ministros y los príncipes actúan así, pueden confiar unos en otros, si no, las cosas acabarán mal o para uno o para otro. (Nicolás Maquiavelo, “De los secretarios de los príncipes”, en El príncipe, Estudio preliminar de Ana Martínez Arancón, traducción de Helena Puigdomenech, Madrid, Tecnos, 1993, pp. 96 y 97).

 

 

Revista Contralínea / México

Fecha de publicación: 15 de Abril de 2008 | Año 6 | No. 100

 

 

COMENTARIOS

En Contralínea nos interesa conocer tu opinión sobre esta información.


Tu nombre:
E-mail

Escribe tu mensaje aquí:

 

SUSCRIPCIONES

 

 

 

NAVEGACIÓN

INICIO
Enviar a un amigo
Opina sobre este texto
Página de inicio
 




CARICATURA

PUBLICIDAD

BÚSQUEDA

 
Escribe el tema o autor que buscas en nuestro archivo.

en
Contralínea Web


 

 

PUBLICIDAD

EN LOS ESTADOS

PUBLICIDAD

ACTUALIDAD

 

 

 

 

PUBLICIDAD

 

 

 

 

 


Derechos reservados Corporativo Internacional de Medios de Comunicación S.A. de C.V.

Responsable sitio web: Gonzalo Monterrosa