AMLO propone tregua mundial de 5 años para evitar conflictos bélicos

Nancy Flores - 04 Ago 2022 a las 12:15 pm
FOTO: CUARTOSCURO

Luego de las tensiones militares que se viven entre China y Estados Unidos –tras la visita de Nancy Pelosi a Taiwan–, el presidente Andrés Manuel López Obrador propuso que los países del mundo lleguen a una tregua de cinco años que permita a todas las naciones superar la actual crisis económica, generada primero por la pandemia de Covid-19 y luego por la guerra entre Rusia y Ucrania. 

La postura de su gobierno, dijo, es que se pueda acordar entre todos los pueblos y naciones una tregua de cuando menos cinco años para poder enfrentar la crisis que afecta a los pueblos. Una tregua para que cese la guerra y las provocaciones, y que las cosas queden como están una vez que se detengan los enfrentamientos, en especial, la guerra de Rusia y Ucrania.

López Obrador agregó que luego de esos cinco años, la Organización de las Naciones Unidas podría hacer una revisión de los resultados mundiales. “Pero que todos hagamos el compromiso de no apostar a la confrontación”.

El primer mandatario destacó que todos los países tienen problemas actualmente por la falta de crecimiento y la inflación mundial, y lo que requiere este contexto no es más conflictos bélicos ni comerciales, sino impulsar las actividades productivas, crear empleos, atender a los pobres y buscar la cooperación de naciones y pueblos para el desarrollo. Por ello, reiteró: no a las provocaciones, no a la guerra.

“No queremos hegemonías. No es mucho pedirle a Estados Unidos, a Rusia, a China”, indicó el jefe del Ejecutivo federal. Agregó que ningún gobierno del mundo puede actuar de manera irresponsable y que no se pueden ver las cosas de forma maníquea, pues “no se trata de buenos y malos, se trata de tomar en cuenta la necesidad de los pueblos y poner por encima de los intereses de gobiernos y de grupos de poder económico el interés de los pueblos”.

López Obrador destacó que parece utópico pero eso es lo que se necesita, en vez de generar represalias y obstaculizar el comercio. Sobre este último punto, criticó que recientemente se desató una especie de guerra comercial en el contexto de la guerra entre Rusia y Ucrania. Al respecto, cuestionó: ¿cómo vamos a enfrentar eso, que a todos nos perjudica? No es cierto que somos independientes y que no se requiere del comercio internacional: ya es un mundo globalizado en lo económico y en lo comercial”.

El primer mandatario indicó que eso ha quedado en evidencia en países de Europa, que con el conflicto de Rusia y Ucrania están sufriendo por los precios de los energéticos, el incremento en el costo del transporte marítimo, lo que está pasando con la falta de fertilizantes para producir alimentos. Al respecto destacó que quien resulta afectado es el pueblo de todos los países.

Presidentes, jefes de Estado, legisladores, dijo López Obrador, tienen protección especial, “pero la gente que tiene que comprar las tortillas más caras o el pan, o tiene que pagar más por la luz, y que necesita el aire acondicionado o el calentador, cómo le van a hacer en el invierno; cuánta gente va a sufrir, va a tener que apretarse para resistir los fríos por ese sufrimiento. Entonces [lo que se debe buscar es] que haya paz y que podamos atender lo urgente: los grandes problemas de los pueblos en el mundo”.

Acerca de cómo se prepara México para un eventual conflicto bélico entre China y Estados Unidos, el presidente indicó que se sigue avanzando en conseguir estabilidad económica a través de la inversión. “Ayer hablé con la presidenta mundial de Citi [Jane Fraser] y su análisis es que México está entre los países más atractivos para la inversión en el mundo”. 

Sobre este encuentro con la líder mundial de Citigroup, López Obrador añadió que, en América Latina, sin duda, México es primer lugar en atracción de inversiones y es muy probable que sigan llegando inversiones foráneas y que hay condiciones en el país para el desarrollo. 

No obstante que afirmó que nos estamos preparando para una eventual situación de crisis, el primer mandatario dijo que “de todas maneras afecta la inestabilidad mundial. Además, cuánta gente pierde la vida, es desplazada”. Por ello consideró que la guerra no es un asunto para frivolidades, así como tampoco es para jugar en la ajedrez de la política en las cúpulas del poder mundial. “Es algo que tiene que ver con la sobrevivencia, con la vida misma de miles de millones de seres humanos”.

Te puede interesar: Vacunación contra Covid-19: despliegue militar y… ¿tregua del narco?