Síguenos en redes

Propaganda negra no afectó la decisión electoral de los ciudadanos

Propaganda negra no afectó la decisión electoral de los ciudadanos

Propaganda negra no afectó la decisión electoral de los ciudadanos
FOTO: CARLOS CARBAJAL/CUARTOSCURO.COM

La campaña de desinformación se empezó a tejer desde antes de las campañas electorales y los tiempos de campaña oficiales, advierte el doctor Dardo Nuebauer, en referencia a la propaganda negra de corte político que se difunde tanto en corporaciones mediáticas como en redes sociales. Para el investigador del Programa Universitario de Estudios sobre Democracia, Justicia y Sociedad (PUEDJS), “esta guerra sucia viene, prácticamente, desde todo el sexenio”.

El origen de las desinformaciones las ubica en los grupos opositores al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador. Como ejemplo, cita el caso de la vinculación que quisieron hacer entre el primer mandatario y el narcotráfico, mediante supuestos trabajos periodísticos y menajes en redes sociales. “Podemos encontrar muchos casos que nacen en el tono electoral, vienen de un trasfondo político de varios años atrás”.

Históricamente, el papel de los medios de comunicación en México ha sido trascendental en las decisiones políticas. La construcción de narrativas para desacreditar a una persona o proyecto se ha convertido en un recurso conocido como guerra sucia. Por ejemplo, en 2005-2006, cuando el entonces jefe de gobierno de la Ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció su candidatura a la Presidencia, enfrentó la campaña del “peligro para México”. Adicional a ello, el entonces presidente Vicente Fox admitió operar fraudulentamente para que Felipe Calderón “ganara”.

El doctor Dardo Nuebauer señala que después de la jornada electoral del 2 de junio de 2024, “con el periódico del lunes se podría decir, en un análisis primario, que tanta campaña de desinformación, tanta campaña de noticias falsas y de golpeteo político, sinceramente, parece que no sirvió de mucho”. Ello, por los resultados que ubican dos a uno las preferencias a favor de la doctora Claudia Sheinbaum, virtual presidenta electa.

Tras la elección presidencial, “uno podría hacer la evaluación de que no tuvo efecto en el electorado, en la sociedad o en la población esta intención de construir narrativas que pudieran socavar su poder electoral y su apoyo social su base social”.

Sin embargo, señala que la incidencia que existe de la propaganda negra en las campañas electorales no tiene que ser desechada o minimizada. Al respecto, propone una investigación exhaustiva sobre quiénes fueron los que llevaron adelante estas campañas, con qué financiamiento, con qué dinero y con qué objetivos. “Ahí es donde uno tiene que aprovechar estos momentos también para plantear estrategias a futuro en próximas elecciones”.

En este sentido también se pronunció el presidente Andrés Manuel López Obrador. En su conferencia matutina del día 10 de junio, señaló que el bloque conservador y su representante, el empresario Claudio X González Guajardo (accionista de la trasnacional Kimberly Clark), deben transparentar cuánto dinero recaudaron y gastaron durante la campaña electoral presidencial, sobre todo del extranjero.

Discursos de odio en los medios

Durante los 90 días de campañas políticas y lo que va del sexenio del presidente López Obrador, han existido personajes de la comunicación mexicana que se han declarado “críticos” al gobierno actual. Sin embargo, sus espacios propagan el odio, clasismo, racismo y violencia de género.

“Algunos de los periodistas o las periodistas que están dentro de sus programas de opinión, de noticias, dentro de los medios, vienen arrastrando un discurso conservador, elitista y por momentos racista. Hemos escuchado en debates del lunes posterior a la elección, opiniones de que ‘la gente no sabe votar’, opiniones de que ‘la gente vota por interés’, y la verdad que eso es un desmerecimiento a la sociedad mexicana”, agrega el doctor Dardo Neubauer.

Aunque los comunicadores o “líderes de opinión” escudan sus dichos con connotaciones discriminatorias en el ejercicio de la libertad de expresión y prensa, el doctor Nuebauer señala que la difusión de un mensaje que tiende a provocar odio y discriminación es un delito.

Además, señala que no hay evidencia concreta de que el gobierno haya silenciado o censurado voces opositoras, y menciona que en los últimos años se ha observado una tolerancia hacia la expresión de discursos injuriosos, noticias falsas y difamaciones contra figuras políticas. Para el investigador universitario, esta situación no representa un cambio en la libertad de expresión, pero es un generador de preocupación por la falta de consecuencias para quienes difunden este tipo de agresiones.

Igualmente, destaca que la libertad de expresión debe ir acompañada de responsabilidad y no puede servir como amparo para la difusión de información falsa o dañina. El experto considera necesario un mayor seguimiento y monitoreo de estos discursos, “especialmente cuando incitan al odio o afectan a grupos poblacionales específicos”.

En cuanto al resultado de la elección que da el triunfo a la doctora Claudia Sheinbaum Pardo, como próxima presidenta de México, el doctor Neubauer externa su preocupación sobre conductas misóginas y machistas. El doctor en ciencias de la comunicación menciona que “sería muy triste que una de las narrativas que se tomen y desarrollen sea atacar a la presidenta por una cuestión de género”. Destaca que es algo que hay que seguir atentamente, pues en otros países cuando una mujer asumió la Presidencia, “las críticas no solamente eran por su gestión, sino también por cuestión de género: que no es capacitada para representar el cargo y que tiene limitaciones [por ser mujer]. Justamente por este sesgo de género hay que prestar atención en eso y esperemos que la discusión no se vaya hacia ese lado”.

La comunicación de la próxima presidenta

En cuanto al manejo de la comunicación política de la próxima presidenta de México, el doctor Neubauer indica es importante saber cómo se va a conformar el equipo que la va a acompañar en la nueva administración, para entender cómo va a dar su desarrollo de su estrategia de comunicación.

El investigador de la UNAM señala que el equipo de comunicación y la propia doctora Sheinbaum “van a tener presente que para el presidente López Obrador fue muy eficiente la dinámica de las mañaneras; entonces, tomando esa experiencia, puede ser que la recuperen sabiendo la incidencia que tuvo en el debate público”. También expone que el perfil de la doctora es distinto al del actual primer mandatario.

Para el doctor Neubauer, la lección del 2 de junio es que la gente vota por quien le puede garantizar o prometer una mejor calidad de vida. “El factor económico es un elemento fundamental a la hora de elegir a quién votar, más allá de cuestiones políticas, cuestiones sociales de debates ideológicos, etcétera”.

Por último, resalta que el cumplimiento de las promesas de campaña de la administración saliente también se conocieron por la buena comunicación hacia la población. “El vivir un poco mejor es el punto de partida de la elección de una persona para votar a un candidato o a otro, y aquí la ciudadanía vive un proceso económico de recuperación del empleo, aumento del salario mínimo y de un bajo nivel de las tasas de inflación, acompañado de todos los programas sociales que tenemos aquí vigentes en el país”.

Te puede interesar: Encuentran nexo de Guanajuato y Chihuahua con propaganda negra contra 4T