Podrían dar 20 años de prisión a funcionarios que manipulen compras del gobierno

Con una pena de hasta 20 años de prisión se pretende castigar a los servidores públicos que simulen o manipulen procesos de adquisición de bienes y servicios en el gobierno federal; esto, para combatir la corrupción y evitar que se beneficien a “socios, amigos o familiares” de funcionarios.