La rebelión revolucionaria en Egipto

Dije hace varios días que la suerte de Mubarak estaba echada y ni siquiera Obama podía salvarlo.