Un horizonte complicado

Gaspar Morquecho* / Tercera y última parte