Contralinea

Tráfico de bienes culturales, en la impunidad

La sorpresiva renuncia de la directora general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), María Teresa Franco González Salas –de quien se dice será la encargada de dirigir la recién creada Secretaría de Cultura–, sirve para revisar un tema que, a pesar de su relevancia social y cultural, dejó pendiente durante su mandato en el Instituto: el robo de piezas arqueológicas y de arte sacro.

Saqueo arqueológico en la impunidad

México se ha convertido en un paraíso para los saqueadores: objetos arqueológicos e históricos son robados, traficados ilícitamente, dañados y destruidos año con año. Pese a que los incidentes denunciados involucran al menos 4 mil 235 piezas muebles y 106 inmuebles dañados, durante los gobiernos panistas la PGR ha iniciado únicamente 181 averiguaciones previas, apenas la cuarta parte de las que asegura el INAH que fueron abiertas durante el mismo periodo en la Procuraduría. En 12 años, ningún detenido a pesar de que hasta en internet se ofertan las piezas saqueadas