Cuando no quedan por perder más que las cadenas

Durante la Edad Media, la humanidad vivió enajenada por el pensamiento mágico-religioso que, en algunas interpretaciones, negaba la libertad y la responsabilidad de las personas sometidas a la dictadura de las castas y de los privilegios feudales. El Renacimiento y la Ilustración vinieron al rescate de los seres humanos en nombre la razón; pero sus sueños produjeron monstruos cristalizados en concepciones de la vida inhumanas por totalitarias. El pensamiento único expresa la lógica calvinista que confunde progreso con desarrollo.

Indignarse… sí. Pero también rebelarse

Éste es el saqueo global, son tiempos de grandes despojos con las luces prendidas Naomi Klein, Robo a plena luz del día.   Porque siento que la bronca me va ganando terreno/ y es allí donde me digo, si es que me gana qué haremos,/ ya somos muchos con bronca y se nos acaba el… Seguir leyendo Indignarse… sí. Pero también rebelarse