Contralinea

La crisis del agua en Chihuahua: entre el neoporfirismo y la lucha electoral

La revolución mexicana comenzó pero no concluyó su obra. Se trata de una revolución interrumpida, según Adolfo Gilly. El compositor coahuilense Humberto Galindo habría de sintetizar magistralmente esta tesis en su corrido Pablo del Monte: “Los años pasaron y Pablo del monte / Hoy no tiene donde vivir / Ni sembrar, son aún del amo… Seguir leyendo La crisis del agua en Chihuahua: entre el neoporfirismo y la lucha electoral

AMLO, líder de la revolución pasiva, ¿existe un proyecto nacional de la cuarta república?

Segunda parte. En el análisis de etapas diferentes del proceso histórico-político en México se ha utilizado antes la categoría analítica de revolución pasiva, aunque con diferencias de interpretación, en autores muy escasos. Por ejemplo: el doctor Ernesto Soto Reyes Garmendia, economista y analista, lo refiere así: una vez derrotada en México la revolución agraria y… Seguir leyendo AMLO, líder de la revolución pasiva, ¿existe un proyecto nacional de la cuarta república?

¿Existe un Proyecto Nacional de la Cuarta República? AMLO, líder de la Revolución Pasiva

El doctor en ciencias Víctor Manuel Toledo –ahora extitular de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, tras renunciar al cargo– estableció criterios que nadie se había atrevido a fijar. Lo fundamental es: i) “la 4T como tal, como un conjunto claro y acabado de objetivos, no existe”; y  ii) el gabinete “está lleno… Seguir leyendo ¿Existe un Proyecto Nacional de la Cuarta República? AMLO, líder de la Revolución Pasiva

Venezuela y la buscada imagen del caos económico

Caracas, Venezuela. La creación de una imagen económica caótica en Venezuela es uno de los objetivos de la derecha local y sus mentores en Washington, empeñados en el argumento de la llamada “crisis humanitaria” para justificar una agresión que termine con la Revolución bolivariana. Hasta ahora, aunque causa estragos dentro de la población y su… Seguir leyendo Venezuela y la buscada imagen del caos económico

A 100, la Constitución privilegia intereses del capital

Felpe Calderón y Peña Nieto, los que más han “reformado” la Constitución. El panista concretó 110 cambios y el priísta lleva 147

Los ajustes estructurales del peñismo

Son 33 ensayos que aparecen en el libro coordinado por Eliezer Morales Aragón y Juan José Dávalos López: Reforma para el saqueo, foro petróleo y Nación, con dedicatoria: “Al pueblo de México”; donde con severas críticas exploran las contrarreformas aprobadas por el Congreso de la Unión, como ajustes estructurales en el contexto de la globalización del capitalismo; aun en contra de la oposición legislativa y las manifestaciones de la opinión pública nacional. Ninguna fue sometida a consulta popular conforme a lo dispuesto en el Artículo 35, fracción VIII, de nuestra Ley Fundamental, como derecho de los ciudadanos. Son cinco capítulos-tema con la más completa panorámica de que el peñismo y los partidos del “Pacto”, más que en el estira y afloja de la democracia, se confabularon para establecer cambios constitucionales “contrarios a los principios que ella [la Constitución] sanciona”, y un gobierno contrario a la Constitución, equivalente a una rebelión que ha interrumpido su observancia. “En la forma polémica de los ensayos que aquí se presentan debemos dejar en claro que estamos convencidos de que se trata de un cuestionamiento que conlleva una gran cantidad de propuestas para liberar el gran potencial de desarrollo económico, político y social que posee nuestra nación y que merece alcanzar”.

Lo peor que podría pasarle a México es otra Revolución

Empiezan a barajarse nombres para disputarse la Presidencia de la República en 2018, a pesar de la descomposición del antiguo presidencialismo y el descrédito de los partidos, más la creciente ola de candidatos independientes, en las agitadas aguas de la crisis económica del neoliberalismo que arrastra al capitalismo mismo, como el rostro auténtico tras la máscara de aquel. Y la acumulación de problemas: pobreza masiva (55 millones que son la mitad de la población); desempleo (con 44 millones de mexica­nos en la informalidad); la corrupción de la élite en los tres poderes federales y en las 32 de las entidades; la impunidad, por las complicidades entre los gobernantes, la sangrienta inseguridad con los sicarios del narcotráfico, los feminicidios, los secuestros, las desapariciones forzadas y los abusos sexuales con la misma pederastia, para sólo mencionar a los primeros cinco asuntos del catálogo nacional, son más que suficientes para fundamentar los hechos y síntomas del descontento popular contra el mal gobierno de presidentes municipales, desgobernadores y el mismo presidente en turno, desde cuando menos Díaz Ordaz, o tal vez desde Miguel Alemán (1946-1952) hasta Enrique Peña Nieto, en lo que lleva de su período (2012-2016).

Urge un nuevo presidencialismo para enfrentar la crisis general

Durante los 90 minutos de charla que tuvo el historiador Enrique Krauze en la Feria Internacional del Libro, en Guadalajara (Reforma, 3 de diciembre de 2015), declaró que no quiere “que haya una revolución violenta, pero sí quiero que haya cambios pacíficos y rápidos para México”. Y es que negar la crisis general de la nación en todos sus frentes y no atenderla cuanto antes es casi un suicidio; pues no hay tiempo, o apenas lo hay para implantar lo que en otros países se llama instalar un “gabinete de crisis” (Bernard Schwartz, Los poderes del gobierno; volumen II: Los poderes del presidente, editado por la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México; y de Harold Zink, Los sistemas temporáneos de gobierno, Libreros Mexicanos Unidos).

Eric Hobsbawm, recreador de la historia con acento en las revoluciones

El historiador Eric Hobsbawm (1917-2012) lo es en el sentido del kantiano Robin G Collingwood (Idea de la historia y Ensayos sobre la filosofía de la historia). Fue un trabajador incansable para plantear preguntas y respuestas que hacen de la historia no un hecho congelado, sino un fenómeno para recrearlo como el pasado del presente. Y no para hacer juicios sumarios, sino para alumbrarnos y no extraviarnos en el reinicio constante de la historia que no se repite, por más semejanzas que encontremos. El método kantiano nos presenta la creación humana, individual y colectiva, como un problema a resolver por la investigación como conocimiento de las grandezas y miserias humanas, con respuestas que no son definitivas y menos absolutas. Y que historiadores como Eric John Ernest Hobsbawm proponen para discutir y encontrar respuestas a lo que la humanidad ha creado como técnica, literatura, derecho, ciencia; revoluciones, conflictos religiosos; política, música, etcétera. El objeto de conocimiento de la historia son las creaciones humanas, desde Heródoto… a Hobsbawm, cuyas investigaciones son un manantial que refresca la memoria histórica. Su obra pasa de los 40 libros, donde predomina la calidad sobre la cantidad.