Contralinea

Cuatro años más

Acertaron quienes se han vuelto los factores de poder en las elecciones: los bancos, las casas de apuesta y un nuevo gurú de las predicciones, Nate Silver. Ellos daban por seguro el triunfo de Barack Obama sobre Mitt Romney. Incluso en una proporción de dos a uno.

Elecciones en Estados Unidos: Coca Cola o Pepsi

Dos candidatos, una sola causa. En dos convenciones, en Tampa, Florida, los republicanos eligieron a su candidato Mitt Romney; y en Charlotte, Carolina del Norte, el Partido Demócrata eligió a Barack Obama. Dos opciones para conducir al imperio en una misma ruta: la dictadura de las corporaciones hábilmente disfrazada de “democracia” por la alternancia de dos partidos en el poder, para concretar los mismos fines. El bipartidismo es la dictadura modernizada; en Estados Unidos ha funcionado desde hace tiempo y ahora han logrado imponerlo en México, donde el Partido Revolucionario Institucional y el Partido Acción Nacional se turnan en el poder para seguir fielmente los dictados del gobierno en Washington, que habla de “integración”, “asociación” con México, y al mismo tiempo reprime a los migrantes y levanta el muro de la muerte.

Familias pobres estadunidenses, en la mira del Partido Republicano

Casi 50 millones de estadunidenses sobreviven por debajo de la línea de pobreza. A la cifra, que representa alrededor del 15 por ciento del total de la población de Estados Unidos, deben sumarse los 97 millones con “ingreso bajo”. Para ellos, el partido de los Bush ha preparado un recorte generalizado a los programas que buscan paliar la falta de ingresos