Contralinea

Se derrumba el imperio del Chapo Guzmán

Más allá de las especulaciones respecto de si el Cártel Jalisco Nueva Generación secuestró –el pasado 15 de agosto– a uno o dos hijos de Joaquín Guzmán Loera, alias el Chapo, y de si éstos ya fueron liberados –7 días después–, tras las negociaciones hechas presuntamente por el capo Ismael Zambada (según el periódico Río Doce), el hecho es que el Cártel del Pacífico se derrumba.

Ante la crisis, sigue el triunfalismo gubernamental

Luego de la visita de Carlos Loret de Mola a la casa donde se encontraba el narcotraficante, en Los Mochis (Sinaloa), surgen más preguntas que respuestas. Igual el porqué se dejó que Kate del Castillo y Sean Penn –a quienes se les intenta culpar de los errores gubernamentales que posibilitaron su fuga y aumentaron la megalomanía del sinaloense–, estuvieran en Cosalá; incluso, se dice por el respetado semanario Ríodoce, en una instalación de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Y hasta tenemos imágenes de un civil en la acción donde hubo una balacera de pronóstico reservado y a militares con el rostro descubierto trasladando al mafioso al avión, uno de ellos incluso haciendo que Joaquín posara a los medios. Contradicciones y torpezas al por mayor.

México-Estados Unidos: ¿el que paga manda?

Tres días antes de la recaptura de Joaquín Guzmán Loera, el Chapo, el Congressional Research Service (el Servicio de Investigación del Congreso estadunidense) emitió un duro informe acerca de la Iniciativa Mérida.