Un experto en espionaje incrustado en el Banxico

Nancy Flores - 23 Ene 2022 a las 6:51 pm
FOTO: ENRIQUE ORDÓÑEZ /CUARTOSCURO.COM

El titular de la Dirección General de Emisión y Cajero Principal del Banxico, Alejandro Alegre Rabiela, es un experto en espionaje salido de las cloacas del Cisen. El funcionario se enquistó en el banco central desde hace 20 años (2001), y actualmente de él dependen otras 112 direcciones, oficinas y áreas, incluida la de seguridad. Ahí impuso su propio sistema que incluye la capacitación interna del personal en uso de armamento. A solicitud de éste, este órgano autónomo generó infraestructura que incluye salas de tiro y gimnasios en el banco central

Primera parte. Ahora que la economista Victoria Rodríguez Ceja asumió el máximo cargo en el Banco de México (Banxico), urge que haga una limpieza de sus subordinados, empezando por quien se desempeña como titular de la Dirección General de Emisión y Cajero Principal: Alejandro Alegre Rabiela, un experto en espionaje salido de las cloacas de lo que se conocía como el temido Cisen (Centro de Investigación y Seguridad Nacional).

 

Este funcionario se enquistó en el banco central desde 2001, y ahí ha visto pasar a cuatro presidentes de la República –Vicente Fox, Felipe Calderón, Enrique Peña y ahora Andrés Manuel López Obrador– y cuatro gobernadores del Banco de México –Guillermo Ortiz Martínez, Agustín Carstens Carstens, Alejandro Díaz de León y la recién llegada Rodríguez Ceja.

A pesar de su oscuro pasado en los órganos de espionaje, debido a los abusos que allí se cometían contra la población, Alegre Rabiela ha ocupado cargos muy relevantes en el banco central; tan sólo de la actual dirección que encabeza dependen otras 112 direcciones, oficinas y áreas, incluida la de seguridad. Ello, a pesar de diversas negligencias en las que habría incurrido durante su paso por el Cisen y por la propia institución financiera.

Su paso por el Cisen

De profesión abogado, Alejandro Alegre Rabiela se formó en los circuitos del espionaje político y esos conocimientos los ha replicado en el Banco de México, sobre todo en la Dirección de Seguridad. En 1986 –apenas un año después de que el entonces presidente Miguel de la Madrid fusionara a la temida Dirección Federal de Seguridad con la Dirección General de Investigaciones Políticas y Sociales, en una nueva institución denominada Dirección General de Investigación y Seguridad Nacional (Dgisen, que es el antecedente del Cisen)–, el actual cajero principal del Banxico ingresó a esta última como analista de la Coordinación de Asesores del director general. Ello, tras graduarse como licenciado en derecho por la Universidad Anáhuac (carrera profesional que cursó entre 1981 y 1986).

Rápidamente escaló a jefe de planeación informativa de la Coordinación de Difusión de la Dgisen, cargo que ocupó a lo largo de 1987. A fines de ese mismo año ascendió a subdirector de Investigación Foránea, puesto en el que se desempeñó hasta 1989, cuando la Dgisen se transformó en Cisen. Previo a este cambio, desde los sótanos de Gobernación y con asistencia de la Dirección General de Investigación y Seguridad Nacional, se operó el fraude electoral conocido como “caída del sistema”, que llevó a la Presidencia de la República al priísta Carlos Salinas de Gortari y generó un gran descontento social en las calles por haberle arrebatado el triunfo al entonces candidato de la izquierda Cuauhtémoc Cárdenas.

En pleno sexenio de Salinas –y con Jorge Carrillo Olea al frente de ese Centro–, Alegre Rabiela se desempeñó como jefe de Desarrollo Tecnológico de 1989 a 1990, función desde la cual controló las plataformas de intervención (ilegal) de comunicaciones telefónicas, desde donde se espiaba a actores políticos y líderes sociales, incluido el actual presidente de la República, López Obrador.

De ahí, en 1990 pasó a la Coordinación General de Atención de los Delitos Contra la Salud (antecedente del Centro Nacional de Planeación para el Control de Drogas, Cendro), como director de Información de la Dirección General de Planeación en Delitos contra la Salud. En junio de 1992, Salinas de Gortari creó el Cendro como órgano administrativo desconcentrado, subordinado a la entonces Procuraduría General de la República. Su objetivo era coordinar, planear, conducir y evaluar las acciones del Poder Ejecutivo Federal, y de gobiernos estatales y municipales, en los ámbitos educacional, de atención médico sanitaria y de atención jurídico penal en el control del abuso de las drogas.

De 1992 a 1993, Alegre Rabiela fue director de Información Táctica del Cendro. Y en 1993 fue nombrado coordinador general del mismo, cargo en el que sólo estuvo un año.

Para 1994 –en el complejo contexto del levantamiento armado en Chiapas con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional; del magnicidio del candidato priísta presidencial Luis Donaldo Colosio; y, posteriormente, de la crisis económica de 1994-1995, conocida como “error de diciembre”–, el funcionario del Banxico retornó al Cisen, primero como secretario general, en donde era el segundo mando, y permaneció en esa función hasta 1999. En esos mismos años, Genaro García Luna se desempeñó, primero, como analista y luego como subdirector de Contrainteligencia y Antiterrorismo en el mismo Centro de Investigación y Seguridad Nacional, bajo las órdenes de Alegre Rabiela.

En el escalafón del Cisen –órgano que el presidente López Obrador desapareció desde su primer día de mandato, para cancelar el espionaje político en México–, el secretario general era el segundo cargo en importancia sólo por debajo del director. Por ello, tenía bajo su mando la estructura interna de la institución (14 áreas, incluidas las que ocupó en su momento García Luna). Entre las facultades de Alegre Rabiela también estaban la de nombrar a los delegados estatales del Cisen y la de coordinar la comunicación con la Presidencia de la República y la propia Secretaría de Gobernación.

Ya con Ernesto Zedillo como presidente y con Alegre Rabiela como segundo al mando del Cisen, en ese periodo (1994-1999) el órgano de la “inteligencia civil” se encargó lo mismo de atender crímenes de lesa humanidad como las masacres de Acteal (22 de diciembre de 1997) y El Charco (7 de junio de 1998), que de monitorear el descontento social originado por el rescate de bancos con el Fobaproa, de carreteras con el FARAC, y de las privatizaciones (entre ellas, la de Ferrocarriles Nacionales).

Finalmente, en 1999 el priista Zedillo lo nombró director del Centro de Investigación y Seguridad Nacional. El máximo cargo lo ocupó hasta 2000, en la época en la que Diódoro Carrasco Altamirano fungió como secretario de Gobernación. En ese tiempo vio estallar el conflicto estudiantil en la Universidad Nacional Autónoma de México, en abril de 1999 -en donde el Cisen se movía a su antojo- que produjo una huelga de más de 9 meses contra el cobro de cuotas. Este terminó con la violación flagrante de la autonomía universitaria, cuando elementos de la entonces Policía Federal Preventiva reprimieron a los estudiantes que mantenían tomadas las escuelas y facultades.

También, desde la dirección del Centro, conoció los planes de fuga del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, alias El Chapo, sin que actuara para evitar el primer escape de este delincuente del penal de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco, que finalmente ocurrió el 19 de enero de 2001.

Según la publicación Reporte Índigo, el Cisen tenía agentes infiltrados en los pisos C y D del penal, que reportaban a sus superiores todo lo que pasaba. Incluso, hay evidencia de que el 11 de octubre de 2000, el agente identificado con el alias de César Andrade (y cuyo nombre real es Carlos Arias) mandó una tarjeta a sus jefes –entre ellos Alegre Rabiela– en la que exponía que el Chapo y Héctor Palma, conocido como el Güero Palma, controlaban la prisión y estaban intentando corromper a los vigilantes para escapar (lo que consta en declaraciones ministeriales de los propios custodios). Aunque ello ocurrió meses antes, el órgano de seguridad nacional no impidió la fuga del líder del Cártel de Sinaloa.

Otro caso que revela quién es este funcionario y cuál ha sido su modo de actuar es el que quedó documentado en agosto de 2000, cuando la Comisión Nacional de los Derechos Humanos emitió la primera recomendación (13/2000) en contra del Cisen y de Alegre Rabiela, por actos de espionaje que atentaron contra la integridad del periodista Miguel Badillo y su familia.

De acuerdo con la Recomendación (disponible en la página https://www.cndh.org.mx/documento/recomendacion-132000 ), el 13 y 14 de junio de 2000 un automóvil marca Tsuru, color azul metálico, placas 324KCA, permaneció estacionado frente al domicilio familiar durante toda la mañana y parte de la tarde; asimismo, el miércoles 14 el referido auto, tripulado por dos agentes del Cisen, siguió a la señora Celia Rosas Vargas [esposa del periodista] por la ciudad, por lo que ella se detuvo con unas amistades, quienes se percataron de tal hecho. Tras investigar la queja, la CNDH concluyó que “se acreditan violaciones a los derechos humanos que atentan en contra del derecho a la vida privada, así como actos de molestia carentes de fundamentación y motivación, por parte del personal del Centro de Investigación y Seguridad Nacional, que llevó a cabo una vigilancia en el domicilio de los agraviados […] sin estar legalmente facultados para ello”.

Pese a ello, ya en el sexenio de Vicente Fox, este funcionario se convirtió en asesor del entonces secretario de Gobernación, el panista Santiago Creel Miranda. Este encargo lo ocupó en 2001 sólo unos meses, pues para finales de ese año ya había saltado al Banco de México. Desde este nuevo encargo presenció la fuga del Chapo Guzmán que no evitó.

FOTO: MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO.COM

Su paso por el Banxico

En el Banxico su primer puesto fue el de asesor de la Junta de Gobierno, que entonces encabezaba Guillermo Ortiz Martínez (enero 1998-diciembre 2009). En 2003 (y hasta 2008) ocupó la Dirección de Seguridad del banco central; en 2008 asumió la titularidad de la Dirección General de Planeación y Presupuesto, cargo que sostuvo tras la llegada de Agustín Carstens (enero 2010-noviembre de 2017). Y para 2011 obtuvo el nombramiento que mantiene hasta la fecha (aún después de la llegada y salida de Alejandro Díaz de León: diciembre 2017-diciembre 2021): director general de Emisión y Cajero Principal de la Fábrica de Billetes.

De él dependen otras 112 áreas estratégicas del Banco de México –direcciones, subdirecciones, gerencias, subgerencias, oficinas, cajeros regionales, centros–, desde las cuales el funcionario habría incurrido en negligencias que habrían dañado el patrimonio del banco central y que se abordarán en las próximas entregas.

Desde su actual encargo, tiene bajo su mando la Dirección de Seguridad, integrada por: Gerencia de Prevención y Planeación de Seguridad, Subgerencia de Prevención y Protección Civil, Oficina de Investigación Operativa de Seguridad, Oficina de Análisis de Seguridad, Oficina de Protección Civil, Subgerencia de Planeación, Formación y Evaluación en Seguridad, Centro de Coordinación y Control, Oficina de Formación y Apoyo en Seguridad, Oficina de Planeación de Seguridad, y Gerencia de Protección y Traslado de Valores.

Fuentes consultadas por Contralínea explican que este funcionario impuso al banco central su propio sistema de seguridad. Por ello, es directamente el Banxico el que capacita a su personal en uso de armamento, y para ello se han contratado a exmarinos. A petición de Alegre Rabiela, quien llega a su trabajo en un audi del año, el organismo autónomo generó infraestructura que incluye salas de tiro y gimnasios.

FOTO: CUARTOSCURO.COM

Para ingresar a la Dirección de Seguridad como escolta –son alrededor de 320 personas con ese rango– no se requieren estudios (hay personal con sólo la secundaria concluida), pues el reclutamiento se basa sobre todo en una prueba técnica sobre manejo de armas. La mayoría de ellos no ganan más de 10 mil pesos al mes, mientras que el sueldo de Alegre Rabiela asciende a 123 mil 18 pesos netos mensuales (176 mil 585 pesos brutos, y compensaciones muy elevadas, como un aguinaldo neto de 588 mil 187 pesos), más de lo que gana el presidente López Obrador.

La fama de Alegre Rabiela es tal, que sus subordinados mantienen las cámaras de sus computadoras tapadas, además de que a todo el personal de seguridad se le ha prohibido entrar con dispositivos USB a las instalaciones del banco central.

Como director general de Emisión y Cajero Principal de la Fábrica de Billetes, el funcionario sería responsable de varias negligencias que habrían costado varios millones de pesos al banco central, entre ellas sobrecostos en la construcción de la planta complementaria de producción de billetes, en la compra de un jet Bombardier destinado al traslado de valores. También en hechos relacionados con omisiones de su función de vigilancia, que podrían haber derivado en robos al estilo de la serie de Netflix, La casa de papel, pero de ello daremos cuenta en las próximas entregas.

Te puede interesar: Subsecretaria Victoria Rodríguez para gobernadora de Banxico: AMLO

12 comentarios

  1. EXCLENTE trabajo Nancy Flores, esto lo tiene que saber el Presidente de la República, no es posible que gente con estos antecedentes siga incrustada en el actual Gobierno, saludos y felicidades por esta gran investigación.

  2. Por doquier se le oprime, la pus salpica. Banxico no podía de ninguna manera ser la excepción y no dudemos que a través del manejo faccioso del circulante de efectivo, pasando por la destrucción falsa de billetes y monedas y hasta de billetes falsificados, el mismo Banxico colabore con la inflación a nado sincronizado con los grandes introductores de alimentos y los grandes conglomerados de supermercados, para la subida de precios. Independientemente de la cuota asignada por el desorden en las cadenas productivas y de distribución e independientemente de el encarecimiento de los alimentos a nivel nacional, Banxico, no dudaría que tuviera mucho que ver en un manejo faccioso y contrrio al interes público, del control inflacionario.

  3. Ojalá y sus críticos tengan méritos en su vida, que seguramente no los tienen pues sólo se dedican a éso, para mirar a los ojos a esta persona que si ha hecho cosas positivas por este México

  4. Es evidente que en este gobierno todo lo que tocan lo destruyen, son tres años de un gobierno mediocre lleno de corrupción e impunidad, un Narco Gobierno 4T.

  5. Es muy saludable para la opinión pública, contar con periodistas como Nancy Flores. Escucharla en las “mañaneras” es garantìa de que vamos a saber de un tema escabroso, de esos que los periodistas “fifís” tenían prohibido tocar. Saludos ContraLínea. Señor Badillo y Nancy Flores…

  6. Nancy y Ar. Miguel. Buenas tardes. Muchas gracias, por el gran valor de su periodismo. Conocemos más de lo que pasa en nuestro país. Ojala, mucha gente los pudiera leer a ustedes. Los admiro. Dios los bendiga.

  7. EXCELENTE, PERIODISTAS PROFESIONALES Y MUY VALIENTES ES LO QUE NECESITA MÉXICO INFORMACIÓN VERAZ Y OPORTUNA CUÍDENSE MUCHO POR FAVOR SALUDOS Y SIGAN ADELANTE

  8. Lo más podrido del PRIANISMO enquistado en los dineros de México al servicio de la corrupción. Excelente reportaje de Nancy Flores! Destitución de este parásito a la brevedad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.