En 15 años, más de 100 mil niños fueron asesinados o mutilados por conflictos

Redacción - 28 Jun 2022 a las 10:27 pm
FOTO: 123RF

Entre 2005 y 2020, unos 104 mil 100 niños fueron asesinados o mutilados en conflictos en África, Asia, Oriente Medio y América Latina, informó el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef). En ese contexto, otros 93 mil niños fueron reclutados y 25 mil 700 más secuestrados.

La Organización indicó que tan sólo en 2020, los niños varones representaron el 73 por ciento de todas las víctimas infantiles, con los delitos por reclutamiento, secuestro; y asesinato y mutilación en un 85, 76 y 70 por ciento, respectivamente. Mientras que las niñas representaron una cuarta parte del total de víctimas. De estas, un 98 por ciento fueron agredidas sexualmente.

En tanto, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) señaló que en ese lapso, se verificaron más de 13 mil 900 ataques contra escuelas y hospitales y alrededor de 14 mil 900 incidentes en los que se ha denegado el acceso humanitario a los niños.

De acuerdo con los datos proporcionados por Unicef, la violencia contra los niños aumentó progresivamente desde 2005, superando los 20 mil  incidentes en un año por primera vez en 2014 y alcanzando los 26 mil 425 en 2020.

Por otra parte, señaló que Afganistán se ha posicionado como el país con los conflictos más mortíferos para los niños. De 41 mil 900 víctimas infantiles verificadas, Afganistán produjo el 30 por ciento, le siguieron Israel y el Estado de Palestina, Siria, Yemen y Somalia con un 14, 13, 13 y 9 por ciento, respectivamente.

“Este informe expone con crudeza el fracaso del mundo a la hora de proteger a sus niños de violaciones graves en tiempos de conflicto armado. Es inadmisible que los actores armados no estatales, los nuevos medios y métodos de guerra, el uso de artefactos explosivos improvisados y otras armas, obstaculicen la protección de los menores”, indicó Catherine Russell, directora ejecutiva de Unicef.

Por ello, enfatizó que es importante que los Estados cumplan con sus obligaciones en virtud de las leyes internacionales y el derecho humanitario a fin de atender la crisis y las necesidades específicas de los menores. “Se necesitan proporcionar mejores servicios de atención y respuesta, así como la instrumentación de planes de acción eficientes para proteger a los menores de forma sostenible”.